Fundado en 1910

24 de julio de 2024

n trabajador de la Planta Desalinizadora de San Pedro del Pinatar I (Murcia) durante las labores de mantenimiento

Un trabajador de la Planta Desalinizadora de San Pedro del Pinatar I (Murcia) durante las labores de mantenimientoEFE

Las desaladoras, una solución a la sequía, pero a un alto coste y con impacto medioambiental

España cuenta con un total de 765 plantas que producen alrededor de cinco millones de m³ de agua dulce al día

Es la gran solución presentada por el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) para evitar que zonas de Cataluña se queden sin agua a lo largo del año: transportar agua desalada desde una planta en Sagunto (Valencia) hasta Barcelona mediante barcos. Así lo ha expresado este lunes Teresa Ribera en su reunión con el conseller de Acción Climática, David Mascort, donde le ha asegurado que la comunidad podrá disponer desde principios de junio del agua de la desalinizadora valenciana.

Una solución que parece contar con el visto bueno de la Generalitat Valenciana, y es que su presidente, el popular Carlos Mazón, se ha mostrado favorable a la solidaridad entre comunidades, siempre que el Ejecutivo se comprometa por escrito a que el traslado de agua a Cataluña «no perjudicará a la costa» de su región.

awt

KIDELÁN

Pero , ¿en qué consiste realmente este proceso de desalinización? España cuenta con un total de 765 plantas desaladoras que producen cada una más de 100 m³ de agua dulce al día. En total, nuestro país genera alrededor de 5 millones de m³ de agua por jornada, tal y como afirman desde la Asociación Española de Desalación y Reutilización (AEDyR). De estas 765 plantas, 360 son desaladoras de agua de mar y 405 de agua salobre, según datos recopilados por Aquae Fundación. Todas ellas se encuentran en la costa mediterránea y en las Islas Canarias, región en la que se sitúan gran cantidad del total.

La primera planta de España se instaló en la isla de Lanzarote en 1964 y producía 2.500 m³ al día de agua potable. Esta región se vio obligada a apostar por la desalación debido al aumento de la población y la sobreexplotación del acuífero, que hizo disminuir considerablemente las reservas de agua subterránea. En total, Canarias cuenta con 281 plantas desaladoras en la provincia de Las Palmas y 46 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Distintos métodos

Para eliminar la sal del agua del mar lo que se hace en estas plantas básicamente es hervir el agua en un alambique, recoger el vapor y condensarlo para obtener agua dulce, tal y como explican desde Iberdrola. Aunque este es el método más evidente para eliminar la sal, no es el más efectivo, ya que se consumen grandes cantidades de energía que, en muchos casos, además no es renovable.

También existe la posibilidad de desalar mediante membranas, incluyéndose en ese grupo las técnicas de ósmosis inversa, que son las más utilizadas en España. Consume menos energía que el resto al basarse en el uso de membranas semipermeables que dejan pasar el agua pero retienen la sal. Estas membranas están formadas por poliamida ultrafina, que se pueden contaminar con bacterias y, por ese motivo, el agua debe pasar un tratamiento.

Alto precio e impacto medioambiental

El precio de producir esta agua desalada es uno de sus principales problemas. Los costes de producción de agua típicos para grandes desaladoras de agua de mar en la actualidad están en el entorno de 0,4-0,6 euros por m³, con valores que se incrementan hasta 0,8-1,2 euros por m³ si incluimos la amortización, según un informe de Domingo Zarzo, presidente de AEDyR.

A este gran coste hay que sumarle los efectos que tiene sobre el medio ambiente. Estas plantas consumen mucha energía y dependen en su mayoría del caro y contaminante gas. Muchas están iniciando una transición hacia las renovables, tanto para abaratar costes como para tener una menor huella de carbono.

De igual manera, los residuos de salmuera que generan estas plantas son normalmente devueltos al mar, lo cual provoca importantes daños en las praderas marinas y en las diferentes especies que viven en esas aguas. Un ejemplo visual se encuentra en el Mediterráneo: este mar tiene una media de 37,5 gramos de sal por litro, una cantidad que en las inmediaciones de las desaladoras se incrementa hasta los 70 gramos por litro.

Obras en la desaladora de Sagunto

La desaladora de Sagunto tiene una capacidad de producción total de 22.900 m³ al día, si bien en estos momentos, con las instalaciones actuales, está habilitada para derivar 7.200 m³/día. Por ello, si fuera necesario suministrar el total de su capacidad a Cataluña sería preciso construir de «emergencia» una nueva conducción de 600 mm de diámetro que conectará la planta con el Puerto de Sagunto, según han señalado a Europa Press desde la Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed).
Comentarios
tracking