16 de agosto de 2022

Nasser Al-Khelaïfi, durante su estreno en la presidencia de esta asociación

Nasser Al-Khelaïfi, durante su estreno en la presidencia de esta asociaciónECAEurope

Al-Khelaïfi y la obsesión contra la Superliga que llega hasta a los amistosos

Presiona a los equipos de la ECA (Asociación de Clubes Europeos), de la que es presidente, para que no jueguen encuentros de preparación ante los defensores de la Superliga

Cuando hace exactamente una semana la Roma anunciaba que se caía del Trofeo Joan Gamper, el partido de presentación del FC Barcelona ante su público, explicó que era porque quería cambiar «la planificación de los amistosos de verano con el fin de crear las mejores condiciones de trabajo posibles de cara a la próxima temporada».
No era así. En realidad el bandazo de la Roma y su plantón al Barcelona se debió por presiones. Concretamente las que tuvo el equipo italiano por parte de Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG que en ese caso no ejercía como tal, sino como presidente de la ECA, la Asociación de Clubes Europeos.
Al-Khelaïfi, en su obsesión contra la Superliga al haber encontrado en esa oposición la mejor de las complicidades con la UEFA, llamó a la directiva romana, a la que presionó para que anulara ese encuentro amistoso. El qatarí tiene entre ceja y ceja a los equipos de la Superliga –que defensores como tal de este proyecto quedan tres: Juventus, Barcelona y Real Madrid– por lo que presionó a la Roma para que no participara en un encuentro organizado por el Barcelona.
La ECA es un organismo creado en 2008 y que se presenta como el único independiente que representa directamente a los clubes de fútbol de Europa. La inmensa mayoría de ellos están integrados en la ECA –también los nueve que se 'bajaron' de la Superliga– pero de independiente le queda ya poco, toda vez que a raíz del conflicto por el nuevo proyecto en el fútbol se alió más si cabe con la UEFA. De esa complicidad salió la nueva presidencia de este ente, a la que llegó Al-Khelaïfi el pasado mes de abril.

Boicotear sus amistosos

En clara oposición a la Superliga, el dirigente qatarí ha iniciado una campaña contra estos equipos y la última medida ha sido la de boicotear sus amistosos. No acepta que ningún miembro de la ECA juegue contra ellos y por eso presionó para que la Roma suspendiera su presencia en el Joan Gamper, así como también lo ha hecho más tarde con el Milan, con el que el Barcelona tenía negociaciones avanzadas para que acudiera a su trofeo.
Solo con ver los amistosos de pretemporada que tienen previstos los tres equipos que defienden la Superliga se puede comprobar cómo los tentáculos de Al-Khelaïfi llegan a esa presión con los clubes que dirige indirectamente desde la ECA. Juventus, Barcelona y Real Madrid se enfrentarán entre sí en Estados Unidos. Hay un Real Madrid - Barcelona (23 de julio), un Juventus - Barcelona (26 de julio) y un Real Madrid - Juventus (30 de julio).
Ceferin, presidente de la UEFA, en una asamblea de la ECA

Ceferin, presidente de la UEFA, en una asamblea de la ECAECAEurope

Los demás encuentros de preparación previstos por estos tres conjuntos son ante equipos no adscritos a la ECA: el Real Madrid jugará ante el América de México, la Juventus ante otro conjunto mexicano –el Guadalajara–y el Barcelona ante el Olot (de 3ª División catalana) y contra el New York Red Bulls. Es pues una pretemporada que servirá como mini Superliga.

El PSG manda en una ECA que no fundó

La ECA es un organismo con fuerza porque contó desde su inicio con los mejores equipos de cada país. Nació dando plazas a los clubes más significativos de cada liga, como contrapeso a la UEFA y con el objetivo de defender de forma conjunta sus intereses que van desde el reparto de beneficios económicos de las competiciones hasta la elaboración de los calendarios anuales.
Con el anuncio de la Superliga y la unión Al-Khelaïfi (PSG) - UEFA, la ECA se convirtió en una herramienta más de oposición a ese nuevo proyecto que de adoptar su carácter fundacional. Y es que cabe recordar que entre los 16 equipos que fundaron la ECA no estaba el PSG, que por aquél entonces era un equipo mediano de Francia, sin grandes éxitos. En cambio sí estaban el Barcelona, el Real Madrid y la Juventus, clubes fundadores que ahora no pertenecen a la ECA. Sí está el Atlético, que se salió y entró tras renegar de la Superliga. Al-Khelaïfi le cogió en brazos e integró en su directiva a Miguel Ángel Gil Marín. Los otros equipos españoles que están en la ECA son el Sevilla, el Athletic, el Valencia, el Villarreal y la Real Sociedad.
Al final, la ECA ha quedado como un 'chiringuito' de la UEFA, una herramienta del máximo organismo del fútbol europeo para ir contra los conjuntos de la Superliga. Por eso, se puso en su presidencia a Nasser Al-Khelaïfi y por eso ahora su obsesión es la de arrinconar a los equipos de la Superliga, aunque sea en algo tan intrascendente como amistosos de preparación para la temporada.
Comentarios
tracking