29 de junio de 2022

El diplomático Jesús Silva

El diplomático español Jesús Silva ha destacado por su defensa de la libertad en Venezuela

El diplomático español Jesús Silva recibe la Medalla de Honor de la Asociación Mundial de Juristas

El diplomático español ha destacado por una valerosa defensa de los derechos humanos, especialmente de los presos políticos de nacionalidad española, frente a los abusos de poder del chavismo en Venezuela

La WJA ha reconocido la labor del diplomático en defensa de la libertad, el estado de derecho y la democracia. La Medalla de Honor de la WJA ha sido entregada por Javier Cremades, presidente de la WJA, durante el Foro de la Libertad de Oslo, celebrado en la capital noruega del 23 al 25 de mayo.
El Foro de la Libertad de Oslo, organizado por la Fundación de Derechos Humanos, reúne a destacadas personalidades de todo el mundo, activistas y víctimas de regímenes autoritarios, comprometidos con la defensa de la libertad y la dignidad.
La Asociación Mundial de Juristas (WJA) ha entregado su Medalla de Honor al diplomático español Jesús Silva , actual Cónsul General de España en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, ex Embajador de España en Venezuela, Panamá y Jamaica. La labor del diplomático en la delegación española en Venezuela, desde marzo de 2017 hasta noviembre de 2020, le ha valido este galardón, por su trayectoria como embajador y por haber defendido los valores que profesa la WJA, en especial su defensa del Estado de derecho y la dignidad humana ante los abusos de poder .

Negociaciones secretas

El tiempo de Silva en Caracas fue muy turbulento. Desde su llegada, la embajada fue sede de negociaciones secretas entre el chavismo y la oposición venezolana. También fue un centro de valerosa defensa de los derechos humanos, especialmente de los presos políticos de nacionalidad española. Tras las elecciones presidenciales de mayo de 2018, consideradas fraudulentas, el chavismo mantuvo el control del territorio y del gobierno en Venezuela, pero sin el reconocimiento de la Unión Europea y otros países del mundo. Por su parte, la oposición, representada por Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado por los Estados Unidos, la Unión Europea y numerosos países libres, mantuvo la autoridad moral. En medio de este escenario, el gobierno español otorgó asilo en la residencia del Embajador de España en Caracas, en calidad de huésped, al preso de conciencia y activista venezolano, Leopoldo López , uno de los principales opositores al régimen de Nicolás Maduro.

Defensa de la libertad

La labor del Embajador Silva, manteniendo el equilibrio para preservar las relaciones diplomáticas entre ambas naciones y al mismo tiempo defendiendo los valores de la libertad, la democracia y el estado de derecho, ha sido una tarea muy delicada; un verdadero ejemplo de la utilidad y vigencia de la diplomacia contemporánea. Por ello, en palabras de Javier Cremades , presidente de la Asociación Mundial de Juristas : «Reconocemos en él su valerosa defensa de los valores de la libertad, así como de los derechos humanos y la democracia en circunstancias extremas, durante su responsabilidad como embajador de España». En Venezuela, Silva entronca con la mejor tradición de diplomáticos españoles que han sabido arriesgarse para proteger la vida y la dignidad de las personas. En diferentes circunstancias, a la gente le gusta una personalidad como la de Ángel Sainz Briz, que nos muestra que, cuando una profesión se ejerce con sentido, el mundo se convierte en un lugar más habitable, aún en circunstancias tan dramáticas como las que vive hoy el pueblo venezolano, privado de sus derechos democráticos y de los valores del Estado de derecho».
De hecho, así lo ha refrendado el líder venezolano Leopoldo López, que ha sido «testigo de cómo el embajador Silva asumió una línea permanente de defensa de los presos políticos, de sus derechos humanos y del acompañamiento de sus familias».
Comentarios
tracking