04 de diciembre de 2022

La FAC invertirá 400.000 euros para movilizar a más de 16.000 cazadores a Madrid el 20-M

Los cazadores tomaron las calles en cuanto se vieron señalados por la nueva ley de bienestar animalFederación Andaluza de Caza

Ley de bienestar animal

Sánchez 'saca' a los perros de caza de la ley de bienestar animal tras el rechazo del mundo rural

  • El PSOE presenta una enmienda en dicha norma para excluir a estos animales, para los que elaborará una legislación específica

  • El borrador de esta ley equiparaba a los perros de caza con los domésticos, lo que obligaba a los cazadores a registrarse como cuidadores

Los perros de caza han provocado el último 'ladrido' dentro del Gobierno de coalición. El pasado jueves, el portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, anunciaba que los socialistas presentaban una enmienda para excluir a estos canes de la ley de bienestar animal elaborada por el Ministerio de Asuntos Sociales, en manos de Unidas Podemos.
El PSOE tiene la idea de hacer para ellos una legislación específica, tal y como piden las asociaciones de caza. En declaraciones a los medios, López añadió que con tal enmienda pretendían excluir también a los perros pastores, los de rescate y aquellos que trabajan para los servicios de emergencia y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.
Con esta enmienda, aquellos perros que realizan una actividad concreta ‘salen’ de la mencionada ley impulsada por Unidos Podemos y negociada a cara de perro, quedando únicamente bajo su protección los animales domésticos que viven en domicilio familiar.

Queremos evitar que algunos predispongan al mundo rural a estar en contra del GobiernoPatxi LópezPortavoz PSOE Congreso

López reconoció que dicha ley podía ser una rémora electoral para el PSOE en zonas rurales y allí donde la caza y el pastoreo son actividades importantes, como Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León. «Queremos evitar malintencionadas interpretaciones que algunos están haciendo para predisponer a buena parte del sector de la actividad cinegética y el mundo rural en contra del Gobierno».

Pugna con Unidas Podemos

Este cambio de rumbo ha soliviantado a Unidas Podemos. Los morados, presionados a su vez por el lobby animalista, han acusado a los socialistas de «sucumbir a la presión de los cazadores».
Durante la elaboración de la ley, ya chocaron, por un lado, el Ministerio de Asuntos Sociales de Ione Belarra, y el de Agricultura, de Luis Planas. La mencionada normal, entre otros puntos, limita el número de camadas que pueden tener las hembras, prohíbe la cría a particulares y obliga a que quien tenga más de cinco perros se registre como núcleo zoológico.

Unidas Podemos recogía en esta ley el deseo de los animalistas de que perros de caza o pastores sean tratados igual que los animales de compañía o domésticos

El borrador de esta ley equipara a los perros de caza y a los utilizados para el pastoreo o la ganadería a los animales domésticos, por lo que los cazadores deberán registrarse como cuidadores.
Las asociaciones de caza consideran que esta ley pone en riesgo el futuro del sector en España por convertir en maltrato muchas de las acciones cinegéticas que son propias de la actividad.
Por su parte, las asociaciones animalistas y Unidas Podemos defienden que todos los animales, incluidos los perros de caza, deben tener los mismos derechos en la futura ley de bienestar animal.

¿Derechos para los perros?

La presión de los animalistas ha continuado esta misma semana. Así, activistas de la organización de defensa animal AnimaNaturalis, con el apoyo de CAS International, se concentraban en Barcelona –llama la atención que el animalismo encuentre su fuerza en las ciudades grandes, desde las cuales pretenden influir en el mundo rural– para defender que «todos los animales, incluidos los perros de caza, deben tener los mismos derechos» en la ley de protección y bienestar animal.

El borrador de esta ley, que fue aprobada en segunda vuelta a principios de agosto por el Consejo de Ministros, equiparaba a los perros de caza y a los utilizados para el pastoreo o la ganadería a los animales domésticos, por lo que los cazadores debían registrarse como cuidadores.

​«Los cazadores tratan a sus animales como meras herramientas de trabajo, como si fueran un martillo o una pala, y cuando ya no les pueden sacar más beneficio se deshacen de ellos o los matan», denunciaban los manifestantes.

«Los perros son animales sociales que necesitan cariño, pero en los cheniles pasan su vida confinados o encadenados, y solamente son liberados unas horas cuando salen a matar a otros animales», señala el manifiesto leído por los representantes de AnimaNaturalis.
Comentarios
tracking