29 de enero de 2023

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras recibir la distinción como "Alumni UCM Ilustre"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras recibir la distinción como «Alumni UCM Ilustre»EFE

¿Cuál es la canción en la que se refugia Isabel Díaz Ayuso?

Se trata de Peces de Ciudad de Joaquín Sabina, que dice, entre otros versos: «... al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver»

La flamante «alumna ilustre» de la Universidad Complutense (a propuesta del progresista rector Joaquín Goyeche) también presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tiene una canción donde refugiarse.
Se supone que refugiarse no de Elisa María Lozano, la enloquecida mejor alumna de la facultad, con un 9,28 de media, que recogió su diploma al grito de: «¡Ayuso, pepera, los ilustres están fuera!», antes (o después) de añadir que no quiere su título para nada porque los «ilustres son los que estaban fuera», alumnos que le dedicaban a la presidenta bonitos epítetos como «asesina», «cucaracha» o «terrorista».

'Peces de Ciudad'

Díaz Ayuso sí aceptó el honor de la Universidad y se sabe que más allá de sus constantes momentos públicos, en la escasa intimidad de sus pensamientos suena Peces de Ciudad de Sabina, esta vez quizá sí, al menos, para paliar la fealdad de ataques verbales como los de los estudiantes radicales de «izquierda». También se sabe que la presidenta madrileña tiene la flor de Violator, de Depeche Mode, tatuada en el brazo.
"Se peinaba a lo garçon/ La viajera que quiso enseñarme a besar/ En la gare d'Austerlitz/ Primavera de un amor/ Amarillo y frugal como el sol/ Del veranillo de San Martín.
Hay quien dice que fui yo/ El primero en olvidar/ Cuando en un si bemol de Jacques Brel/ Conocí a mademoiselle Amsterdam...".
En Comala comprendí/ Que al lugar donde has sido feliz/ No debieras tratar de volver".
El refugio confeso de Díaz Ayuso en la poesía, «Words like violence» («Palabras como violencia», igual que las de la Complutense), así comienza el Enjoy the Silence de los británicos, el silencio tatuado como tatuado lleva en el caletre los versos de aquel que ya no es tan de izquierdas porque tiene ojos y oídos.
Comentarios
tracking