Fundado en 1910

16 de abril de 2024

La centrocampista de la selección española, Alexia Putellas (c), levanta el trofeo durante la celebración por el triunfo ante Francia en la final de la Liga de Naciones Femenina

La centrocampista de la selección española, Alexia Putellas (c), levanta el trofeo durante la celebración por el triunfo ante Francia en la final de la Liga de Naciones FemeninaEFE

España 2-0 Francia

La selección española vuelve a hacer historia y conquista su primera Nations League tras una exhibición ante Francia

Aitana Bonmatí y Mariona Caldentey se vistieron de heroínas para conseguir el segundo título internacional de la selección femenina en menos de medio año

Ni las constantes polémicas que han rodeado a la selección española femenina desde el 'incidente Rubiales', ni el cambio de entrenador, ni la guerra interna que ha asolado la RFEF en los últimos meses han conseguido mermar la capacidad y calidad futbolística de un equipo que ha vuelto a hacer historia. La selección de Montse Tomé conseguía la primera Nations League femenina para España –la segunda en general– tras derrotar por 2-0 a la selección francesa en una nueva exhibición de fútbol medio año después de la consecución del mundial ante Inglaterra.
Todo ante la atenta mirada del público del Estadio de La Cartuja. 32.657 personas disfrutaron de un partido en el que nuestra selección controló y dominó a las galas en cada aspecto del juego, sufriendo únicamente en momentos puntuales y sacando a relucir sus armas a pesar de la ausencia de jugadoras clave como Alexia Putellas y Tere Abelleira, que no salieron de inicio. Unas ausencias que no se notaron en el césped de La Cartuja, que si contó con la aparición de Aitana Bonmatí y Mariona Caldentey, heroínas en una tarde mágica para España.
Comenzaron mandando de manera imperial las chicas de Montse Tomé, que en la primera parte protagonizaron las principales llegadas del partido. La selección española salió con un ritmo frenético y con ganas de llevar la iniciativa ante una Francia que aguantó en los primeros instantes del partido con una gran solidez defensiva. El primer aviso llegaría en el minuto 8 con una llegada por la izquierda de Mariona, que regaló un gran balón a Salma. Desafortunadamente, su disparo acabó tocando en una de las defensas galas y se fue pegadito al palo largo de la portería defendida por Peyraud.
Las jugadoras de la selección española posan antes de la final de la Liga de Naciones Femenina entre España y Francia, este miércoles en el Estadio de La Cartuja en Sevilla

Las jugadoras de la selección española posan antes de la final de la Liga de Naciones Femenina entre España y FranciaEFE

Pasaban los minutos y el dominio español seguía siendo la tónica general del partido. Un dominio prácticamente inoperante en los primeros 25 minutos, sin encontrar la manera de inquietar o asustar a la portera francesa, más allá de esa ocasión inicial de Salma. A pesar de tener en la primera media hora un 65 % de la posesión, España no conseguía generar ningún tipo de desequilibrio con las incursiones por banda de Athenea del Castillo y Mariona Caldentey.

Aitana Bonmatí, gran protagonista

Parecía que la primera parte discurría sin mayores ocasiones... hasta que España empezó a carburar. Sería Irene Paredes la siguiente en dar un aviso serio. La central del FC Barcelona se imponía a la zaga francesa en un nuevo saque de esquina y conseguía rematar de manera imperial. Ya se cantaba en La Cartuja el primero del partido, aunque finalmente el balón acabaría estrellándose en el palo. Se libraba Francia, que a pesar de defender en bloque bajo veía como las escasas llegadas de España traían veneno.
Remate de Irene Paredes que acabó golpeando en el palo

Remate de Irene Paredes que acabó golpeando en el paloTVE

España se gustaba cada vez más en el césped. Así se vio en el remate anterior al palo, que acabaría siendo el preludio del primer tanto de la tarde. Aitana Bonmatí, flamante ganadora del último balón de oro, aprovechaba una gran jugada entre Jenni Hermoso y Olga Carmona para poner el 1-0 en el minuto 32 de partido. Encontraba recompensa España tras una primera media hora de total dominio y un bombardeo constante sobre la portería gala.
Y, efectivamente, tras múltiples intentos y centros laterales del equipo español, este último de Olga Carmona encontraba a la '6' del conjunto de Tomé –gran protagonista con 4 goles en esta competición–, que remataba prácticamente a portería vacía para acercar a España a su primera Nations League femenina.
La centrocampista de la selección española Aitana Bonmatí celebra tras marcar el 1-0 durante la final de la Liga de Naciones Femenina entre España y Francia.

La centrocampista de la selección española Aitana Bonmatí celebra tras marcar el 1-0 durante la final de la Liga de Naciones Femenina entre España y Francia.EFE

Poco, o nada, se habló –afortunadamente para España– en la primera parte de Catalina Coll, cuya actuación en los primeros 45 minutos fue realmente discreta ante los leves intentos de la selección de Hervé Renard, que prácticamente tiró a la basura la primera parte tras salir con un juego demasiado contemplativo y defensivo. Así llegábamos al tiempo de descanso tras una primera parte en la que las chica de Montse Tomé movieron el balón a placer y en la que se pudieron marchar con un 2-0 tras una clara ocasión de Aleixandri López en los últimos instantes.

Cambio de mentalidad, sin recompensa

Nada que ver la puesta en escena de Francia del primer tiempo con el del segundo acto. Del bloque bajo y el estilo defensivo, las chicas de Hervé Renard pasaron a una presión alta en los primeros minutos, adelantando líneas y aumentando la agresividad en cada jugada.
España no terminaba de encontrarse cómoda, viendo como poco a poco las francesas controlaban la posesión. Una dinámica que fue cortada de raíz en el minuto 53, cuando Mariona Caldentey ponía el segundo en el marcador. Centro raso desde la derecha de Batlle que encontraba en el punto de penalti a la delantera del Barça, que definía a la perfección ante Peyraud.
El 2-0 sirvió a España para meter frescura. Oihane y Eva Navarro sustituían a Athenea y Olga Carmona para dotar de más contención al equipo. España dominaba a placer, contando con varias ocasiones para hacer el tercero, con Irene Paredes replicando la acción de la primera parte. Esta vez el remate fue a los guantes de Peyraud, que atrapó en dos tiempos un cabezazo que estuvo a punto de subir al marcador.
El resto del partido discurrió sin mayores contratiempos para las chicas de Montse Tomé, que repelían cada uno de los ataques franceses. Así llegó España al final de los 90 minutos, tras volver a demostrar el gran poderío que ya pudimos ver ante Inglaterra y que certifican de nuevo el papel de nuestra selección dentro del fútbol femenino; que no es otro que el de la mejor selección en el mundo.
Comentarios
tracking