Fundado en 1910

17 de abril de 2024

Presidente Volodímir Zelenski durante su visita a Jersón

Presidente Volodímir Zelenski durante su visita a JersónServicio ucraniano de prensa / AFP

264 días de guerra en Ucrania

Zelenski durante la visita sorpresa a Jersón: «Es imposible matar a Ucrania»

Con la mano en el corazón y visiblemente emocionado, el mandatario ucraniano cantó el himno nacional mientras se izaba la bandera ucraniana

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, visitó este lunes la ciudad de Jersón, tres días después de que fuera reconquistada de manos del ejército ruso y a pesar de que el Kremlin asegura que sigue perteneciendo a Rusia.
Rusia «ha demostrado al mundo que puede matar, pero todos nosotros, nuestras fuerzas armadas, nuestra guardia nacional y los servicios de inteligencia han demostrado que es imposible matar a Ucrania», dijo Zelenski en una declaración de la presidencia ucraniana.
Con la mano en el corazón y visiblemente emocionado, el mandatario ucraniano cantó el himno nacional mientras se izaba la bandera ucraniana frente al edificio de la administración regional, en el centro de Jersón.
«Es importante estar aquí (...) para que la gente pueda sentir que no son solo palabras y promesas, sino que realmente volvemos y hacemos ondear nuestra bandera», dijo Zelenski durante su visita.
«Nuestros enemigos perecerán, como el rocío al sol, y nosotros también, hermanos, gobernaremos, en nuestro país. Por nuestra libertad, daremos nuestras almas y nuestros cuerpos», corearon todos los presentes.

Los rusos siguen presentes en Jersón

Poco después de la visita sorpresa de Zelenski, el servicio de seguridad ucraniano dijo que había detenido a un militar ruso «disfrazado de civil» en la ciudad de Jersón.
«Los agentes del servicio de seguridad detuvieron a un militar ruso en la ciudad liberada de Jersón. El hombre se disfrazó de civil e intentó hacerse pasar por un 'local'», dijo el servicio de inteligencia ucraniano (SBU) en un comunicado, horas después de la visita sorpresa de Zelenski.
Según el SBU, el militar «admitió ser un soldado profesional» de las fuerzas rusas, encargado de «recoger información (...) y llevar a cabo [operaciones de] sabotaje».
Comentarios
tracking