Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, tras la cumbre CELAC-UE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, tras la cumbre CELAC-UEEFE

Terremoto en Marruecos

Francia pone paños fríos y dice que no tiene roces con Marruecos pese al rechazo de ayuda tras el terremoto

El gobierno de Emmanuel Macron no se ofende y explica al negativa porque Rabat tiren previsto coordinar el apoyo «por fases»

Mejor no tensar la cuerda y no darse por aludido o leer entre líneas. Francia ha decidido negar cualquier roce o problema con Marruecos, después de que el país rechazará recibir ayuda suya para paliar los efectos del terremoto que ha dejado, unos 3.000 muertos.
La portavoz del Ministerio francés de Exteriores subrayó este martes, informa Efe, que «no hay razón para la polémica» sobre esta cuestión cuando se le preguntó en su conferencia de prensa semanal, en la que insistió en que «Marruecos es soberano» y el único que debe decidir sobre sus necesidades y la organización del socorro a las víctimas.
La portavoz afirmó que Rabat «ha decidido recibir esa ayuda por fases». Una forma de quitar importancia a la negativa de Rabat al envío de ayuda oficial francesa como la que ha aceptado de España, que ha trasladado especialistas de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Unidad Especial de Emergencia y Respuesta Inmediata (Ericam) de la Comunidad de Madrid.

Los cuatro países amigos para ayudar

España es uno de los cuatro países, con el Reino Unido, Catar y los Emiratos Árabes Unidos, cuya ayuda de urgencia sí aceptó Marruecos, que no obstante no cerró la puerta a pedirlo a otros en caso de ser necesario.
Un trato diferencial que no ha dejado de ser señalado en Francia por analistas, que recuerdan los desencuentros y los desaires manifestados por Marruecos en los últimos tiempos.
La portavoz de Exteriores hizo notar «la solidaridad» que se ha manifestado en Francia desde que se tuvo noticia del seísmo, una reacción que –subrayó– ha venido de «toda la sociedad francesa».
Añadió que el Gobierno francés también desde el primer momento mostró su «disposición a ayudar a Marruecos», que es quien organiza el flujo.
A falta del envío de un dispositivo oficial de rescate, la jefa de la diplomacia francesa, Catherine Colonna, anunció el lunes una partida de 5 millones de euros para las ONG, tanto francesas como internacionales, que ya están trabajando sobre el terreno.
El departamento de Exteriores insistió en que la propuesta oficial francesa de ayuda va más lejos de un dispositivo de urgencia, «se enmarca en el medio y largo plazo» y para eso siguen «en contacto con las autoridades marroquíes».

El móvil de Macron

Entre las fricciones entre París y Rabat están las revelaciones en la prensa sobre la presunta responsabilidad de Marruecos en las infiltraciones o tentativas de infiltraciones de los móviles del presidente francés, Emmanuel Macron, y de varios miembros de su Gobierno.
Marruecos no ha visto con buenos ojos la voluntad de Macron de buscar un acercamiento con Argelia, su rival secular en el Magreb (los dos países no tienen relaciones diplomáticas) y además querría que Francia se alineara con un reconocimiento pleno de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, la antigua colonia española que ya ocupa en su mayor parte.
El distanciamiento entre Francia (antigua potencia colonial) y Marruecos queda visible en el hecho de que Marruecos desde febrero no tiene embajador en Francia y que desde hace meses las autoridades francesas han dejado de hablar de una visita de Macron al reino alauí que debía haberse celebrado a comienzos de 2023.
Comentarios
tracking