25 de junio de 2022

Los Red Bull de Verstappen y Pérez lideran la carrera

Los Red Bull de Verstappen y Pérez lideran la carreraEFE

Sainz sobrevive cuarto en el frenazo de Ferrari con nueva victoria y liderato de Verstappen y Red Bull

Con el abandono de Leclerc, Fernando Alonso acabó noveno a pesar de salir último y después de una polémica actuación de Alpine. Regreso de los Mercedes a la lucha por el podio

Escopetado salió Leclerc desde la primera plaza y Verstappen muy recto por detrás, observando, atento a cualquier error de su oponente que no cometió. Quien no salió como su compañero fue Sainz. Primero Russell, pegado al interior, apretó para pasarle antes de la primera curva, y luego Pérez, cruzándose nada más ver el semáforo en verde, a rebufo del inglés, también lo consiguió. Por detrás, Hamilton se tocaba con Magnussen, que decía adiós, mientras el de Mercedes pinchaba.
Por detrás Alonso subía cinco posiciones. También la espuma era para Schumacher. La grada vivió con la pasada de Alonso, último en la salida, subiéndose por la hierba, como Valentino aquella vez en el sacacorchos con Stoner. Sainz trompeaba en la vuelta 7, tras la frenada, y en la 10 lo hacía el campeón del mundo para dejar a Leclerc casi dando un paseo en calesa por el circuito. Russell era el segundo y el tapón para Pérez y Verstappen. Fueron entrando en boxes sobre la vuelta 12 y 13. El primero de los de arriba, precisamente el holandés y Russell.

Max, sin DRS

Perseguía el campeón al Mercedes, pero el DRS se abría y se cerraba de repente, como un cuco. En la siguiente oportunidad se mantuvo fuera el pajarito de Max, pero llegó tarde al final de la recta a pesar de la velocidad muy superior. Se metió Checo, el otro Red Bull, y se asomó cuarto a la pista, justo detrás de su compañero. Se quejaba el holandés del DRS caprichoso, con razón, mientras se subía por los peraltes hecho un basilisco.
Casi se escuchaban los cascabeles y los cascos del tílburi de Leclerc, a 20 segundos de su máximo competidor en el Mundial, atrapado en la jaula del Mercedes interpuesto. En la 22 entraba el líder del campeonato para entrar con 7 segundos de ventaja sobre Russell y unas ruedas flamantes. En la vuelta 24 sucedió la mejor hasta el momento. Verstappen al fin llegó a tiempo a la curva. Pasó a Russell, pero el británico hizo como si se pasara el capote por detrás.

En la vuelta 27 gritaba Leclerc: «¡No power!», a quien se le acababa el paseo de placer

Se lanzó el holandés por fuera, pero allí estaba su rival del día tapando con argamasa cualquier hueco para un holandés errante. Mientras tanto era Pérez el que se acercaba por detrás del tapón y su fontanero. La historia se repetía vuelta tras vuelta. El DRS de Verstappen funcionaba una vez y otra no. En la 27 gritaba Leclerc: «No power», a quien se le acababa el paseo de placer. Increíble. Adiós turbo y adiós líder del Mundial. Fue el domingo de la familia de Amarcord estropeado al final por el tío del manicomio que se sube al árbol gritando: «¡Quiero una mujer!».
Russell era ahora primero y entró Verstappen para dejar de ver al británico por delante. Ahora era Pérez el encargado del Mercedes, el que veía el alerón de plata que parecía deslumbrar con el sol. Pero al mexicano, como si estuviera más acostumbrado al sol y, sobre todo, con DRS, se lo quitó de en medio casi a la primera. Bottas era tercero por poco tiempo. Era el regreso por detrás de Verstappen. Por detrás y por fuera y con la afición echándose las manos a la cabeza.

Líder Verstappen

Había golpe al Mundial. Verstappen volaba, tercero. Sainz sexto a seis segundos de Ocon, su compañero, Alonso, el 11º. Tres segundos por vuelta le recortaba Max a George con más de media carrera por delante. ¡Era interesante la Fórmula 1! Cuando llegó Verstappen a Russell, el de Mercedes se salió. Fue justo antes de la pelea. Salió tercero después de Pérez, que también había entrado. Verstappen lideraba por primera vez con una parada menos. El neumático blando de Max, que apuraba, lo transportaba.
Hamilton, a lo tonto (a lo listo, más bien) aparecía por las plazas de privilegio después de todo. Era sexto. Y Sainz quinto. Había que mirar a los dos, que podían pasar del desastre inicial a una pequeña gloria. Alonso era noveno tras la entrada de Vettel y Verstappen apuraba la rueda para salir bien tras la parada. Lo conseguía tras una parada como un destello. Era segundo tras Pérez, con Russell ya hecho historia para el campeón del mundo.

En la radio de Red Bull se escucha que se acerca el holandés. Responde el mexicano que no es justo, pero que si llega lo dejará pasar

La duda es si las órdenes iban a ser decirle a Checo que dejara pasar a Max por el bien del campeonato y del primer piloto. Sainz entró para intentar de quitarse a Bottas por fuera de la pista. Verstappen iba un segundo por vuelta más rápido. En la radio de Red Bull se escucha que se acerca el holandés. Responde el mexicano que no es justo, pero que si llega lo dejará pasar. Eso hizo Checo a pesar de que a su compañero no le iba el DRS. Le dejó pasar entre las curvas, como entre la maleza. Como para que no se notara.
Hamilton hacía vuelta rápida en el momento en que pasaba a Ocon para ponerse sexto. Russell paró para volver cuarto hasta que Bottas lo vio pasar una décima de segundo. A Alonso le hacían la cusqui la rueda derecha y Alpine. Otra vuelta rápida para Hamilton. Alonso volvía a la novena plaza y Sainz se ponía tras Bottas para la cuarta. Lo lograba el español con Lewis por detrás.

El toro coge al 'cavallino'

A ver el ritmo de estos dos, donde estaba el interés de la carrera a falta de ocho vueltas. La velocidad del inglés era imposible de frenar. Era Hamilton el cuarto. Tercero y cuarto los Mercedes en un salto sobre los Ferrari, un resultado que volvía a cambiar en las últimas vueltas. Finalmente Sainz pudo pasar a Hamilton, obligado a frenar en la recta, sin combustible, y alcanzar una cuarta plaza que sabe a poco para un cavallino rampante al que persigue, y supera, un toro rojo.
Comentarios
tracking