Fundado en 1910

25 de julio de 2024

El primer ministro británico, Rishi Sunak

El primer ministro británico, Rishi SunakAFP

El fiasco del Brexit: la inmigración ha aumentado desde su salida de la Unión Europea

El país recibió a 745.000 inmigrantes en 2022, el triple del promedio anual antes de que abandonaran el bloque

La migración neta en el Reino Unido alcanzó un nuevo récord en 2022, con 745.000 llegadas. La cifra se mantiene desde entonces en niveles elevados, aumentando la presión sobre el Primer Ministro Rishi Sunak.

En 2016, la campaña del Brexit prometía tomar las riendas de la inmigración si el Reino Unido salía de la Unión Europea. La idea era clara: controlar quién entra y sale, poniendo fin a la libre circulación de personas de la UE.

Hablaban de un sistema al estilo australiano, seleccionando inmigrantes por habilidades, no por su país de origen. También se propuso reforzar las fronteras, una medida para aumentar la seguridad y frenar la inmigración ilegal.

Reducir la inmigración neta era el objetivo clave, con la vista puesta en aliviar la carga sobre servicios públicos como hospitales y escuelas. Hoy las cifras indican que el Gobierno fracasó en su meta.

La pesadilla de los Conservadores

La cifra representa un desafío para Sunak, cuya inicitativa estrella para abordar las llegadas ilegales se vio frustrada por un fallo judicial. De esta manera, su plan para enviar solicitantes de asilo a Ruanda se declaró ilegal.

Además, se ha comprometido a reducir la inmigración legal, en respuesta a las preocupaciones del electorado sobre la presión en los servicios públicos y la escasez de viviendas.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) revisó al alza la cifra de migración neta para el año que terminó en diciembre de 2022, estableciendo un nuevo máximo histórico de 745.000, un aumento de 139.000 respecto a su estimación previa.

Para el año que terminó en junio de 2023, la cifra fue de 672.000, superando los 607.000 del año anterior. La mayoría de la inmigración ahora proviene de nacionales no pertenecientes a la UE, impulsada principalmente por inmigrantes que vienen a trabajar, especialmente para cubrir las carencias en los sectores de salud y asistencia social.

El ministro del Interior, James Cleverly, afirmó que el gobierno está comprometido en reducir los niveles de migración legal y eliminar el abuso del sistema de visados.

Promesas rotas

Por otra parte está el número de personas que llegan por rutas humanitarias, como los programas especiales para personas de Ucrania y Hong Kong.

Es otro de los factores que ha impulsado el aumento de estos últimos dos años, aunque está en disminución en este último periodo, los 12 meses hasta finales de junio.

Pero, aunque el gobierno pueda intentar presentar la disminución de 745.000 en 2022 a 672.000 como evidencia de que sus políticas para reducir los números están comenzando a funcionar, la ONS indicó que aún no está claro si el número ha alcanzado su punto máximo.

La portavoz de asuntos internos del Partido Laborista, Yvette Cooper, señaló que las cifras muestran que los Conservadores «no tienen control sobre la inmigración y el asilo y no tienen un plan para la economía». La cifra de 672.000 llegadas en 2022 es aproximadamente el triple del promedio anual antes de la salida de la UE.

Antes de la pandemia de coronavirus, la migración era relativamente estable, pero los patrones han cambiado considerablemente desde entonces. La ONS informó de un cambio de tendencia relevante: si en 2019 los familiares dependientes constituían una pequeña parte de la inmigración extracomunitaria, en junio de 2023 estas cifras se elevaron significativamente.

Comentarios
tracking