18 de agosto de 2022

Cartas al director

Hemos ganado todos

Se dice que en unas elecciones unos ganan y otros pierden pero tras la victoria, arrolladora e incuestionable, del centroderecha, representado en esta ocasión por el PP de Andalucía, hemos ganado todos los andaluces y españoles, de derechas o de izquierdas, que tengamos en común dos conceptos fundamentales en política, ser demócrata y ser respetuoso con el adversario. Esta es, sin duda alguna, una de las grandes lecciones del 19-J, ya que, por primera vez en esta tierra, que yo denomino la Castilla del Sur, las ideas liberales, conservadoras e, incluso, socialdemócratas, han coincidido en una candidatura moderada y de sentido común frente al extremismo de odio y revancha de la ultraizquierda y la falta de principios de un socialismo que no se ha resignado aún a estar en la oposición, tras cerca de 40 años de régimen absoluto.
En este sentido, por fin, la democracia real y moderna, homologable a la de los países de nuestro entorno, se ha consolidado en Andalucía.
Es un momento histórico frente a los mensajes de violencia y amenazas de una izquierda que, una de dos, o se renuevan en sus entrañas o terminarán autodestruyendo. La voy a resumir con más claridad, Andalucía es, y siempre será, sociológicamente de centroizquierda con carácter mayoritario. La única razón que explica que el PP haya ganado con cerca del doble de diputados del PSOE se llama Pedro Sánchez. Hoy comienza el fin del sanchismo. Toca trabajar. Enhorabuena. Por fin se vislumbra la luz al final de este túnel siniestro representado por Pedro Sánchez y la extrema imbecilidad de eso que denomina «el espacio de Yolanda», una aventura desgraciada que tiene su fecha de caducidad ya determinada a muy corto espacio y tiempo. Como siempre, los andaluces hemos sido capaces de poner las bases de la derrota del absolutismo, antaño, en 1820, en una pequeña localidad sevillana y, dos siglos después, en toda Andalucía, frente a la intransigencia y el autoritarismo del modelo bolivariano del señor Sánchez, auténtico verdugo de la marca PSOE.
Comentarios
tracking