Estación de carga de la firma con cabinas individuales

Estación de carga de la firma con cabinas individuales

Stellantis

El ingenioso invento de Fiat en Madrid que permite 'cargar' un coche eléctrico en cinco minutos

El grupo Stellantis pone en marcha en la capital una innovadora solución para evitar el problema de la falta de cargadores en países como España

La falta de cargadores es uno de los mayores obstáculos de la electrificación en la actualidad, especialmente en España, a punto de cerrar el año con unos 25.000 puntos de carga de los 45.000 previstos para este ejercicio.
Entre estos hay que tener en cuenta que uno de cada cuatro se encuentra actualmente fuera de servicio. Este es, junto con el elevado precio de los coches eléctricos, el mayor inconveniente con el que se encuentran los compradores a la hora de dar el salto al coche eléctrico.

Una alternativa real

El fabricante italiano Fiat, propiedad de Stellantis, ha decidido llevar a cabo un proyecto experimental que permitiría evitar el problema de la falta de cargadores. Se trata de una solución ya utilizada en el pasado aunque sin demasiado éxito: el intercambio de baterías.
Parece un túnel de lavado, su funcionamiento es muy simple

Parece un túnel de lavado, su funcionamiento es muy simple

Para ello, Stellantis ha firmado un acuerdo de colaboración con la firma norteamericana Ample, que ya tiene desplegado un sistema similar en San Francisco, con una docena de estaciones de intercambio de baterías.

A plena carga

El proyecto tendrá lugar en Madrid, lugar elegido por la marca por dos razones. Por un lado, la falta de cargadores en funcionamiento y por otro el buen funcionamiento del programa de car sharing Free2move, servicio que servirá de base para el mismo.
De esta forma, la marca va a poner en marcha una flota de 100 Fiat 500 que formarán parte del proyecto inicial, con un funcionamiento que no puede ser más sencillo.
El cambio de batería tarda cinco minutos

El cambio de batería tarda cinco minutos

Las estaciones de cambio de baterías estarán dispuestas en lugares estratégicos de Madrid. Una vez allí solo hay que aparcar como si fuera un túnel de lavado para que un robot bajo el coche se encargue de quitar la batería gastada y ponernos una llena. Todo en menos de cinco minutos.
La marca inicia el proyecto con cuatro estaciones, que se despliegan en tan solo 48 horas, pero prevé tener una docena de ellas en la capital sin tardar mucho.

¿Cuánto cuesta?

Respecto al coste todavía no hay precios definitivos, pero los responsables de la marca hablan que estará en la línea de una recarga convencional.
Este sistema no se detiene aquí, pues Stellantis prevé extenderlo a otras marcas y modelos del grupo (Opel, Alfa, Peugeot, DS, Jeep…) a medio plazo y ofrecer a los clientes particulares la posibilidad de comprar su coche eléctrico con la batería en leasing y aprovecharse de este sistema.
Esta última opción permitiría además abaratar de manera considerable el precio de los coches eléctricos de la marca, otro de los principales escollos para los compradores.
Este sistema permite también que el propietario pueda realizar recargas convencionales de la batería tantas veces como quieran, aunque desde Ample reconocen que su experiencia les dice que los conductores que prueban este sistema no vuelven a recargar.
En paralelo se acaba la preocupación relacionada con el deterioro de la batería, un componente que no sería propiedad del conductor, por lo que Stellantis asumiría el riesgo de la degradación prematura.
Comentarios
tracking