10 de agosto de 2022

Sam Gilliam

Sam GilliamAFP

Muere Sam Gilliam, el pintor abstracto que 'liberó' las pinturas de los límites de sus marcos

A pesar de ser ninguneado por los altos círculos neoyorquinos, fue el primer artista negro en representar a los Estados Unidos en la Bienal de Venecia

Sam Gilliam, el pintor abstracto pionero mejor conocido por sus pinturas drapeadas y teñidas, murió el pasado sábado en su casa en Washington a los 88 años. Fue durante las décadas de 1960 y 1970 cuando alcanzó su verdadera personalidad, con gran experimentación, en un momento de gran agitación política y social, con la guerra la Guerra de Vietnam y la lucha por los derechos civiles de los negros.

«Es esto una pintura?»

Se hizo conocido por sacar las pinturas de los «límites» de los marcos, lo cual desafió al espectador a cada paso a decidir: «¿Es esto una pintura?». Colgaba sus obras abstractas sin estirar de los techos en grandes curvas y bucles, o los sujetaba con alfileres a las paredes. El uso que hizo de la tela sin estirar que se refería, la pintura que no parecía serlo del todo, influyó en artistas de varias generaciones.
Pinturas drapeadas de Sam Gilliam colgadas en el exterior del Museo de Filadelfia

Pinturas drapeadas de Sam Gilliam colgadas en el exterior del Museo de FiladelfiaTwitter

Como artista abstracto, se alejó de las imágenes y los mensajes políticos habituales de sus colegas negros; y a pesar de que fue mayormente ignorado por los grandes círculos del arte, en 1972 se convirtió en el primer artista negro en representar a los Estados Unidos en la Bienal de Venecia. Nació el 30 de noviembre de 1933 en Tupelo, en la misma ciudad (dos años antes) que Elvis.

Pinturas drapeadas

Su padre era granjero y su madre ama de casa. Mostró interés por el dibujo a una edad temprana, con los caballos (como el Ab Snopes de Faulkner, otro de Missisippi) como tema casi obsesivo. Aunque las pinturas drapeadas lo distinguieron, nunca fueron una forma exclusiva de trabajar. Las abandonó y volvió a ellas periódicamente, sobre todo en 1980 por una serie de encargos públicos.
'Jinetes de la estación central de Jamaica, azul' (Nueva York)

'Jinetes de la estación central de Jamaica, azul' (Nueva York)

Su carrera se centró en Washington, adónde se mudó en 1962 y donde expuso regularmente a partir de 1963, a pesar de que estuvo en contacto con galerías de todo el país y hasta tuvo varias exposiciones individuales en Nueva York entre 1968 y 1991, donde no repitió hasta 2017.

«He aprendido la diferencia entre lo que es realmente bueno y real para mí y lo que soñé que sería real y bueno para míSam Gilliam

Una cierta resignación a la capital del país tuvo su mayor ejemplo en una entrevista para el Smithsonian en 1989: «He aprendido la diferencia entre lo que es realmente bueno y real para mí y lo que soñé que sería real y bueno para mí. He aprendido a, no quiero decir que haya aprendido a amar esto, pero he aprendido a aceptar esto, el asunto de quedarme aquí».
'Chevrons', obra de Sam Gilliam expuesta en el Walter E. Washington Convention Center

'Chevrons', obra de Sam Gilliam expuesta en el Walter E. Washington Convention Center

«Sam Gilliam fue uno de los gigantes del Modernismo», dijo Arne Glimcher, fundador de la Galería Pace en Nueva York, una de las galerías que anunciaron la muerte del artista en un comunicado.

«Cambió la historia del arte»

«Estas obras revolucionarias (...) han cambiado la historia del arte», escriben Glimcher y otro galerista, David Kordansky, quien considera que «Sam encarnaba un espíritu vital de libertad». «Gilliam transformó el soporte de la pintura y su relación con el contexto espacial y arquitectónico en el que se ve».
Comentarios
tracking