04 de julio de 2022

Una céntrica calle barcelonesa vacía después del toque de queda en la ciudad, el pasado 24 de diciembre

Una céntrica calle barcelonesa vacía después del toque de queda en la ciudad, el pasado 24 de diciembreEP

Las ineficaces restricciones del Govern le han costado a la hostelería casi 1.000 millones

Los contagios siguen disparados a pesar de las medidas implantadas

Cataluña sigue batiendo récords de contagios esta sexta ola con un pico de riesgo nunca visto hasta ahora en los dos años de pandemia. Estas cifras han enfurecido al sector hostelero, que ven como otras comunidades tienen menos contagios que una Cataluña que impuso las medidas más restrictivas de España.
El Govern impuso el pasado 23 de diciembre restricciones que afectaban al cierre del ocio nocturno, la limitación de aforos en bares y restaurantes del 50 % en el interior y el toque de queda de 1 a 6 de la madrugada. Una medida que fue ampliamente criticada por el sector hostelero que además advertían de la proliferación de fiestas ilegales que iba a provocar esta medida.
Sin embargo, la Generalitat decidió el pasado 3 de enero prorrogar estas limitaciones durante dos semanas más –hasta el 21 de enero– a pesar de que la cifra de contagios ha sido superior a comunidades parecidas pero que no aplicaron restricciones en su territorio.
Así, la incidencia de contagios a 14 días de Cataluña el pasado 23 de diciembre –cuando comenzaron a aplicarse las restricciones– era de 876,59 por 100.000 habitantes, por debajo de Madrid –con 1.284,80– y otras diez comunidades más.
El día 3 de enero, día en el que se prorrogaron las restricciones, Cataluña tenía una incidencia de 2.614,85 y ya había superado a la Comunidad de Madrid, que entonces registraba una incidencia de 2.600,35. Este pasado jueves 13 de enero, la incidencia en Cataluña era de 3.603,49 mientras que en Madrid incluso había bajado hasta los 2.475,54 casos por 100.000 habitantes.

«La hostelería no es la causante»

«Las restricciones no son la solución ya que la hostelería no es la causante de estos contagios», explican desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE), que critica que se trata de un «ataque» a uno de los sectores «más importantes de nuestro país».
De hecho, un informe del Instituto de Salud Carlos III, realizado el pasado mes de diciembre, aseguraba que el 0,1 % de los contagios se producían en restauración frente al 38,8 % que ocurría en domicilios.
El secretario general de la Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno, Fernando Martínez, va más allá y denuncia que las restricciones de la Generalitat provocaron 3.000 llamadas a la Guardia Urbana el día de Nochevieja denunciando fiestas clandestinas o reuniones sociales en domicilios más allá del toque de queda.
«No tiene sentido que se levante el toque de queda sin la apertura de las limitaciones de la restauración y el ocio nocturno», comenta Martínez. «El problema», continúa, «es que el TSCJ avala toda la política de la Generalitat» y denuncia que esta todavía no ha pagado las ayudas pactadas por los cierres de verano.

Expectativas «trágicas»

Y es que estas restricciones, además de ser completamente ineficaces para reducir los contagios, han causado un grave perjuicio económico al sector. FECALON calcula que las pérdidas del 23 al 31 de diciembre han sido de 80 millones de euros en el ocio nocturno y 730 en el de la restauración.
A estas pérdidas hay que añadir los problemas a los que se enfrenta el sector, como los créditos ICO, cuya carencia acaba este año. Desde CEHE alertan que, mientras sigan aplicándose restricciones, «los ERTEs se tendrán que alargar y todavía no se ha resultado el tema de los créditos ICO». «La hostelería necesita de medidas de impulso porque no tiene ya capacidad de aguante», exponen.
Esta asociación explica que el sector se enfrenta a unas expectativas «trágicas» en el primer trimestre de 2022 con una caída importante causada «por el miedo a la sexta ola, las restricciones en algunas comunidades y porque los establecimientos no tienen pulmón financiero».
Comentarios
tracking