Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

quirofano

quirofanoEFE

Una mujer denuncia que lleva casi 6 años esperando una operación en la mano

Ha pedido al médico que le corte la mano, porque el dolor que presenta todos los días «es horroroso»

La organización El Defensor del Paciente ha trasladado a la Fiscalía de Cádiz el caso de una mujer de Chiclana de la Frontera (Cádiz) que lleva casi seis años esperando una intervención quirúrgica en la mano de derecha, una espera que, según dice, ha agravado su dolencia y perjudicado su calidad de vida.
En un escrito hecho público por la presidenta de la entidad, Carmen Flores, la organización pide la «intervención» de la Fiscalía para abrir una investigación sobre el «abandono de la paciente».
La paciente, María de Nazaret Sequera Aragón, que actualmente tiene 34 años, ha relatado a Efe que en 2018 le diagnosticaron la enfermedad de kienbock en la mano derecha, que provocaba la fractura y necrosis del hueso semilunar.
«Me dijeron que era operable y que si no se operaba iría a más», cuenta la paciente, que quiso desde ese momento operarse en el hospital Puerta del Mar de Cádiz, al que fue derivada.
A los dos años del diagnóstico volvió «a pedir cita a Traumatología» para ver qué pasaba con la operación, tras lo que su médico volvió a pedirle las pruebas, ya que debido el tiempo transcurrido, las anteriores no estaban actualizadas.
En el nuevo tac «se ve claramente la muñeca destrozada, puesto que ya no son un hueso, sino tres los afectados». El electromiograma tardaron un año en hacerlo, por lo que la intervención debió esperar al resultado de esta prueba.
En agosto de este año me dijeron que me iban a operar urgente, pero lleva ya «tres meses esperando», ha dicho. Por eso ha querido dar a conocer mi caso y denunciarlo. «No veo lógico tener que esperar casi seis años para que me operen, y a lo mejor no soy la única a la que le pasa esto», ha comentado.
La mujer ha precisado que su situación es «desesperante y angustiante» y que desde hace tiempo necesita tomar medicamentos para la ansiedad, la depresión, el dolor y la relajación muscular.
Dejó la tienda que regentaba porque con los dolores que le provoca cualquier roce en la mano no podía «ni abrir el candado» de la puerta.
«La mano derecha no la uso para nada, no quiero ni que me roce la sábana del dolor que me produce, y de usar la izquierda tengo tendinitis en el brazo izquierdo. A mi médica ya le he dicho que me corte la mano, porque el dolor que tengo todos los días es horroroso».
Sequera asegura que ha interpuesto reclamaciones sobre su situación y que incluso ha llegado a «perder los papeles» en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz para pedir atención.

Temas

Comentarios
tracking