Fundado en 1910

22 de junio de 2024

Qatarí que te viTomás Guasch

Lágrimas por Toni desde el río al mar

Así, el camino a Wembley empezó con el adiós de Kroos al Bernabéu. Hubo lágrimas desde el río hasta el mar, en el estadio y allá donde hubo un madridista. Lloraron hombres, mujeres, niños, los suyos y los de todos

Actualizada 23:36

Arranco con esto pues si me pongo con Kroos no avanzo. ¡Qué emoción!

Miren. A la hierba que crece espontáneamente se le llama yuyu. A medida que se acerca el primero de junio, una hierba va creciendo entre el madridismo sensato: el yuyu, sí. Su divisa, la de la hierba, es a ver si… Que el United, esa ruina, le ganara la copa inglesa al City, esa maravilla sideral, acabó de ayudar. La cosa empezó con la Atalanta zumbándole al Leverkusen.

El yuyu es también miedo, aprensión. Muy lógico en lo que nos ocupa. Estamos ante una final nunca vista: la primera en su historia que el Madrid afronta como favorito. Nunca antes sucedió, ni cuando Di Stéfano. Pues como saben, el Madrid nunca jugó bien. Siempre salió como perdedor, esta vez no. Fue así y las ocho últimas las ganó todas. En el ambiente esta eso: a ver si... A ver si se joroba la cosa. ¿Saben? Está bien que sea así. Será una final. Como diría Schuster, otro gran alemán, «no hase falta desir nada más».

Así, el camino a Wembley empezó con el adiós de Kroos al Bernabéu. Hubo lágrimas desde el río hasta el mar, en el estadio y allá donde hubo un madridista. Lloraron hombres, mujeres, niños, los suyos y los de todos. La niña, inconsolable. Militares con o son graduación. La admiración y la sorpresa. Lloros, pasillo del Betis y de sus compañeros, tifo, acabó con el brazalete de capitán… Se va. Le pidieron al árbitro que no pitara el final. Superó los 34.000 pases vestido de blanco. Cerró su partido con el 98 por ciento de acierto en los pases.

El primer objetivo fue homenajearle. El segundo, que no hubiera bajas. Por parte del Madrid, digo. Fue un partidillo, todos pudieron irse después del pasillo al alemán. Lo único que no pudo hacer fue dar un pase-gol de esos en plan cincuenta metros porque apenas se le movió nadie.

Al Betis le anularon dos goles por fuera de juego. Se debió ir mosqueadillo, ocasión como esta para ganar en el Bernabéu no tendrá. El Madrid cerró el campeonato con una sola derrota, en el Metropolitano allá en septiembre. En la Liga, el madridismo no conoció el yuyu. Hasta el sábado pues. Y Toni, hasta siempre.

Comentarios
tracking