08 de agosto de 2022

Vidas ejemplaresLuis Ventoso

Manual educativo para escolares y escolaras

Esto es, más o menos, lo que se les está metiendo a los niños españoles en la cabeza

Queridos niños y niñas, escolares y escolaras, el Gobierno de España, nación de naciones, y su Ministerio de Educación, os damos la bienvenida a las aulas con este «briefing» de presentación de nuestros objetivos docentes. Nuestro ánimo es formar ciudadanas y ciudadanos progresistas, eco-feministas, sexualmente transversales y perfectamente ateos y ateas.
Gracias a las reformas del Gobierno progresista del presidente resiliente Pedro Sánchez Pérez-Castejón, podréis pasar de curso con un carro de suspensos y rascándola durante todo el año. Con esta medida social acabaremos con la lamentable cultura del esfuerzo y del mérito, paparruchas franquistas que habían perdurado por culpa de la cerril ultraderecha. A partir de ahora, en lugar de acumular conocimientos rancios y aprender tontunas matemáticas, valoraremos vuestras capacidades psico-afectivas, vuestro compromiso con los principios de la Agenda 2030 y vuestra lucha contra los roles y estereotipos de clase y sexo.
Vamos ahora con un aviso importante: España es un concepto inventado por los Reyes Católicos y por Franco, que debemos dejar atrás en esta nueva etapa de progreso. La realidad es que nuestro país es una «nación de naciones», como estableció en su día otro gran presidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero. Por tanto, España es plural, multi-lingüística y multi-identitaria. Debemos fomentar que los de Zaragoza se lleven a matar con los de Tarragona, en nombre de obsesiones de naturaleza casi supremacista, y que los de Éibar se vean incompatibles con los de Plasencia (y viceversa). El español es un idioma franquista. Lo toleramos, porque parece que lo habla bastante peña, pero no es tan guay ni de lejos como el euskera, el catalán y el gallego, que fomentaremos en detrimento del castellano con toneladas de dinero público.
La Historia de España que vamos a estudiar comienza con la constitución liberal de 1812, apodada «la Pepa» gracias a la lucha admirable del movimiento feminista y LGTB de entonces. A todo lo anterior a ese hito no le dedicaremos ni línea. Son solo escabechinas de bárbaros españoles masacrando a pueblos indígenas, ciudadanos y ciudadanas que hasta llegada de los conquistadores –probablemente simpatizantes de Vox–, practicaban el ecologismo más admirable y vivían en paz y armonía permanentes. Aprenderéis también a ensalzar como se merece la II República, cima de la historia de nuestro país, un paraíso en la Tierra. Fue el ejemplo más exitoso de democracia que haya conocido el mundo… hasta que llegó Mordor, es decir, Franco, calamidad que todavía perdura en muchas aspectos de nuestra vida cotidiana (Adriana Lastra está ya investigando si la mano pérfida del dictador se oculta tras la inflación, la ola de calor y el cabreo de Argelia). A pesar de que se murió hace 47 años, habéis de permanecer muy vigilantes y luchar a diario contra él. En cuanto a la Guerra Civil, quedaos por ahora solo con una idea-fuerza: todos los republicanos eran bellísimas personas –solidarios, ecologistas, feministas y progresistas de pro– y todos los nacionales eran más malos que Hannibal Lecter, Darth Vader y Freddy Krueger juntos.
En la escuela pública española superaremos repugnantes tópicos heteropatriarcales. Aprenderéis que los sexos biológicos no existen, pues cada uno podemos tener el que nos plazca, y que el modelo de familia con padre y madre heterosexuales es una entelequia casposa, que no mola. Descubriréis las relaciones plurisexuales, pansexuales, onanosexuales, megasexuales, macro y microgais… lo que se os ocurra, vaya.
Y muy buenas noticias, niños y niñas: se acabó el suplicio de las matemáticas. Serán solo abordadas desde una perspectiva de género y que resulte no dañina emocionalmente (sabido es que los quebrados y los neperianos no son buenos para la salud mental). Por último, para sentiros cómodos, los niños vendréis a clase con coletas y faldita dos días a la semana y las chicas evitaréis todo estigma textil machista. En cuanto a clase de Religión, por supuesto queda abolida. En su lugar estudiaremos una nueva asignatura, llamada «Pensamiento Gran Timonel Sánchez», que os va a flipar.
Un abrazo grande del Gobierno de España para todas, todos y todes. Vamos a hacer cosas chulísimas.
(PD: y aunque parezca un delirio, así están las cosas, o muy parecidas).
Comentarios
tracking