28 de junio de 2022

Escena final de Star Wars: Una nueva esperanza

Escena final de Star Wars: Una nueva esperanza

Historias de película

'Star Wars': la película autoconclusiva que abrió una nueva galaxia

En pleno 2022, cuando se cumplen 45 años del estreno de la primera película, seguimos hablando de los estrenos relacionados con el universo Star Wars. La serie Obi-Wan-Kenobi sigue profundizando en Disney+ en la historia del caballero jedi que abrió los caminos de la fuerza a Luke Skywalker.
Pero cuando se produjo aquel primer encuentro entre el viejo Ben y ese jovencísimo habitante del desierto de Tatooine nadie esperaba que su historia se alargase durante casi medio siglo. En 1977 simplemente Star Wars, La guerra de las galaxias en España, no se hablaba de Una nueva esperanza, ni mucho menos se pensaba en el episodio IV, ese juego numérico que tantos quebraderos de cabeza provoca entre quienes se acercan por primera vez a la saga.
Esos añadidos datan de 1997, poco antes de que George Lucas se lanzase a la producción de la segunda trilogía de Star Wars, precuela de las anteriores.
Aunque a lo largo del proceso de creación de Star Wars George Lucas planteó la historia como un serial que profundizaría en su aventura épica en el espacio, lo cierto es que su primera película bien pudo quedarse ahí. Muchos de los elementos que hoy son fundamentales en el universo Skywalker, «Luke, yo soy tu padre», ni tan siquiera se imaginan en ese episodio I que también es el IV. Personajes icónicos como Yoda o el emperador Palpatine ni existen o se mencionan de pasada.
La Estrella de la Muerte explota tras la épica batalla entre las fuerzas imperiales y los rebeldes, Darth Vader y su nave desaparecen en el espacio y la celebración y condecoraciones de Leia a Luke, Han Solo y Chewbacca hacen pensar en un triunfo definitivo frente al mal.

Éxito y expansión

Aunque la sombra del fracaso sobrevoló la producción y el estreno de Star Wars, la película hizo historia tras su estreno en 1977. La obra de George Lucas batió récords de recaudación y hasta las acciones de la Fox se contagiaron de la locura espacial.
Además, el fenómeno friki vivió su verdadera explosión. El merchandising por el que Lucas tanto había apostado a la hora de negociar su contrato con los productores se disparó. Se comercializaron todo tipo de objetos y juguetes que a día de hoy siguen llenando estanterías, estampando camisetas, tazas, zapatillas y un larguísimo etcétera.
El éxito hizo evidente que la historia debía continuar. La segunda entrega de Star Wars, El Imperio contraataca, se estrenaría tres años después, en 1980, y daría un nuevo tono a la saga. Este segundo episodio, que también es el quinto, está considerado por muchos como el mejor de todos y sería el encargado de desarrollar mucho más la historia de Darth Vader, cuya caída en el Lado Oscuro y posterior redención puede considerarse como eje central de la trilogía original.
Comentarios
tracking