Fundado en 1910

30 de mayo de 2024

Luka Modric, durante un calentamiento previo a un partido con el Real Madrid

Luka Modric, durante un calentamiento previo a un partido con el Real MadridGTRES

Luka Modric tiene la oferta como ayudante de Carlo Ancelotti, pero piensa seguir jugando

  • El croata dejará de ser futbolista del Real Madrid en junio y será despedido con un homenaje

  • El club le propone quedarse en otro cometido y Luka cree que le quedan dos años más de fútbol

En el Real Madrid se envejece muy mal . Es una frase mítica y real de la historia del club más exigente y más laureado del mundo. A Luka Modric le toca vivir el momento más duro, la hora de decir adiós a una plantilla que ha ganado con él cinco Champions.
Luka quizá tendría que haberse ido el verano pasado, cuando tenía la oferta de Arabia Saudí, una propuesta que ahora se mantiene. Pero decidió continuar un año más en el Real Madrid.
Dicen algunos que a Modric le prometieron un estatus que no se está cumpliendo. En el Real Madrid se envejece muy mal, insistimos. No hay estatus de protagonismo cuando tienes 38 años y los jóvenes te superan por vigor en un fútbol cambiante dominado por el poderío físico.
Modric se encuentra inmerso en una situación que la casa blanca ha vivido durante sesenta años, desde Di Stéfano a Puskas pasando por Santillana y Camacho. Luka tiene 38 años y ya no disfruta de la energía, palabra patentada de Ancelotti, para ser titular de un conjunto al que solo le vale ganar, en un fútbol que se ha transformado en una lucha de gladiadores donde el poder biológico supera a la calidad.
Ancelotti abraza a Modric tras su sustitución

Ancelotti abraza a Modric, el italiano ha sido un padre futbolístico para el croataEFE

El croata ya no es el protagonista de antes en el césped. Hoy el fútbol se dicta por los parámetros de Valverde, de Camavinga, de Tchouaméni, de Carvajal, jugadores que son capaces de continuar corriendo durante 120 minutos sin desmayo.
Seamos claros, sinceros: Modric ya no está para estos trotes al más alto nivel. Con 38 años le toca lo más difícil. Irse del primer equipo blanco. Se marchará en junio, tres meses antes de cumplir 39.

No hay oferta de renovación

Luka Modric sabe que no continuará en el plantel del Real Madrid desde hace meses. Nunca recibió una proposición de la casa para renovar, un premio de permanencia en la empresa que sí han escuchado Kroos, Lucas Vázquez, Lunin y Carvajal.
Luka sabe que se marcha en junio y la entidad madridista le ha propuesto lo que siempre ha hecho con los futbolistas de la casa, desde Di Stéfano a Gento, pasando por Miguel Ángel y Del Bosque, sin olvidar a Santisteban y Molowny: ofrecerle su continuidad en el Real Madrid, con otro cometido.

La extensión del entrenador

Carlo Ancelotti ha propuesto a la empresa que Modric se quede en el equipo la próxima temporada como ayudante suyo en el cuerpo técnico.
La idea es acertada. Zidane decía que Modric era su extensión en el campo y había que decirle muy pocas cosas. Ancelotti quiere que Luka trabaje a su lado porque ve muy bien el fútbol.
El centrocampista croata ha agradecido la iniciativa de Carlo, porque el italiano desea que siga ligado al grupo. Y el futbolista, de momento, no lo tiene claro. A Modric le gusta jugar, ser esa ampliación de un entrenador en el césped, y piensa continuar vestido de corto al menos un año más y quizá dos. Su familia está integrada en Madrid y vive muy a gusto, pero Luka desea tocar el balón y no dar órdenes. Por el momento.

La selección lo agota

Modric no continuará porque acusa el desgaste de tres lustros como referente del Real Madrid y de Croacia. Y el cansancio que genera su liderazgo con la selección arlequinada le ha pasado factura.
El seleccionador croata le hace jugar siempre 85 minutos y cuando regresa al Real Madrid no se encuentra en condiciones de rendir al máximo. Perdía la titularidad. Los 38 años rematan el cuadro.
Luka Modric, con el brazalete de capitán, en un partido esta temporada

Luka Modric, con el brazalete de capitán, en un partido esta temporadaGTRES

En la casa blanca deseaban desde hace tres años que dejara el equipo nacional, como hizo Kroos. No quiso. Es un ídolo nacional de Croacia, un icono. Y ese agotamiento se ha notado cuando volvía a jugar en el Real Madrid.
Modric daba oportunidades a otros compañeros y ellos aprovecharon esa opción. Valverde y Camavinga le fueron comiendo el terreno paulatinamente. El nuevo estilo de fútbol, todo potencia durante noventa minutos, hizo el resto. Y los 38 años no perdonan. Precisamente, ha durado en primera línea hasta esa edad gracias a una preparación física espartana y a una alimentación estricta que implicó que solo tenga un siete por ciento de grasa en el control de ADN. Pero ha llegado al límite.
Modric tiene pensado volver al Real Madrid más adelante. De momento dice que quiere jugar más tiempo. Hay una cosa clara: se ha ganado hacer lo que le dé la gana.

Temas

Comentarios
tracking