Fundado en 1910

19 de julio de 2024

Varios lobos ibéricos del Centro del Lobo Ibérico en localidad de Robledo de Sanabria, en plena Sierra de la Culebra

Varios lobos ibéricos del Centro del Lobo Ibérico en localidad de Robledo de Sanabria, en plena Sierra de la CulebraEuropa Press

Las manadas de lobos se multiplican en Asturias de manera «preocupante»

El Principado corrobora un aumento de manadas o grupos propiciado por la inclusión de la especie en el Lespre

Es una evidencia que los ganaderos y agricultores de Asturias llevan denunciando desde hace años. La población de lobos no deja de crecer y son ellos los mayores afectados, ya que los ataques al ganado se suceden en una comunidad donde esta actividad tiene vital importancia.

El pasado verano se daban a conocer los datos que mostraban los daños que estos animales provocan a la cabaña ganadera en el Principado. En 2022 se produjeron 3.115 agresiones, un 14,5 por ciento más respecto a los 2.721 contabilizados en 2021. De ellos, 962 fueron ataques a ganado bovino, 1.046 a equino, 837 a ovino, 271 a caprino y cuatro a perros.

Unos ataques que tienen una repercusión económica, y es que solo en Asturias el importe de las indemnizaciones por los daños ha pasado de 784.192 euros en 2021 a 927.211 euros en 2022. En el pasado mes de septiembre, el número de manadas se fijó en 40, el doble que en el año 2000, una cifra que no deja de aumentar.

Así lo confirmó la semana pasada el consejero de Medio Rural y Política Agraria, Marcelino Marcos Líndez, que adelantó que el censo del número de manadas de lobos actualizado a 2023 ya estaba listo y en él se corroboraba un incremento del número de manadas o grupos con respecto a los del censo anterior.

Tal y como vienen denunciando los afectados por las acciones de estos animales desde 2021, su inclusión ese año en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) ha hecho que aumente su población considerablemente al impedir que se puedan eliminar ejemplares. Algo que reiteró el consejero, apuntando que se trata de algo «preocupante» para Asturias.

El Principado se ha unido a las reclamaciones del resto de comunidades loberas en este aspecto, solicitando a la Unión Europea que se relaje este estatus. Desde el Gobierno asturiano se destaca que la población del lobo se encuentra estable e incluso ha aumentado, por lo que no se justifica su inclusión en el Lespre.

Desde la oposición, la diputada de Vox Carolina López indicó en sede parlamentaria que el del lobo es un problema que tenemos en Asturias y que «el PSOE ha provocado», y añadió que les alegra que el censo haya sido finalizado porque lo que ven es que «aquí se toman las cosas con calma, mientras que la realidad es que el lobo sigue matando».

Control poblacional

Mercedes Cruzado, secretaria general de Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) Asturias, apunta a El Debate que la inclusión del lobo en el Lespre va «en contra total» del manejo de la ganadería extensiva en Asturias. Denuncia que los lobos están cada vez en más sitios y ya han llegado a las costas asturianas y a cualquier hora del día, cuando antes su presencia se limitaba a las noches en zonas cercanas a la montaña.

Cruzado lamenta que con esta nueva normativa, la burocracia para poder terminar con algún ejemplar es excesiva y sentencia que no hay medida de protección efectiva contra el lobo: «Esa moto se la venden a la gente que no convive con ellos y que no vive en carne propia el problema». Añade que la única solución es el control poblacional, «sin hablar de exterminio», y alerta de que si no se hace algo ya «cualquier día ocurrirá una desgracia», ya que los lobos le han perdido el miedo a los seres humanos. «Nos llaman alarmistas, pero nosotros sabemos de lo que hablamos al ver el comportamiento de los animales».

Enfrentamiento con el Ministerio

El Gobierno del Principado ha llegado a desafiar al Ministerio de Transición Ecológica (Miteco), mostrando opiniones enfrentadas. El director general de Planificación Agraria, Marcos da Rocha, se enfrentó recientemente al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán (ambos socialistas), después de que este último afirmara que Asturias no había trasladado el censo de esta especie.

Las manifestaciones de Morán causaron «descontento» en el Gobierno de Asturias, según ha reconocido Da Rocha, quien las considera «inapropiadas, infundadas y que no se corresponden con la realidad». «Asturias es un ejemplo en la gestión, control y conservación del lobo y el secretario de Estado de Medio Ambiente, como asturiano que es, debería de saberlo», ha añadido el director general, quien ha solicitado a Morán «que pase a declarar la situación de la especie como favorable para que el Principado pueda realizar los controles y extracciones que permite la normativa pero que actualmente no pueden hacerse al mantenerse el estado del lobo como desfavorable».

Lo cierto es que el tema del lobo genera casi unanimidad entre los partidos asturianos. A principios de marzo, PSOE, PP, Vox y Foro aprobaron una iniciativa para sacar al lobo del Lespre con los votos en contra de Podemos e IU. Esta iniciativa insta a requerir al Gobierno central a que revierta «inmediatamente» su decisión de incluir al lobo en este listado.

Comentarios
tracking