Las adelfas no son tan inofensivas como parecen

Las adelfas no son tan inofensivas como parecen

Seguridad vial

¿Por qué la DGT ha elegido la planta más venenosa del mundo para decorar las carreteras?

La llegada de la primavera ha pintado de rosa las carreteras gracias a esta planta que tiene una función más allá de lo meramente ornamental

Conviene tener en cuenta que en las carreteras españolas nada es fruto de la casualidad, todo tiene una razón y un porqué, otra cosa es que no sea de conocimiento público.

En este caso con la llegada de la primavera asistimos a un espectáculo digno de ver en las carreteras españolas, donde florecen millones de flores rosas en las medianas. Un estallido de naturaleza que contrasta con el gris del asfalto y la suciedad que invade toda la calzada.

Estallido primaveral

En este caso se trata de adelfas, técnicamente nerium oleander, una planta conocida por su frondosidad, el contraste de colores que ofrece entre el rosa y el verde intensos y lo fácil que crece incluso en entornos poco amistosos con la vegetación.

El contraste de colores que genera es muy llamativo

El contraste de colores que genera es muy llamativo

En este caso la DGT elige esta planta porque al ser muy tupida y llegar a medir casi tres metros de alto, sirve de mampara de aislamiento natural entre ambos sentidos de la autopista.

Mampara natural

Estas adelfas logran aislar tanto del ruido como de la visión de los vehículos que van en sentido contrario, lo que evita los despistes y los deslumbramientos nocturnos. Por si esto fuera poco, las adelfas apenas necesitan el más mínimo mantenimiento, sino que viven con agua de lluvia y no necesitan atenciones especiales.

Por si esto fuera poco, las adelfas son de hoja perenne, lo que significa que cuentan con hojas verdes durante todo el año, lo que evita que se ensucien las carreteras y además es capaz de cumplir con su misión durante todo el año.

La adelfa es mucho más peligrosa de lo que parece

La adelfa es mucho más peligrosa de lo que parece

Lo que no es tan conocido es que la adelfa está considerada como la planta más venenosa del mundo, que puede provocar arritmias, convulsiones, depresión, vértigo, náuseas y taquicardia si se consume en su estado natural. Un dato que no por desconocido deja de ser interesante y que merece que se le preste atención.

Comentarios
tracking