04 de octubre de 2022

Un programa de <i>La clave,</i> en 1984

Un programa de La clave, en 1984RTVE

El programa de 'La clave' que TVE censuró

Balbín tuvo un triste final en la cadena pública. José María Calviño ordenó la supresión del espacio y el despido de su director. Un monográfico sobre la OTAN sentenció al presentador

Ahora todos son elogios, porque, como dijo Rubalcaba, «en España se entierra muy bien». Pero a la muerte del maestro José Luis Balbín es importante recordar también cómo se marchó de RTVE. Y no fue precisamente bien.
«¡Qué grandes debates, de los mejores en la historia de la televisión, nos deja el gran José Luis Balbín! Quedan en la memoria colectiva de todo un país los míticos programas de 'La clave’», se puede leer en la cuenta de Twitter @ArchivoRTVE.
Un enlace nos dirige a numerosos programas de archivo de este espacio que estuvo en antena desde el 18 de enero de 1976. Entre ellos no encontrarán el último de esa primera etapa (recordemos que Antena 3 recuperó años después el formato). Porque, para RTVE, La clave finalizó el 20 de diciembre de 1985, con un programa titulado 20 años de Vaticano II. Pero, como veremos, hubo más.
Fue un triste final aquel, y todo el que quiera conocer detalles sobre este accidentado adiós, y en general sobre el magnífico programa televisivo dirigido por Balbín, le recomendamos que lea la extraordinaria tesis doctoral de Sergio Rochera Miravet, titulada Aprender a discrepar. La clave, el debate televisivo y la formación de una cultura política democrática en España (1976-1985).

Una excusa falsa

¿Qué ocurrió tras aquel viernes 20 de diciembre de 1985? Pues que la dirección de RTVE comunicó a Balbín el 23 de diciembre que la emisión de cuatro días después (27 de diciembre) sería la última. «La razón oficial de los directivos para suspender el programa fue la bajada de audiencia. Sin embargo, si bien había descendido en el último año, continuaba siendo el programa de mayor audiencia en la segunda cadena», precisa Rochera.
José Luis Balbín, en 'La clave'

José Luis Balbín, en La claveRTVE

Para ese día 27 de diciembre estaba prevista la emisión de un programa titulado La movida. Tras proyectar la película Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, de Pedro Almodóvar, iban a hablar sobre este fenómeno cultural ochentero invitados como el propio cineasta manchego, Moncho Alpuente, Antonio Lafuente o Pau Riba.
Una vez que supo que La clave había sido cancelada, Balbín cambió el título de forma sutil: La movida pasó a ser La movida nacional. El tema, claro, la OTAN. Y los invitados otros bien distintos: Gerardo Iglesias, Ramón Tamames, José María Mohedano y Alonso Puerta.

Un tema polémico

El tema de la OTAN se había tratado dos veces antes en La clave. La primera había sido en 1980. La segunda fue el 19 de abril 1985, al calor de la actualidad, pues el Gobierno de Felipe González acababa de fijar la fecha del referéndum sobre la permanencia en la OTAN para marzo del año siguiente, 1986.
Balbín tituló el espacio OTAN: de salida ¿qué? Recordemos que el PSOE de González había usado como lema en 1982 –año del primer triunfo felipista– el eslogan « OTAN, de entrada no». El programa causó una gran polémica. «Esta emisión (…) provocó un enorme escándalo y romperá definitivamente las relaciones con el Partido Socialista quien, a partir de entonces, verá a La clave como un programa que hay que eliminar de la parrilla televisiva», apunta Rochera. Fue, según reconoció el propio Balbín, una de las dos ocasiones en que el programa editorializó, en que se posicionó claramente. Antes lo había hecho contra la pena de muerte. Ese día lo hizo contra seguir en la OTAN. Precisemos que el PSOE defendió el sí a la permanencia en el referéndum de 1986.
«A diferencia de la mayor parte de programas de TVE (respaldando el sí que propugnaba el PSOE), La clave trató de hacer una emisión en contra de los intereses del gobierno; detonante para que los responsables decidieran suprimir definitivamente el programa», contextualiza Sergio Rochera.
Con los invitados confirmados para La movida nacional un día antes de la emisión, «José María Calviño, ordenó de inmediato la supresión del programa y el despido de su director», detalla el autor de la tesis doctoral. José María Calviño, entonces director general de RTVE, es el padre de la actual vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño.
El cambio de invitados y de tema motivó la decisión final de Calviño padre. Tras la prohibición de Televisión Española, Balbín decidió celebrar la tertulia –esta vez no hubo película– en el Hotel Palace de Madrid. Además de sobre la OTAN, se habló de la libertad de expresión.
Tiempo después Balbín diría que estos hechos lo convirtieron en un «traidor» para el PSOE y en «un rojo» para la derecha.
Cinco años después, en 1990, La clave volvió a la tele. Pero ya no a la pública, sino a una privada, Antena 3, donde se mantuvo hasta 1993. Pero esa ya es otra historia.

Un precedente

Previamente se había censurado otro programa, con la particularidad de que, tras el escándalo que se montó con la suspensión, finalmente se emitió.
El espacio en cuestión se tituló Balance de los municipios de izquierda. Estaba previsto, de entrada, para el 14 de enero de 1983. El motivo de la censura fue que entre los invitados figuraba José Alonso Puerta, un ex concejal del PSOE que había sido expulsado del partido de González y Guerra en octubre de 1981 tras destapar un caso de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por los socialistas. Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid, y –de nuevo– José María Calviño fueron los que convencieron de su suspensión a Balbín, según detalla en su tesis Sergio Rochera. Se alegó una enfermedad del presentador, lo que era falso, y en su lugar se emitió Napoleón en España. Los periódicos airearon el caso y finalmente Balance de los municipios de izquierda se emitió el 4 de febrero de 1983 con los invitados previstos antes de la intervención política.
Arriba de estas líneas pueden disfrutar de este programa en su totalidad. Junto al polémico Alonso Puerta vemos al alcalde de Córdoba (Julio Anguita), a un concejal del Ayuntamiento de Madrid (Álvarez del Manzano) y a un joven que por entonces era edil en Gijón (Francisco Álvarez-Cascos).
Comentarios
tracking