Fundado en 1910

19 de abril de 2024

Red de Redes

Patxi Bronchalo, Jesús Silva y Antonio María Doménech en el programa Red de Redes de la ACdP

¿Tienen sentido el ayuno, la limosna y la oración? 'Red de Redes' explica las claves

Los sacerdotes Jesús Silva, Patxi Bronchalo y Antonio María Doménech reflexionan en el programa Red de Redes sobre cómo vivir la Cuaresma

Los sacerdotes Jesús Silva, Patxi Bronchalo y Antonio María Domenech reflexionan en Red de Redes sobre cómo vivir de forma plena el camino a la Pascua.
Cada año ocurre lo mismo: llega la Cuaresma, los 40 días previos a la celebración de la Pascua, y emergen las mismas preguntas entre muchos fieles católicos. ¿Cómo hay que ayunar? ¿Cuánta limosna hay que dar? ¿Qué sentido tiene acoger estas privaciones? Como respuesta a estas y otras cuestiones, los tres sacerdotes influencers Jesús Silva, Patxi Bronchalo y Antonio María Domenech dedican un episodio de Red de Redes al sentido de la propuesta eclesial para este tiempo litúrgico.

Preparar la Pascua

Red de Redes es el programa de catequesis que la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) publica semanalmente en YouTube. Cada miércoles, Silva, Bronchalo y Doménech abordan un tema de actualidad –desde la realidad del demonio hasta la soltería, pasando por la confesión–, y profundizan en él tomándose muy poco en serio a sí mismos, pero muy en serio el Catecismo de la Iglesia.
En el capítulo que dedican a la Cuaresma, el padre Silva señala que esta «no es un fin en sí mismo, sino una preparación para la Pascua, para la Resurrección: el fin de la Cuaresma es la vida eterna», y que lo que define a estos 40 días es que son «un tiempo de conversión». «El cristianismo –añade Bronchalo–no es una moral, sino ser otro Cristo, y en Cuaresma nos convertimos para parecernos a Él, que nos ha dicho: «Vende lo que tienes, coge tu cruz y sígueme».

No es fruto del esfuerzo

Por su parte, Doménech incide en que el primer paso para la conversión es reconocer los propios pecados, para «atraer» la misericordia de Dios. «La conversión cristiana –puntualiza Silva– no es tanto fruto del esfuerzo humano, sino que es un don de Dios», y de ahí –señalan los tres sacerdotes– nacen los tres medios que propone la Iglesia para este periodo: el ayuno, la limosna y la oración.
Los conductores de Red de Redes insisten en que son tres propuestas que van ligadas. «A un ayuno que no lleve a la caridad le falta algo importante», explica Silva, y recuerda que los padres de la Iglesia ligaban ayuno y limosna pidiendo que aquello que uno deje de gastar en comida lo dé a los pobres. La oración, así, sería el paso final: «El ayuno y la misericordia –continúa– te hacen darte cuenta de tu limitación, y eso se convierte en súplica: 'Señor, te pido que me conviertas, que me des la gracia de amar y de hacer un ayuno profundo y verdadero'».
Comentarios
tracking