29 de noviembre de 2022

Juan Antonio Ruig Pla, obispo emérito de Alcalá de Henares

Juan Antonio Ruig Pla, obispo emérito de Alcalá de HenaresEuropa Press

Grandes ovaciones al obispo Reig Pla en la entrega de premios ReL por su servicio a la Iglesia

El obispo Juan Antonio Reig Pla ha alertado en su intervención sobre la ideología de género y la importancia de reedificar a la persona, a la familia y a la comunidad cristiana

Religión en Libertad, en la entrega de los V premios ReL, ha otorgado el premio Maestros de la fe al obispo emérito de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, el pasado miércoles 28 de septiembre.
En el primer acto público del obispo tras su renuncia, Mons. Reig Pla recordó que, lejos de ser «un profeta», solo ha tratado de «seguir lo que la Iglesia como madre» le ha enseñado durante sus 51 años como sacerdote.
Una de las principales dedicaciones durante su entrega a la Iglesia ha sido «advertir y alertar sobre las ideologías que han entrado en España promoviendo la deconstrucción de lo humano».

Una libertad anclada a la verdad que tiene un nombre, y es JesucristoJuan Antonio Reig Pla

El obispo emérito hizo hincapié en «la revolución sexual y sus derivados como la ideología de género, la teoría queer, la cancelación y una potente ingeniería social que ha encabezado a España hacia lo que puede ser el ciborg, el posthumanismo y el transhumanismo».
Reig Pla alentó en su discurso a «reedificar lo que han deconstruido las ideologías, la persona humana, que ahora está en una seria crisis», afirmando que «la única forma con que podemos hacer frente a este mundo, Jesucristo».

La dimensión social de la fe

Durante la intervención, subrayó la necesidad de hacer frente a las ideologías sin desvincular al hombre de la familia, de la religión y de la patria, pues son los «vínculos fundantes que le dan una razón de ser a la persona».
«Hoy necesitamos en España a Cristo, también con la moral social, con la doctrina social de la Iglesia y eso significa que los que estamos aquí hemos de regenerar el tejido social desde sus fundamentos», añadió el Mons. Reig Pla.
Por último, antes de despedirse con un sincero «os quiero», remarcó la necesidad de que los católicos estén en todos los ámbitos, afirmando que las comunidades cristianas deben estar abiertas «a lo social y a lo político para hacer una España nueva, la que ha pensado Dios para todos nosotros».
Comentarios
tracking