01 de diciembre de 2022

Protestas progubernamentales en Irán

Manfiestaciones progubernamentales convocadas por el régimen de los ayatolás para contrarrestar las protestas por la muerte de Mahsa AminiEFE

Las protestas en Teherán pierden fuerza por miedo a la represión del régimen

Las autoridades de Teherán dan por finalizadas las protestas por la muerte de Mahsa Amini

las protestas en Teherán contra el régimen de los ayatolás por la muerte de Mahsa Amini pierden fuelle, tanto que el gobernador de Teherán, Mohsen Mansouri, las da por finalizadas tras la fuerte represión policial.
Cuando en Teherán cae la noche, desde los balcones de los domicilios situados en el norte de la capital, los vecinos cantan al unísono frases como «muerte al dictador», o «muerte a la República Islámica».
Desde hace unos días, estos cánticos se repiten en el norte de la capital, aunque también han estado presentes en otros lugares. Los conductores también aportan su granito de arena haciendo sonar los cláxones de sus vehículos para acompañar al griterío.
En declaraciones recogidas por EFE, una vecina afirmó que esta era su manera más «segura de protestar» ya que tiene una hija de un año y no puede arriesgarse a protestar en la calle.
Por otro lado, a pesar del anuncio de las autoridades de la capital, miles de jóvenes continúan la protesta por la muerte de Amini, aunque cada vez con menos fuerza debido a la represión policial, las restricciones en internet y las detenciones de activistas y periodistas.
«Están haciendo lo que nosotros no hicimos», dice la vecina de Teherán entrevistada por EFE en referencia a su generación, muy diferente a la de los universitarios de ahora.
La mujer desea «éxito» a las movilizaciones porque quiere un «Irán diferente» para su hija.
Las protestas han causado al menos 76 muertos, entre ellos efectivos de las fuerzas de seguridad, según el recuento de la televisión estatal IRIB de hace cuatro días.
Esta forma de protestar, los gritos desde las ventanas, se repite cada vez que hay tensiones en el país, como sucedió en 2019, cuando la subida de los combustibles provocó unas protestas que dejaron 300 muertos, o en las de 2017 por la carestía.
Por otra parte, la familia de Mahsa Amini anunció que ha denunciado a los policías que la detuvieron, y han pedido una investigación en profundidad.
El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, afirmó anoche en una entrevista televisada que la «triste» muerte de Amini será investigada «hasta el final» y calificó las protestas de «disturbios inaceptables» y «caos»
La policía, junto con las basijis (milicias paramilitares leales al régimen iraní), ha reprimido las movilizaciones con el uso de porras, gases lacrimógenos, cañones de agua y munición real.

Temas

Comentarios
tracking