Fundado en 1910

16 de abril de 2024

Macron vuelve a presionar a Mbappé para que se quede en el PSG

Edición: Paula Andrade

Macron vuelve a presionar a Mbappé para que se quede en el PSG hasta los Juegos Olímpicos de París

Hace unos meses Macron coincidió con Kylian Mbappé en un acto y el desvío de la mirada del futbolista decía muchas cosas sin hablar. El jugador ha dejado claro a los poderes fácticos de Francia que ya cedió el año pasado al quedarse en el PSG para acudir al Mundial como integrante del club francés y opina que ya ha dado mucho a su nación.
Su exposición a los poderes políticos y sociales franceses es que ya es hora de luchar por el beneficio de una carrera personal que ha comenzado la curva del descendente al jugar una liga menor y en un equipo con limitaciones, como él mismo dijo para responder a los ataques de Al-Khelaifi.
La estrella no quiso cruzar su mirada con Macron en aquella ocasión. Lo hizo con buenas razones, porque se esperaba lo que ha sucedido en las últimas semanas. El presidente de Francia vuelve la carga y presiona a la figura nacional para quedarse otra temporada más en el París Saint-Germain con vistas a los Juegos Olímpicos de París del próximo verano.

La prensa francesa presiona

La prensa parisina se ha sumado a esta campaña para conseguir otra vez que Kylian y su madre acepten la continuidad por una campaña más con el reclamo de los Juegos Olímpicos. Al-Khelaifi juega esta baza y le ofrece una renovación hasta 2025 con una cláusula de rescisión de 200 millones el 1 de julio del próximo año. Es la carta que coincide con el deseo de Macron.
Después de lo sucedido en anteriores oportunidades no podemos asegurar nada sobre el comportamiento de Fayza Lamari y su hijo, pero Mbappé telefoneó el año pasado a Florentino Pérez cuatro días después de renovar con el París Saint-Germain pidiendo perdón y reconociendo que se había equivocado.
Emmanuel Macron saluda a Kylian Mbappé

Emmanuel Macron y Kylian Mbappé, en una imagen de archivoGTRES

Si esas palabras eran francas, ahora no caerá en la trampa de Francia. Los agentes internacionales que trabajan para conseguir su traspaso le han aconsejado que rechace toda clase de ofertas para forzar su venta. Tiene contrato hasta 2024 y la única salida de Nasser Al-Khelaifi será negociar con el Real Madrid el cambio de colores para que no se vaya gratis dentro de once meses.

Dejar dinero al PSG

La figura del fútbol internacional ya expresó hace tiempo que deseaba dejar un dinero en el PSG y esta será la oportunidad. Aunque las críticas que Al-Khelaifi ha realizado contra la estrella le han hecho olvidar esas buenas intenciones. Sus manifestaciones respecto a que desea cumplir su contrato y seguir un año más son una respuesta agresiva al acoso del presidente del club, pues si eso se cumpliera se iría gratis del equipo dentro de once meses.
Nadie cree que se vaya gratuitamente de la entidad parisina. Estaría en su derecho, pero tendría que soportar un infierno. Sufriría ataques de Al-Khelaifi y de los radicales árabes que el dirigente financia para inyectar miedo. Lo hizo ante las casas de Neymar y Messi, con muchedumbres de seguidores pagados por el club que increparon a los dos futbolistas con tal de lograr su adiós. El argentino se marchó y el brasileño desearía hacerlo, pero nadie le paga a los 36 millones netos que cobra allí.

Sentarle en la grada: difícil

La campaña de los medios de comunicación franceses está lanzada, paralela a las intenciones de Macron, y se habla de la amenaza de sentar en la grada a Mbappé si no renueva. Todo es posible, pero no parece verídico.
Si el PSG actuara de esta manera soportaría críticas en todo el planeta que perjudicarían su reputación como empresa deportiva. No es lo mismo dejar sin jugar a Rabiot y a Verrati que a una figura mundial. Estas posiciones extremas ya significaron una amalgama de acusaciones contra Al-Khelaifi por no respetar los derechos de los profesionales a irse libres.

Nike y Mbappé

Hay un capítulo que pocos han valorado. El Paris Saint-Germain tiene un contrato con Nike por el que cobra dinero si Mbappé juega. Sentado en la grada no percibiría ese dinero. Y además podrían surgir patrocinadores que abandonaran a la entidad francesa. La repercusión de una actuación de este calibre suscitaría una polémica internacional y la hipotética presión a las marcas para abandonar al PSG.
Un segundo punto también es clave en esa hipótesis amenazante. Un futbolista puede denunciar a su club ante la FIFA, para conseguir la libertad ante su equipo, cuando no juega el diez por ciento de los partidos. El Reglamento del máximo organismo del fútbol defiende de esta forma a los jugadores que no tienen minutos por razones deportivas o sociales, como sería el caso.
En esta situación, la amenaza de quedar aparcado en la grada se antoja complicada. La sensación es que la prensa parisina juega a favor de obra para poner a Mbappé entre la espada y la pared.

Deuda del PSG: 378 millones

El consejo que los agentes internacionales dan a Mbappé es que aguante tranquilamente su posición hasta que el presidente del PSG vea que la única salida es el traspaso. Tiene que ser duro y no caer en la trampa de los poderes fácticos de su país. Si se mantiene impertérrito, Mbappé será traspasado. El PSG debe 378 millones y necesita esos 200 millones del Real Madrid, entre otras cosas para pagar su prima de lealtad de 40 millones que vence el 31 de julio.
Es el enfrentamiento entre Al-Khelaifi y Mbappé el que ha encallado la operación. Los agentes aconsejaban al futbolista que perdonara la mitad de su prima de lealtad para agilizar el traspaso y las críticas del presidente del París Saint-Germain contra su delantero frenaron esas buenas intenciones.
Es un antagonismo que se suma al distanciamiento que existe entre el dirigente árabe y el Real Madrid. En estas condiciones, cualquier palo en la rueda genera parones en la solución final.

Diga precio y banco

La casa blanca espera que sean el París Saint-Germain y el futbolista (su madre Fayza) quienes lleguen a un acuerdo para hacer efectiva la transferencia, si es que la familia Mbappé se mantiene en su posición de marcharse.
La entidad española solo quiere saber el precio y el banco, no piensa intervenir en conversaciones previas. Todos se conocen ya, todos están muy vistos y no hay que dar demasiadas explicaciones. La postura del Real Madrid es rotunda: si quieren un traspaso que lo digan y díganos el precio y el banco donde pagar.
Comentarios
tracking