Fundado en 1910

24 de febrero de 2024

Chicote, con pinganillo, en el programa de este jueves

Chicote, con pinganillo, en el programa de este juevesLa Sexta

Pesadilla en la cocina

¿Por qué lleva Chicote un pinganillo?

Durante su visita al restaurante Bámbola, de Málaga, se le vio el aparato intercomunicador en la oreja derecha

No es habitual que se vea la trastienda de Pesadilla en la cocina, sus secretos, sus trucos de rodaje, por pequeños que sean. De hecho, hace unas semanas hubo mucho revuelo porque uno de los propietarios a cuyo rescate acudió Chicote aireó muchos detalles de la mecánica del programa. Chema, empresario de restauración en Puertollano, contó que no le dejaron contratar a más personal, que le metían a cenar a los comensales todos de golpe, que la producción paga al restaurador cinco euros por persona coma lo que coma, que al personal de los locales le piden que no limpien las cocinas… También ofreció detalles técnicos, como que el equipo de Pesadilla… lo forman 30 personas o que los menús los elabora una mujer y no Chicote. Pero nada dijo del pinganillo del chef, que este jueves ha tenido sus segundos de protagonismo.
El aparato intercomunicador se le vio a Chicote en la oreja derecha mientras hablaba en el comedor con María Jesús, dueña del restaurante Bámbola, en Málaga. Era una conversación muy humana y sentimental, de esas que gustan al cocinero de Carabanchel, es decir, de esas que parece llevar con naturalidad. ¿O no? Hace unas semanas, Joaquín entrevistó precisamente a Chicote y lo hizo con un pinganillo desde el que Mercedes Milá le cantaba algunas preguntas. El futbolista reconoció que usa este aparato en todas las entrevistas. ¿Hace lo mismo el cocinero? ¿Acaso le estaban diciendo por vía interna algo qué preguntar a María Jesús para echar leña al fuego, que es algo muy del gusto de los guionistas? ¿O que tenía que levantarse ya de la mesa e ir a la cocina a ver si encontraba grasa hacinada en algún rincón? Todo esto se preguntaban los usuarios de las redes sociales.
Pues la explicación, según el propio interesado, es otra. En una entrevista con La Razón contó que lo «lo usan para decirme que me coloque aquí o allá, porque me cruzo delante de la cámara, me meto en medio y no dejo ver». En este caso, no era necesario porque estaba sentado. Y es que también tiene otra utilidad, como contó en la web Vertele: «Para mí no funciona como un pinganillo, sino como walkie. Desde dirección me dicen lo que está pasando fuera, es mi llamada de atención».
Así pues, misterio aclarado.
Comentarios
tracking