29 de enero de 2023

El presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó y el dictador Nicolás Maduro

El presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó y el dictador Nicolás Maduro

El Debate en América

Juan Guaidó o la soledad del héroe

¿Por qué Guaidó sigue luchando pese a que los intereses políticos y personales de los supuestos líderes de la oposición siguen privando sobre el bien mayor que es el bienestar de la gente?

Siguiendo las recientes declaraciones de Juan Guaidó en las redes sociales, más allá de sus señalamientos acerca de la deplorable situación, casi trágica, de la crisis que padecemos desde hace ya varios años, lo que más me conmovió, fue la percepción de estar frente a un héroe solitario que, pese a ello, sigue batallando «…más allá de toda esperanza», como diría Tolkien.
Y allí está la piedra angular del momento político de la crisis venezolana.
Por supuesto, y con relación al gobierno mismo, no queda duda de que, como decía el sociólogo Rigoberto Lanz: «… No estamos lidiando con pensamiento político sino con mazamorra ideológica. No enfrentamos un proyecto de país alternativo, sino la furia babosa de odio y frustraciones personales. No se trata de interactuar políticamente con formaciones antagonistas, gente que piensa distinto, sino lidiar con patologías psicopolíticas irrecuperables»; eso ya lo sabemos.
El asunto que me preocupa es haberme dado cuenta de la magnitud del daño que una dirigencia opositora egocéntrica y desleal, le ha hecho a las posibilidades de triunfar en la grandiosa lucha por recuperar al país, hoy sumido en la barbarie y la miseria.
Y entonces me pregunté, ¿por qué Guaidó sigue luchando pese a que los intereses políticos y personales de los supuestos líderes de la oposición siguen privando sobre el bien mayor que es el bienestar de la gente?
No me cabe duda de que una de las principales razones por las que el gobierno sigue allí, avanzando, «a paso de vencedores», en su propósito de mantenerse en el poder, es porque no existe un liderazgo fuerte, claro, unido en la diversidad política e ideológica de sus componentes, capaz de despertar, canalizar y potenciar el ansia libertaria del pueblo opositor.

El dinero no tiene ideología y el odio es gratis

Solo nos queda esperar y luchar para que la gente adquiera la convicción de que el gobierno no rectificará en sus políticas y que la crisis económica, social y política, empeorará, mientras se agudicen las contradicciones entre los «grupos de intereses» que hoy manejan el gobierno, a los cuales solo les importa acumular fortuna, mantenerse en el poder y saciar sus deseos de revancha. El dinero no tiene ideología y el odio es gratis.
Pero el daño ya está hecho. Las recientes declaraciones de los gobiernos de Alemania y los Estados Unidos, como era de esperarse, recordando aquello de …«el amor y el interés se fueron al campo un día…» no dejan dudas. Estamos solos en la lucha por la transición a la democracia.
También nos queda esperar que pueda conformarse un nuevo liderazgo creíble, capaz de movilizar el evidente descontento de la gente chavista, no chavista y de los no alineados, que son la mayoría del pueblo.

La situación creada por la defenestración del liderazgo formal de Guaidó, abre las opciones para avanzar por nuevos e inéditos caminos que nos lleven a un proceso de transición factible

Un liderazgo que nos provea de una bandera, de una causa no ilusoria, a la cual dedicar nuestros esfuerzos cotidianos, cada uno desde su propia y particular trinchera, pues, contrario a lo que pueda pensarse, la situación creada por la defenestración del liderazgo formal de Guaidó, abre las opciones para avanzar por nuevos e inéditos caminos que nos lleven a un proceso de transición factible hacia una democracia plena.

El liderazgo de la oposición que surge de las decisiones de la Asamblea Nacional 2015, ya no es capaz de generar confianza ante un pueblo agobiado por la crisis

El liderazgo de la oposición que surge de las decisiones de la Asamblea Nacional 2015, ya no es capaz de generar confianza ante un pueblo agobiado por la crisis. Tampoco ha interpretado adecuadamente la situación y no podrá devolverle al pueblo la convicción de que un presente y un futuro mejores son posibles.
La tan cacareada UNIDAD ha cedido ante el juego de intereses particulares; el miedo alimentado por el gobierno a través de la coacción y la amenaza, nos mantiene aún en posición de parálisis o decepción, y aún no comprendemos que el miedo tiene una expresión positiva: organizarnos para enfrentar nuestros temores.
Por esa razón, es imperiosa la iniciativa para motivar, orientar y organizar a la gente como una inteligente y oportuna estrategia política; especialmente en vista de la ausencia de un liderazgo opositor que logre definir una agenda y marcar una ruta fundamentada y políticamente viable, en vez de continuar revolcándose en sus propios lodos.

Una de las principales razones por las que el gobierno sigue allí, es porque no existe un liderazgo fuerte, claro, unido en la diversidad política e ideológica

Apelar a esta iniciativa significa convocar a la gente, (sindicatos, gremios, organizaciones comunitarias, y a los partidos y líderes decentes que quedan), para enfrentar los planes del gobierno de mantenerse en el poder como sea.
Estamos pues, ante la obligación de ir progresivamente ganando cuerpo y terreno, activando y movilizando a toda la sociedad democrática venezolana, lo cual requiere iniciar desde ya una tarea de pedagogía política que le permita al pueblo despertar la conciencia respecto a su potencialidad, sin desestimar el talante del régimen, para acerar el espíritu de lucha y estar en condiciones de lanzar con determinación una acción contundente.
Llegada la hora de la confrontación definitiva, que parece aproximarse, debemos estar preparados para encausar toda la fuerza de la sociedad venezolana y de los aliados que desea fervientemente provocar un cambio político que abra paso a una transición hacia la democracia que, por los vientos que soplan, está en peligro.
Urge, entonces, construir una nueva gerencia de la crisis que acompañe al héroe, que alimente el coraje, la determinación y la convicción en nuestro potencial de lucha y en nuestras propias capacidades para enfrentar dificultades y vencer los miedos.
La gran tarea hoy es, pues, contribuir a fortalecer el liderazgo popular, sin los partidos desleales al pueblo, que nos mueva a sentir de nuevo el entusiasmo de vivir con alegría la aventura de la vida.
Eso requiere flexibilidad (capacidad para aceptar el fracaso en las expectativas que uno tiene acerca de algo o alguien) y tolerancia (capacidad para compartir con quienes no se está de acuerdo o se siente incómodo emocionalmente). Vencer o ser derrotados, no hay más opciones, así que… «necesario es vencer», como dijo Simón Bolivar.
  • Alex Fergusson es autor de 19 libros, profesor-investigador de la Universidad Central de Venezuela y asesor en Gerencia de Conflictos y Negociación
Comentarios

Más de El Debate en América

tracking