13 de agosto de 2022

Editorial

El Debate, un periódico necesario para España

Un amplio sector de la sociedad se siente desatendido por la oferta de la prensa española. Son personas que anhelan información rigurosa y con principios, que defienda con rotundidad y orgullo los valores del humanismo cristiano, la familia, la Monarquía y las libertades. El Debate nace para atender esa demanda

España es por muchos motivos un país extraordinario, Sin embargo hoy atraviesa un trance complicado, una suerte de encrucijada. Problemas globales, como los retos de la pandemia, el relativismo moral que asola Europa o los desafíos de la disrupción tecnológica, se suman a otros específicos de nuestro país, como los ataques a la unidad de la nación, o los programas gubernamentales de ingeniería social, que aspiran a voltear el sentir cristiano que comparte una mayoría de españoles y hasta cuestionan un principio tan básico como el derecho a la vida.
En una coyuntura como la actual, casi crítica para la definición del futuro de España, un amplio sector del público se siente desatendido por la actual oferta de medios. Muchos lectores se encuentran ahora mismo sin un espejo donde reconocerse. Escasean los principios sólidos. Se mercadea con las noticias. Las líneas que han de separar información y opinión, básicas en periodismo, se tornan difusas y confusas. La calidad textual y conceptual de las informaciones se descuida, en un nervioso carrusel de información continua a cargo de unas redacciones cada vez más mermadas por los ajustes económicos. La pluralidad de pensamiento se encuentra además amenazada, con la mayoría de los medios plegados a lo que aspira a convertirse en una suerte de consenso progresista, una ideología única que en la práctica sanciona toda discrepancia. A la par, la corrección política ha derivado en una nueva forma de inaceptable autocensura que encorseta la libertad de expresión.
xxx

Hoy, cuando se cumplen los 111 años de la aparición del primer número de El Debate, reaparece el periódico, promovido como entonces por la Asociación Católica de Propagandistas. Nuestra meta es ocupar con máxima profesionalidad un espacio descuidado actualmente por los periódicos españoles. Queremos atender a quienes echan en falta una información rigurosa y con principios, que defienda con rotundidad y orgullo los valores del humanismo cristiano, la familia, la nación, el derecho a la vida y las libertades personales.
El Debate postula sin complejos un extenso ideario. En el ámbito político, sus vértices son la defensa de la unidad de España, la Monarquía y el orden constitucional y democrático. En el aspecto económico, el diario apoya la economía libre de mercado y la propiedad privada. La defensa de la vida humana y el protagonismo de la Iglesia Católica en una sociedad secularizada son otros de sus dos grandes pilares. Por último, mantendremos una apuesta inequívoca por la libertad de expresión y el uso de la lengua española y su inmenso legado cultural y político.
Nuestro periódico observará los más altos estándares de exigencia deontológica, con respeto estricto a la verdad en la redacción de las noticias, separación de la información y la opinión, contraste de las informaciones y un estilo sereno y argumentativo. Acorde al tiempo presente, se trata de un diario online que aspira a la excelencia periodística y publicitaria. Hoy renace El Debate, un periódico de máxima competencia profesional y ambición, ajeno a la banalización del periodismo y a lo que se ha dado en llamar coloquialmente «un digital». Contará con una de las plantillas de periodistas más amplias de Madrid y un equipo al frente de experiencia contrastada, con Bieito Rubido como director y bajo la presidencia de Alfonso Bullón de Mendoza.
La Redacción de El Debate, ubicada en el corazón de la capital de España, aspira a convertirse en un lugar de encuentro referencial, con presencia constante en sus instalaciones de personajes relevantes de todos los ámbitos.
El periódico contará con articulistas de referencia en su ámbito ideológico e incorporará las técnicas más modernas de la comunicación digital, con un énfasis especial en lo audiovisual. Además de relatar la actualidad, El Debate quiere erigirse como una gran plataforma de pensamiento.
Un periódico es ante todo una idea, que fructifica cuando un amplio número de lectores se sienten reconocidos en ella y comparten su aventura. Hoy comienza la de El Debate, una senda honorable y apasionante, que solo encontrará su meta última en ustedes: nuestros lectores. Al calor de unos valores compartidos y en un periódico que se ofrece en abierto, los esperamos desde este instante para rubricar juntos una moderna historia de éxito.
Comentarios

Más editoriales

tracking