30 de noviembre de 2022

Tanques ucranianos durante el avance en el Este

Tanques ucranianos durante el avance en el Estetwitter.com/DefenceU

201 días de guerra en Ucrania

Así ha perdido terreno Rusia tras las últimas ofensivas ucranianas

Las fuerzas ucranianas atravesaron las líneas de defensa rusas y habrían recuperado más territorio de lo que Rusia había logrado ocupar desde abril

El campo de batalla en el este de Ucrania se ha rediseñado. El ejercito ucraniano habría recuperado unos 3.000 km2 de manos rusas, la mayor parte de ese territorio durante una contraofensiva relámpago en el noreste del país, en la región de Járkov, forzando las tropas rusas a replegarse.
Este avance es más territorio del que las fuerzas rusas han capturado en todas sus operaciones en Ucrania desde el pasado abril.
Ucrania habría recuperado unos 3.000 km2 más de lo ocupado por Rusia desde abril

Ucrania habría recuperado unos 3.000 km2 más de lo ocupado por Rusia desde abrilKindelán

«Nuestros éxitos en estas últimas dos semanas son bastantes convincentes», dijo a la prensa Natalia Gumeniuk, portavoz militar para el sur. «Hemos liberado unos 500 km2», señaló Gumeniuk este lunes sumando otro avance a los ya alcanzados la semana pasada.
La última semana se ha visto una impresionante transformación del campo de batalla en el este de Ucrania, ya que una rápida ofensiva de las fuerzas ucranianas atravesó las líneas de defensa rusas y recapturó varias localidades que ahora están «por completo bajo bandera ucraniana».

¿Cómo ha logrado Ucrania este avance?

La ofensiva ucraniana fue muy bien concebida y ejecutada, pero también tuvo éxito debido a las deficiencias rusas en el terreno de combate. A lo largo de amplias franjas de la región de Járkov, las tropas rusas estaban mal organizadas y equipadas, y muchas ofrecieron poca resistencia.
Sus fracasos, y su retirada desordenada hacia el Este, han hecho que el objetivo de la Vladimir Putin de tomar todas las regiones de Lugansk y Donetsk sea considerablemente más difícil de alcanzar tras casi siete meses de invasión.
Este fin de semana, la retirada rusa continuó de las zonas fronterizas que habían sido ocupadas desde marzo. Las aldeas a menos de cinco kilómetros de la frontera con rusia estaban levantando la bandera ucraniana.

Rusia minimiza, pero no evita recriminaciones

Kirill Stremusov, jefe adjunto de la ocupación rusa en Jersón, afirmó a la agencia Ria Novosti que la «situación está bajo control» ruso y aseguró que «una evolución como en Járkov es simplemente imposible».
Combates en el frente sur en la región de Jersón

Combates en el frente sur en la región de JersónKindelán

Por su lado, el Ministerio de Defensa ruso trató el sábado de retratar el abandono de Járkov como una redirección planificada de los esfuerzos a la región de Donetsk, pero en realidad complica esos esfuerzos haciendo poco creíble la versión de los altos mandos militares rusos.
El propio líder checheno Ramzan Kadyrov, quien ha suministrado miles de combatientes a la ofensiva rusa señaló en una publicación de Telegram este domingo que «está claro que se cometieron errores».
Kadyrov insinuó el desorden entre los comandantes rusos y señaló que «si el Estado Mayor de Rusia no quería irse, las (tropas) no retrocederían», pero los soldados rusos «no tenían el entrenamiento militar adecuado» y eso los llevó a retirarse.

¿Cuál podría ser el próximo movimiento de Putin?

Prominentes figuras de la propaganda rusa están tratando de hacer ver la derrota de esta semana como una operación planificada. El presentador de televisión Vladimir Soloviev publicó un comentario de Telegram que insistía en que el «enemigo, comprando un avance fácil en un sector dado del frente, conduce a una trampa».
«Actualmente, las unidades rusas se están reagrupando a propósito», agregó Soloviev a pesar de que hay pocas señales de eso.
El ejército ruso todavía puede ejercer un poder considerable en términos de sus fuerzas de cohetes, artillería y misiles, pero sus operaciones terrestres parecen mal organizadas, con poca autonomía transferida a los comandantes y la última semana ha puesto al descubierto cuestiones de motivación y liderazgo.
Es imposible saber si el Kremlin ahora se enfocará en un esfuerzo por completar la «operación militar especial» como le ha llamado a la invasión o comenzará a buscar un acuerdo negociado con Kiev.
La primera opción parece una tarea difícil dados los fracasos de la última semana; la segunda sería humillante para Putin. La tercera posibilidad, quizás la más probable, es que Rusia persista en su bombardeo indiscriminado sin avances significativos en el terreno.
Lo único seguro es que ahora se enfrenta a un adversario motivado y con nuevos ofrecimientos de ayuda militar occidental de cara a los meses de invierno. Los avances en el campo de batalla de Ucrania han reimpulsado el apoyo aliado.
Comentarios
tracking