Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Soldados israelíes en la Franja de Gaza

Soldados israelíes en la Franja de GazaTwitter FDI

Netanyahu ordena la ofensiva militar contra Rafah y extiende la guerra hasta la frontera con Egipto

El primer ministro israelí desoye las críticas del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que ha tildado de «exagerada» la respuesta contra el enclave palestino

Tan solo era cuestión de tiempo que Israel iniciara su ofensiva terrestre contra Rafah, el último refugio de los gazatíes en la Franja de Gaza. De este a oeste y de norte a sur, los tanques hebreos llegan ya a la frontera con Egipto. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha ordenado a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y a la cúpula de Defensa del país que esbocen un plan tanto para la evacuación de civiles en la ciudad de Rafah –donde se calcula que 1,3 millones de palestinos se encuentran desplazados–, como para la «neutralización» de Hamás.

«Es imposible lograr el objetivo de la guerra de eliminar a Hamás y dejar cuatro batallones en Rafah», subraya el comunicado hecho público, este viernes, por la Oficina del Primer Ministro de Israel. «Al mismo tiempo, está claro que la acción intensiva en Rafah requiere la evacuación de la población civil de las zonas de combate», apunta. Este anuncio tiene lugar apenas horas después de que el presidente de Estados Unidos, principal aliado de Israel en la región, haya criticado duramente la campaña militar contra Gaza, que tildó de «exagerada».

«Soy de la opinión, como saben, de que la respuesta en la Franja de Gaza ha sido exagerada», confesó ayer el mandatario estadounidense a los periodistas en la Casa Blanca. En este sentido el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, advirtió a Israel de que no apoyaría una operación militar contra Rafah, ya que sería un «desastre». En esta misma línea se manifestó también el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que aseguró que la operación militar israelí «aumentaría exponencialmente lo que ya es una pesadilla humanitaria con incalculables consecuencias regionales».

Las diferencias entre Estados Unidos e Israel por la guerra en Franja son cada vez más evidentes. Netanyahu, con este anuncio, ha demostrado aún más que va por libre y no atiende a nadie, ni siquiera a su principal aliado y suministrador de armamento. La prensa hebrea vuelve a airear hoy la desconfianza por parte de Biden hacia el primer ministro israelí y su estrategia en la guerra. Cada vez son más las voces que aseguran que Netanyahu pretende eternizar el conflicto como estrategia de supervivencia política. El mandatario israelí rechazó este miércoles la contrapropuesta para una tregua presentada por Hamás, que planteaba un alto el fuego de 135 días y la liberación de los rehenes –136– a cambio de la excarcelación de más de 1.500 presos palestinos.

En su lugar, anunció un recrudecimiento de la ofensiva militar sobre Gaza. «Seguir con la presión militar es una condición necesaria para liberar a los rehenes, sucumbir a Hamás sólo llevará a otra masacre», aseveró el primer ministro israelí, que instó al Ejército hebreo a «destruir metódicamente a Hamás» hasta lograr que la Franja «no represente ninguna amenaza para Israel». El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, aseguró que «la respuesta de Hamás fue formulada para que Israel la rechazara». Con este último habría mantenido ayer una conversación telefónica el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, según publica The Times of Israel.

El contenido de la llamada se habría centrado en la «planificación post-conflicto para Gaza», en una aparente indirecta a Netanyahu que ha bloqueado los debates sobre este asunto en el gabinete de guerra, creado ex post facto al estallido del conflicto. La respuesta del primer ministro israelí ha sido anunciar la ofensiva sobre Rafah, la última ciudad en la frontera con Egipto. Los ataques aéreos de Israel sobre este enclave, durante la noche, que han matado a al menos ocho personas, eran el preludio del inicio de la ofensiva terrestre.

«Las enfermedades y el hambre ya persisten entre la población desplazada», declaró, el jueves, el Consejo Noruego para los Refugiados. «Si Rafah corre la misma suerte que las maltratadas Ciudad de Gaza y Jan Yunis, todas las partes de Gaza quedarán destruidas, junto con cualquier línea vital de esperanza y supervivencia para los gazatíes», advirtió también esta semana el Comité Internacional de Rescate. Tras cinco meses de guerra en Gaza, los muertos se elevan ya a los 27.947, según datos del Ministerio de Salud de Hamás.

Comentarios
tracking