29 de junio de 2022

El dibujo de Miguel Ángel que ha alcanzado el récord en la subasta realizada por Christie's en París

El dibujo de Miguel Ángel que ha alcanzado el récord en la subasta realizada por Christie's en ParísChristie's

Un dibujo de Miguel Ángel bate récords al ser vendido en París por 23,1 millones de euros

Declarado tesoro nacional francés, se trata de una copia de uno de los frescos de Masaccio en la Capilla Brancacci, y es el primer estudio conocido de un desnudo del maestro Miguel Ángel

Un dibujo del maestro renacentista Miguel Ángel Buonarroti, Un hombre desnudo (después de Masaccio) y dos figuras detrás de él, realizado con pluma y tinta marrón en dos tonos (33 por 20 centímetros), acaba de ser subastado en la sala Christie's de París. Su estimación más alta era de 30 millones de euros. Se remató finalmente en 23.162.000 euros (unos 24,3 millones de dólares). Propiedad hasta hoy de un coleccionista particular francés, es una de las escasas obras del maestro del Renacimiento en manos privadas: hay menos de diez dibujos del artista en colecciones particulares. Fue declarado tesoro nacional francés, lo que impedía su exportación, pero al no ejercer el Estado galo su derecho de tanteo, la obra podrá salir del país.
El récord de dibujo antiguo en subasta lo ostenta actualmente una obra de Rafael, Cabeza de un apóstol, vendida por 26,5 millones de libras esterlinas (31,24 millones de euros) en Sotheby's en 2012. Christie's vendió otro dibujo de Rafael, Cabeza de una musa, por 26 millones de libras esterlinas en 2009. El anterior récord en subasta de Miguel Ángel se estableció en Christie's en 2000 cuando Estudio para Cristo resucitado se vendió por 8,1 millones (unos 12,3 millones de dólares). Un año después, Sotheby's vendió otro boceto de Miguel Ángel, Estudio de una mujer de luto, por 5,4 millones de libras esterlinas.

Una copia de Masaccio

Este dibujo inédito, uno de los descubrimientos más emocionantes realizados en el campo de los dibujos de los maestros antiguos en las últimas décadas, es una importante adición a un pequeño grupo de dibujos de Miguel Ángel de la década de 1490, copiados de obras de maestros florentinos anteriores. «Durante muchos meses dibujó a partir de los cuadros de Masaccio en el Carmine», escribió Giorgio Vasari en su Vida de Miguel Ángel de 1568, refiriéndose a las pinturas del pintor de principios del siglo XV (1401-1428) Masaccio en Santa Maria del Carmine, en Florencia. «Allí copió aquellas obras con tanto juicio, que los artesanos y todos los demás hombres quedaron asombrados, de tal manera que creció contra él la envidia junto con su fama».
El dibujo de Miguel Ángel junto a un retrato del pintor atribuido a Daniele da Volterra en 1545

El dibujo de Miguel Ángel junto a un retrato del pintor atribuido a Daniele da Volterra en 1545

Los dibujos pueden fecharse en la época en que Miguel Ángel disfrutó de la protección de Lorenzo de Medici, y más tarde de su hijo Piero de Medici, quien alentó al joven artista a estudiar la escultura antigua y el arte del Renacimiento temprano en los años inmediatamente anteriores a la creación de algunas de sus obras más famosas, como la Piedad de San Pedro, Roma (1498-1499), y el David de mármol en la Galleria dell'Accademia, Florencia (1501-1504). Un dibujo anterior, posiblemente fechable a principios de la década de 1490, es una copia de un fresco en Santa Croce por otra fuerza fundamental en la pintura italiana temprana, Giotto (1266/1276-1337), y se encuentra en el Museo del Louvre. La técnica de la pluma de todos los dibujos mencionados tiene una fuerte deuda con la del primer maestro de Miguel Ángel, Domenico Ghirlandaio (1449-1494), con quien estudió en los años alrededor de 1490.
En su centro, el nuevo dibujo reproduce el hombre tembloroso a la derecha en el Bautismo de los Neófitos (Hechos de los Apóstoles 2:41), uno de los frescos de Masaccio que ilustran la vida de San Pedro en la capilla Brancacci. Dibujado con pluma y tinta marrón, Miguel Ángel construyó el volumen del cuerpo desnudo de la figura en una red muy unida de sombreado fino y sombreado cruzado. Sin embargo, en un momento algo posterior, reelaboró extensamente su copia con pluma y pincel y una tinta de un tono más oscuro, cambiando la posición de las piernas y los pies, redibujando la parte posterior de la cabeza y realzando la musculatura del hombre a lo largo de su espalda y glúteos, creando de hecho el estilo de figura poderosa y robusta que se convertiría en el sello distintivo del propio Miguel Ángel y el de innumerables seguidores a finales del siglo XVI y más allá. En un estilo bastante diferente y más enérgico, también agregó las figuras detrás del hombre, sin relación con la composición de Masaccio,

El desnudo más antiguo de Miguel Ángel

Este es probablemente el estudio de desnudo más antiguo que se conserva de un artista que, más que ningún otro en la historia del arte, exploró en su obra el poder expresivo del cuerpo humano y, en particular, del masculino. En esculturas como el David gigante de Florencia, la pareja de Esclavos del Museo Louvre o en los frescos de la Capilla Sixtina, Miguel Ángel instauró de una vez por todas el uso del desnudo para transmitir dramatismo y belleza en figuras musculosas de monumental proporciones, creando un modelo para innumerables artistas de generaciones y siglos venideros.
Esta revolución se produjo de forma paralela a la intención de Miguel Ángel de aprender de grandes artistas del pasado, tanto los de la antigüedad como los de la tradición artística florentina más reciente, y se dice que estudió anatomía en los cadáveres puestos a su disposición en el convento de Santo Spirito, protegidos por Piero de Medici. En la reelaboración de la figura central y la adición de las dos figuras detrás de él, el dibujo encarna tanto los impulsos retrospectivos como los progresistas en el arte de Miguel Ángel en este momento de su desarrollo.
La figura copiada del fresco de Brancacci inspiró al artista para sus dibujos posteriores de la Crucifixión que se encuentran en la Colección Real del Castillo de Windsor y en el Museo Británico, donde reutilizó la pose del hombre tembloroso para las figuras de la Virgen y San Juan Evangelista.
Hasta que fue reconocido como obra de Miguel Ángel en 2019 por Furio Rinaldi, entonces especialista en el departamento de dibujos de maestros antiguos de Christie, el presente trabajo había escapado a la atención de los estudiosos. En el siglo XVIII, el dibujo perteneció al commendatore Modesto Genevosio, un ilustre coleccionista turinés que, tras analizar las inscripciones, creía que se trataba del pintor boloñés de finales del siglo XVI Pietro Faccini, cuyo estilo excéntrico poco tiene que ver con Miguel Ángel. En 1907 el dibujo apareció por última vez en el mercado en una subasta celebrada en el Hôtel Drouot de París, donde se ofreció como obra de un artista de la escuela de Miguel Ángel. Paul Joannides, profesor emérito de Historia del Arte en la Universidad de Cambridge, confirmó la atribución a Miguel Ángel después de estudiar la obra de primera mano en primavera de 2018, y escribir un estudio detallado del dibujo.
Comentarios
tracking