07 de octubre de 2022

Peter O'Toole recibió el Oscar honorífico en 2003

Peter O'Toole recibió el Oscar honorífico en 2003GTRES

Cine

El récord que Peter O’Toole nunca quiso tener

Se cumplen (o no) 90 años del nacimiento del eterno protagonista de Lawrence de Arabia

Peter O’Toole nunca supo con certeza si había nacido en junio o en agosto. Peor y más extraño aún, tampoco si había venido al mundo en Irlanda (en Connemara) o en Inglaterra (en Leeds, donde creció). Tenía varias partidas de nacimiento con su nombre y no sabía cuál era la correcta, así que optó por asumir el 2 de agosto de 1932 como su fecha de nacimiento. Del primero, porque Peter O’Toole volvió a nacer en 1976 cuando, como consecuencia de su alcoholismo, su páncreas estaba seriamente dañado y le extirparon parte del estómago. Aún nació una tercera vez cuando, dos años más tarde, estuvo a punto de morir por una enfermedad en la sangre. O’Toole salió adelante y vivió hasta los 81 años. A diferencia de su nacimiento, su muerte sí tuvo lugar y fecha conocidos: Londres y el 14 de diciembre de 2013.
Todavía hoy, cuando supuestamente se cumplen 90 años de su nacimiento, Peter O’Toole es el poseedor de un récord que es, al mismo tiempo, positivo y negativo. Una contradicción como la de sus partidas de nacimiento. Ningún otro actor ha recibido más nominaciones al Oscar sin ganarlo: ocho. Las mismas que Glenn Close con idéntico vacío.
Lawrence de Arabia inauguró la colección de nominaciones al Oscar de Peter O’Toole. Después vendrían otras siete candidaturas, todas ellas en la categoría de mejor actor. Las dos siguientes, curiosamente, por su interpretación del mismo personaje, Enrique II, en Becket y en El león en invierno. Adiós, Mr. Chips, La clase dirigente, Profesión: el especialista, Mi año favorito… En la noche de los Oscar, el nombre de Peter O’Toole solo se escuchaba una vez, con la lectura de los nominados, y no una segunda al abrir el sobre con el ganador. Su último cartucho era su papel en Venus, por el que en 2007 recibió su octava y última nominación. Tampoco ahí tuvo suerte.
Cuatro años antes, la Academia de Hollywood quiso reparar la injusticia y le concedió el Oscar honorífico. Se lo entregó Meryl Streep, que en aquella noche de 2003 estaba nominada como mejor actriz por Adaptation (El ladrón de orquídeas). Era su 13ª nominación al Oscar (ya acumula 21) y con ella superaba las 12 de la mujer que hasta entonces poseía el récord de candidaturas: Katharine Hepburn. Meryl Streep no ganó pero ya tenía dos estatuillas y años más tarde recogería la tercera. Su premio aquella noche era entregar el Oscar a Peter O'Toole, que antes había tenido otro honor: ser el primer actor en rechazar el Oscar honorífico.
Peter O'Toole pensaba que esa distinción implicaba que ya no podría ganar una estatuilla por su trabajo en una película y no por toda la carrera. Llegó a escribir a la Academia de Hollywood para comunicar que agradecía el reconocimiento pero rechazaba el premio. La Academia le hizo ver que Paul Newman y Henry Fonda ganaron el Oscar después de recibir el premio honorífico. Peter O'Toole cambió de opinión. Su larga travesía por el desierto en los Oscar había concluido.
Comentarios
tracking