Fundado en 1910

20 de abril de 2024

Clint Eastwood, protagonista de Harry el Sucio

Clint Eastwood, protagonista de Harry el Sucio

Historias de película

Las cinco estrellas de Hollywood que rechazaron a Harry el Sucio y alegraron el día a Clint Eastwood

Eastwood no era la primera opción para protagonizar la mítica película, pero sí fue la mejor

«Sé lo que estás pensando. Si disparé las seis balas o solo cinco. La verdad es que con todo este ajetreo también yo he perdido la cuenta. Pero siendo este un Magnum 44, el mejor revólver del mundo, capaz de volarte los sesos de un tiro, ¿no crees que debieras pensar que eres afortunado? ¿Verdad que sí, vago?». La frase, como el personaje, como la película, y como toda la saga, es de Clint Eastwood. De Clint y de la historia del cine. Lo será para siempre. Pero pudo no haberlo sido nunca.
La reflexión, revólver en mano, partía de la voz de Clint Eastwood (para los españoles, la de Constantino Romero), pero el personaje de Harry el Sucio (1971) estaba destinado a otra voz. A La Voz.
Cuando Warner Bros compró los derechos a Universal, pensó en Frank Sinatra como Harry el Sucio. Y él se mostraba encantado con la idea, pero encontraba dos factores de peso para no aceptar la propuesta. Su padre acababa de fallecer y, en aquel momento, Sinatra prefería embarcarse en un proyecto menos oscuro. El otro factor era de peso en sentido literal.
Varios años antes, durante el rodaje de El mensaje del miedo (1962), Frank Sinatra se había roto la muñeca. Y cuando probó a empuñar el revólver de Harry el Sucio, comprobó que el arma pesaba demasiado para su maltrecha muñeca. Sinatra quedaba fuera de una lista que solo sería negra, muchos años después, en 1988, en la quinta y última película de la saga. Él aún no lo sabía, pero con el adiós de Frank Sinatra al personaje, Clint Eastwood había esquivado su primera y más peligrosa bala para convertirse en Harry el Sucio.
Sé lo que están pensando: '¿quiénes son las otras estrellas de Hollywood que rechazaron el papel de Harry Callahan?'. Sí, después de la bala perdida por Frank Sinatra, hubo otras cinco balas o solo cuatro. Con todo este ajetreo, también yo he perdido la cuenta.

John Wayne y Paul Newman

Que Frank Sinatra dijese no a Harry el Sucio, lejos de suponer una puerta abierta para otro de los grandes de Hollywood en los que se pensó para el personaje, representó un sonoro portazo por su parte. Era John Wayne. Y John Wayne, según el propio John Wayne, no aceptaba las migajas que iba dejando Frank Sinatra. Por eso, y porque pensaba que el personaje del hombre que rompe las reglas para aplicar la ley ya lo había interpretado unas cuantas veces, John Wayne no quiso ser Harry Callahan.
Tampoco quiso Steve McQueen, que no quería repetir como policía después de Bullitt. Ni Burt Lancaster. Y menos aún Paul Newman. El personaje le parecía demasiado duro para él. No se equivocaba. Pero, aparte de eso, en su negativa también se escondían cuestiones políticas. Él era de izquierdas, del Partido Demócrata, y Harry el Sucio siempre se ha asociado a la derecha. Fue Paul Newman quien sugirió el nombre de Clint Eastwood. Cuando a Clint se le presentó la oportunidad, pidió dos cosas: que la película transcurriese en San Francisco y no en Nueva York, como estaba previsto; y que el director fuera Don Siegel. Las dos se hicieron realidad.
Quentin Tarantino, en su libro Meditaciones de cine, explica las grandes virtudes que Don Siegel demuestra en Harry el Sucio. «Su técnica y todos sus puntos fuertes combinados en total armonía. La forma en que el director maneja al héroe y al villano de la película. Su atracción por la fotografía de exteriores. Su capacidad para impactar al público mediante la brutalidad y también para emocionar mediante escenas de acción (…). Su humor intercalado en lo que, en esencia, es un thriller truculento».
Cinco o seis balas perdidas después, tantas como estrellas de Hollywood que rechazaron el personaje de Harry el Sucio, quien tenía motivos para pensar que era afortunado era el propio Clint Eastwood. Él, y todos los que hemos disfrutado desde entonces con Harry el Sucio. Porque en eso de disparar con la misma puntería con el revólver y la lengua, también en eso, Clint Eastwood siempre ha sido el mejor.
Comentarios
tracking