Fundado en 1910

23 de junio de 2024

Vidas ejemplaresLuis Ventoso

Otro día de loquilandia en Sanchistán

Vivimos ya en 'Sopa de Ganso', con un presidente a lo Groucho, que monta un pollo diplomático solo porque está sudando tinta con los tinglados de su mujer

Actualizada 22:36

Sánchez T. Firefly, protagonista de Sopa de Ganso, afrontaba este miércoles en el Congreso el caso de su mujer. Así que urgía embarrar la cancha, distraer, crear cortinas de humo e intentar asear como fuese el nombre de la interfecta antes de la sesión.

Primera medida preventiva: montar un pollo histriónico a costa de una frase de Milei en un mitin en Madrid, en la que atacó a la mujer de Sánchez, una particular enfangada en los juzgados. El espectáculo ha llegado al extremo de repatriar con urgencia a la embajadora española. Y además de «manera definitiva», según enfatiza el redicho Albares (personaje que se empecina con sus recitales de petulancia en hacer certero el alias con que lo moteja mi compañero Ramón Pérez-Maura: «Napoleonchu»).

¿Retirada «definitiva»? ¿Está diciendo nuestro eventual ministro de Exteriores que jamás de los jamases volverá España a tener un embajador en un país tan querido e importante solo porque Milei ha llamado «corrupta» a Gómez? Cuando se abraza el más ciego servilismo a veces se raya raudo en lo tontuelo.

Segunda medida preventiva ante la sesión del Congreso: Pasarle al diario oficial del régimen un informe de la UCO, que nadie ha visto salvo ese periódico, para salir a proclamar a bombo y platillo que los investigadores eximen a Begoña de toda culpa. El informe está bajo secreto de sumario. Las partes no tienen acceso. Por lo tanto, solo lo pudo filtrar al periódico de cámara la Guardia Civil, Interior o el propio juez. ¿A quién ven ustedes con más ganas de darlo todo por Sánchez T. Firefly?

Pero por mucho informe fantasma que se esgrima, los hechos son tozudos: 1. –Mrs. Gómez, esposa de Sánchez T. Firefly, escribió cartas en favor de la empresa de un amigo que la apoyaba en su cátedra en la Complutense y acto seguido –¡oh casualidad!– la firma de ese amigo recibió del Gobierno el mayor contrato público de la historia de la compañía. 2. –El Gobierno adjudicó contratos por 138.000 a la consultora Inmark Europa siendo la mujer del presidente accionista de esa empresa. 3. –Sánchez dio casi cien mil euros de dinero público a un proyecto contra la despoblación en el que participaba su propia mujer, en el marco de una plataforma llamada G-100.

Es decir, al margen de lo que decida el juez, en una democracia normal un caso tan claro de tráfico de influencias ya se habría llevado por delante al presidente. Pero vivimos en el siempre ameno Sachistán, donde el sentido común yace arrollado por la inaudita saga-fuga del intrépido Sánchez T. Firefly. Como muestra, repasemos algunas citas de ayer del eminente diplomático Albares:

Estamos en un caso sin precedentes en las relaciones diplomáticas entre países». Ni crisis de los Sudetes, ni invasión de Polonia, ni Pearl Harbor. No ha habido nada equiparable en la historia a la gravísima ofensa de Milei llamándole «corrupta» a una acusada de corrupción que está en los juzgados por ello.

Un presidente extranjero ha acudido a otro país y ha insultado a sus instituciones». Toca retocar la Constitución, pues además de la jefatura del Estado, el Gobierno, el Parlamento y los altos tribunales contamos con una nueva «institución» estatal: María Begoña.

Le ofrecimos de buena fe toda nuestra hospitalidad». Manera optimista de verlo, con dos vicepresidentas, Ribera y Diaz, a sopapo limpio contra Milei en sus mítines del sábado y el propio Sánchez haciendo comentarios displicentes. Por no hablar de que toda la izquierda, Gobierno incluido, llevan tachándolo de «fascista» desde que se dio a conocer (demostrando así una supina ignorancia, pues es un liberal anti Estado, mientras el fascismo es estatalista hasta la médula).

El domingo frente a Milei era el momento de defender a España». Razonamiento típico de todo régimen autocrático: el país soy yo, la democracia soy yo. Según el Gobierno, todos los partidos y medios de comunicación tienen la obligación de apoyar a Sánchez en su majadera ruptura de relaciones con Argentina.

Podría haberme ahorrado este artículo. Habría resultado más breve y elocuente recordar una cita del gran Groucho en la hilarante comedia Sopa de Ganso, donde encarta al pícaro y alocado presidente Rufus T. Firefly. Hay una escena en la que Rufus se dirige en los siguientes términos a uno de sus subordinados: «Recuerde, está usted luchando por el honor de esta mujer. Lo cual probablemente es más de lo que ella jamás ha hecho».

Una vez más, Sanchistán plagia la más descabellada ficción.

Comentarios
tracking