09 de agosto de 2022

Lola Flores y Paco Rabal, en 'Juncal'

Lola Flores y Paco Rabal, en Juncal

La mítica serie taurina que TVE recupera por todo lo alto

Juncal, protagonizada por Paco Rabal y otras leyendas, ya se puede ver en HD en la web de la cadena pública

Desde su arranque fascina al taurino. Paseando por la calle Betis, impecable con su traje oscuro, saluda desde la distancia a la Maestranza al tiempo que se quita el sombrero. «Buenos días, mi reina. ¿Has descansao bien?... Y yo me alegro… Dicen que todas las plazas son redondas. Pero es que tú naciste redonda». Cartas boca arriba desde el primer paseíllo. Al habla, José Álvarez, Juncal, matador de toros, natural de Carmona.
En realidad, ex matador de toros, pues los años 50 y 60, los de la gloria, han quedado atrás. En su historial como coletudo, un gran borrón: aquel toro que se dejó vivo, con 30 años y 14 cornás encima. Pero no es esa tarde, por supuesto, la que recuerda con el limpiabotas Búfalo (Rafael Álvarez, El Brujo). «Cuéntame lo del Puerto de Santa María, Búfalo», le pide Juncal. Y se lo cuenta. Tenía siete años. El torero, de luto por la muerte de su madre, vestía de nazareno y oro. El quinto de la tarde fue Bocanegra, cómo para olvidarlo.
En la plenitud de su arte, Juncal se casa con Julia Muñoz, una mujer de familia rica y tradicional que se había encaprichado del maestro. Dos hijos tienen (Isabel y Manolo) antes de abandonarla por su amante Teresa Campos y por la ciudad de Sevilla.
Pero aquello queda lejos y Juncal es ya una vieja gloria. La grave cornada que lo retiró late aún en forma de cojera. Es un mal día para el maestro el que nos cuenta el primer episodio. Teresa (Emma Penella) le pone la maleta en la puerta porque su última infidelidad es la gota que ha colmado el vaso. No está para muchos trotes el viejo coletudo. Derrochador como ha sido, no tiene ni donde caerse muerto y acaba durmiendo en la calle. De ahí lo rescata Búfalo, seguramente el último fiel de la religión juncaliana. Acabará yendo a Córdoba, donde dejó a Julia, intentando recuperar la familia perdida, y, sobre todo, el aprecio de su hijo, novillero con la alternativa en el horizonte. Un consejo para él: «Prefiero verte muerto a rajao».
El Búfalo y Juncal, en un episodio de la serie

El Búfalo y Juncal, en un episodio de la serie

Papel icónico

Seguramente con el Azarías de Los santos inocentes, el de Juncal es el papel más icónico del gran actor murciano, que se llevó el Fotogramas de Plata al mejor intérprete de televisión. El Brujo recibió un TP de Oro por un papel que lo lanzó a la popularidad. Juncal logró además el Premio Ondas a la mejor serie nacional.
Al frente del proyecto, como director y guionista, Jaime de Armiñán, quien se inspiró en un peculiar aficionado para componer el personaje principal, ese crápula pícaro. Gran aficionado taurino, dedicó la serie a «Antonio Bienvenida, hermano, maestro, gran torero». «Este Juncal que sin ti no habría nacido», añade.
Han tenido que pasar 33 años para disfrutar Juncal en todo su esplendor. Los siete episodios de casi una hora de duración están disponibles –gratis, que para eso es la pública– en HD.
Fue un sábado 1 de abril de 1989 cuando se emitió el último capítulo de la serie. Resultó un gran éxito artístico, pero no tanto de audiencia visto en perspectiva de la época. De hecho, solo ese episodio final entró en el ranking de los veinte programas más vistos de la semana. Lo hizo en el puesto decimoquinto y con una audiencia que hoy sí sería considerada un éxito extraordinario: 8,5 millones de espectadores. La emisión más seguida de aquella semana fue El precio justo, el concurso presentado por Joaquín Prat.
Al mismo tiempo que Juncal se emitían en TVE series como Luz de luna (de actualidad en las últimas semanas por la retirada de Bruce Willis), Juzgado de guardia o Canción triste de Hill Street.
Han pasado más de tres decenios y –como cantaba Pata Negra– «pasa la vida»: por Juncal desfilan gigantes de las artes españolas ya fallecidos. Porque a Paco Rabal lo rodean, entre otros, Fernando Fernán-Gómez, Emma Penella o Lola Flores. Otro aliciente más para recuperar la que, seguramente, fue la gran miniserie española de los años 80.
Comentarios
tracking