25 de junio de 2022

Los miles de aficionados que poblaron el Camp Nou celebran uno de los goles de su equipo

Los miles de aficionados que poblaron el Camp Nou celebran uno de los goles de su equipoEFE

La fórmula del Barcelona para evitar una invasión de aficionados visitantes como la del Eintracht

Presentan novedades en la forma de entrar al estadio, con castigos a los abonados que cedan sus asientos como ocurrió contra el equipo alemán

El pasado mes de abril el FC Barcelona vivió uno de los momentos más bochornosos de su historia reciente. Además de caer en cuartos de final de la Europa League tuvo que ver como su estadio, el Camp Nou, estaba llenos de aficionados del Eintracht de Frankfurt.
La imagen dio la vuelta al mundo y fue la representación del momento tan malo que vivía el Barcelona a todos los niveles: su campo invadido por aficionados visitantes, unos 30.000 en el Camp Nou. El ridículo culé fue admitido por el propio club y se puso manos a la obra para evitar algo así en el futuro.
Ahora desde el Barça se han presentado una serie de medidas con las que intentarán que sus abonados no vendan sus asientos a otros aficionados. En concreto el club recupera el denominado 'Seient lliure' (sistema libre), que viene a ser un proceso de cesión de ese asiento que permite al abonado, que no puede ir al partido, liberar su localidad para que otro aficionado pueda utilizarla.
El Barcelona premiará a sus abonados más fieles con un incentivo para que vayan al estadio. A estas personas que asistan a un 85% de los partidos se les darán ventajas del tipo de descuentos de entradas para acompañantes, más participación en sorteos de entradas y camisetas, descuentos en servicios de restauración en el Camp Nou...

Castigos a los abonados que no vayan

Sin embargo, a esos abonados que no asistan, cedan o liberen su asiento en 10 partidos de la temporada el club les castigará. Con una notificación previa, el Barça les quitará el derecho al asiento 72 horas antes del partido. Ese abono se pondrá como entrada a la venta para cualquier aficionado. Y además en el caso de los socios abonados «que no asistan, cedan o liberen en partido alguno durante la temporada 2022/23», éstos «perderán su condición de abonado en el Camp Nou» para la temporada 2023/24. Sin embargo, y tras el acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona, el club azulgrana no jugará esa temporada en el Camp Nou, sino en el Olímpico de Montjuic.
Además, el Barcelona añade que «si no se asiste o se libera el abono en ningún partido durante toda la temporada», el club retirará el abono al socio de manera automática.
Hay además dos novedades: los abonos pasarán a ser digitales gestionados por una aplicación de móvil-con un primer plazo de seis meses que será voluntario- y se pone fin a las excedencias de los abonos, medida que se puso tras la pandemia ante la incertidumbre por los aforos en eventos deportivos.

El Barcelona premiará a sus abonados más fieles con un incentivo para que vayan al estadio

Si bien se había decidido que en competiciones europeas todas las entradas fueran nominativas, ahora el Barcelona también lo amplía a cualquier competición: todo aquél que entre al Camp Nou deberá ser con un abono nominativo, el suyo o el de familiar que previamente se ha avisado del cambio de nombre.

Temas

Comentarios
tracking