28 de enero de 2023

Imagen mejorada del telescopio de 3,5 m en el campo óptico Starfire en la base de las Fuerzas Aéreas de Kirtland

Imagen mejorada del telescopio de 3,5 m en el campo óptico Starfire en la base de las Fuerzas Aéreas de KirtlandUIUC

La megasequía de América del Norte afecta a la atmósfera superior

El período de ausencia de agua en esa región geográfica, que ya dura 22 años, ha causado un cambio del 30 % en la actividad de las ondas de gravedad

Este año 2022 está siendo uno de los más secos a nivel mundial, aunque con diferencias entre zonas del planeta. Una de las más afectadas es el suroeste de América del Norte, donde ya la han bautizado como «megasequía», no solo por su duración –22 años–, sino también por el tamaño de la región geográfica afectada.
Esta área se extiende desde el norte de México hasta las fronteras del norte de Oregón y Wyoming, y desde la costa del Pacífico hasta el fronteras orientales de Wyoming, Colorado y Nuevo México. Se cree que esta megasequía en particular es el período más seco en la región desde el año 800.
Pero esta ausencia de lluvias no solo está causando los daños habituales, sino que ha ido más allá. La megasequía ha provocado un cambio del 30 % en la actividad de las ondas de gravedad en la atmósfera superior de la Tierra. Es la conclusión de un nuevo estudio basado en datos de dos décadas y relativo a los diez primeros años de este evento, que se publica en Geophysical Research Letters.
Hace más de 30 años, Chester Gardner del Departamento de Ingeniería Eléctrica e Informática de la UIUC (University of Illinois Urbana-Champaign) y Chiao-Yao She, del Departamento de Física de la Universidad Estatal de Colorado, se unieron para estudiar la atmósfera media de la Tierra. Usando un radar láser de resonancia de sodio (lidar), Gardner y She desarrollaron y demostraron una nueva técnica importante para medir los perfiles de temperatura en la atmósfera superior de la Tierra. Posteriormente, pudieron observar cambios en las ondas de gravedad de la atmósfera superior en dos lugares durante un período de 20 años, de 1990 a 2010.

Los cambios en la atmósfera inferior afectan a la superior

El descubrimiento de los cambios en la actividad de las ondas durante la megasequía fue, sin embargo, un subproducto afortunado de otras investigaciones. Los científicos estaban estudiando cómo fluctuaban la temperatura y los vientos en la atmósfera superior debido a las ondas generadas en la atmósfera inferior y se sorprendieron al encontrar cambios considerables en la actividad de las ondas de gravedad después del inicio de la sequía. «Nunca esperábamos hacer observaciones que arrojaran una idea de cómo una sequía podría afectar la atmósfera superior de la Tierra», dice Gardner en un comunicado.
Lo que encontraron fue una reducción significativa, alrededor de un 30 %, en la actividad de las ondas después de comenzar la sequía. Los cambios en la actividad de las ondas de gravedad pueden estar relacionados con la generación reducida de ondas por las tormentas troposféricas durante la megasequía y con una distribución geográfica alterada de los eventos de precipitación en el oeste y el medio oeste de los Estados Unidos. En pocas palabras, menos precipitación significa menos tormentas, por lo que las tormentas generan menos ondas.
Gardner y She dicen que este trabajo es importante porque demuestra que los cambios regionales en la atmósfera inferior también pueden afectar la atmósfera superior. Creen que esta es la primera vez que se observa un efecto climático regional en la atmósfera superior.

Temas

Comentarios
tracking