Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Stonehenge

StonehengePickpik

La Luna pudo influir en la construcción de Stonehenge

Los académicos creen que un movimiento lunar que ocurre cada 18 años pudo ser percibido en la fase inicial del monumento e influir en su diseño posterior

La posibilidad de que el monumento megalítico inglés de Stonehenge se alinee no solo con las posiciones del Sol, sino también con las de la Luna, está siendo investigada por un equipo de arqueoastrónomos.
Dirigidos por English Heritage, estudiarán en concreto la conexión entre el antiguo monumento y una 'gran parada lunar', un fenómeno astronómico poco común que ocurre cada 18,6 años y que alude al momento en el que la salida y la puesta de la luna alcanzan sus puntos más lejanos a lo largo del horizonte. La próxima gran parada lunar tendrá lugar entre este año y el que viene.
Los académicos de las Universidades de Oxford, Leicester y Bournemouth creen que estos movimientos lunares únicos en una generación pueden haber sido percibidos en la fase inicial de Stonehenge y, por lo tanto, influyeron en su diseño posterior.
Su investigación sobre la teoría comenzará esta primavera y durará hasta mediados de 2025.
El profesor Clive Ruggles, profesor emérito de arqueoastronomía en la Universidad de Leicester, dijo en un comunicado: «La conexión arquitectónica de Stonehenge con el Sol es bien conocida, pero su vínculo con la Luna se comprende menos. Las cuatro 'Station Stones' se alinean con las posiciones extremas de la Luna, y los investigadores han debatido durante años si esto fue deliberado y, de ser así, cómo se logró y cuál podría haber sido su propósito».
Por su parte, el Dr. Robert Massey, de la Royal Astronomical Society (RAS), señaló: «De día y de noche, la Luna es una característica del cielo universalmente amada, y algo que todos nos sentimos atraídos a mirar».
La gran parada ofrece vistas aún más espectaculares de nuestro satélite cuando sale y se pone, y será un event destacado de la astronomía en 2024.
La Dra. Amanda Chadburn, del Kellogg College de la Universidad de Oxford, dijo: «Observar esta conexión de primera mano en 2024 y 2025 es crucial. A diferencia del Sol, rastrear los extremos de la Luna no es sencillo y requiere condiciones climáticas y tiempos específicos. Queremos entender algo de cómo fue experimentar estas salidas y puestas de Luna extremas y presenciar sus efectos visuales en las piedras (por ejemplo, patrones de luz y sombra), y considerar influencias modernas como el tráfico y los árboles, y documentar todo esto a través de la fotografía para futuros estudios».
Comentarios
tracking