Fundado en 1910

24 de junio de 2024

Qatarí que te viTomás Guasch

¡Ese Portugués! Y tal...

El alirón blanco era inevitable, pero el fútbol no sería lo que es sin estos ratos, estas coñas marineras, estos héroes inesperados. Ocho goles le ha hecho el Girona al Barça –esta vez pudieron ser seis o siete– y ya tiene plaza en Champions

Actualizada 22:15

El madridismo lo grita: ¡Ese Portugués, que buen hijo es! En esta tarde loca iba a pasar algo grande. Y pasó. No en el primer envite, pues no ganó el Cádiz. Fue después cuando emergió el protagonista inesperado: Portu, del Girona, millones de tiros pegados, ninguno como estos.

Portugués de apellido. ¡Ese Portugués! Salió y metió dos goles y estuvo en otro… en diez minutos. Pisó campo con 1-2 y subido a sus hombros el despelote en Montilivi dejó pequeño el del vestuario del Bernabéu. Deberían invitarle a hacer el saque de honor la noche con el Bayern.

El alirón blanco era inevitable, pero el fútbol no sería lo que es sin estos ratos, estas coñas marineras, estos héroes inesperados. Ocho goles le ha hecho el Girona al Barça –esta vez pudieron ser seis o siete– y ya tiene plaza en la Champions. Lo que venimos comentando se confirmó: el Madrid ha sido el mejor y el segundo mejor, el Girona. Debería acabar así la cosa. Hay que quitarse el sombrero. El equipo de Puigdemont facilitó pues que el Madrid cantara el alirón a la primera. Es la risa que no cesa.

Durante un rato pintó que alirón habría en Arabia. Y en la Federación. Y entre los comisionistas. El Barça ganaba y daba un paso grande hacia la Supercopa. Pero es tercero y todos los implicados están que no viven. ¿Madrid, Girona, Athletic y Mallorca, allá en enero? Pues no lo descarten. Jo. El fútbol.

El Madrid cumplió su parte en un partido curioso pues jugó con el calendario pero a lo bruto: no es que pensara en el miércoles, es que también pensó en el jueves, el viernes y el día de San Juan. El Cádiz corrió hasta que las fuerzas le fallaron y apareció Brahim, que tiene calendario propio y jugó un partido y metió un gol como si el Bayern no existiera.

También Camavinga. La cosa huele a que jugarán él y Carvajal, Tchouaméni de central y el resto, el equipo médico habitual. Courtois le paró a Ramos el 0-1 que se cantaba: ha vuelto como siempre. Pero jugará Lunin. Vinicius estuvo un rato e hizo cosas extraordinarias. Le da igual el día y las horas de juego: la lía a las cinco, las siete o las once de la noche. Bellingham salió y marcó. Lo mejor es que se le vio como más fresquito, más entero. La gastroenteritis es un recuerdo.

Estuvo bonito que Courtois y Militao jugaran este partido, el último pasito hacia el título. Una Liga merecidísima pues nos contaron que sin ellos, y después sin Alaba, el Madrid no tenía defensa. Y que, además, sin 9 miau. Suma 74 goles a favor. El último de Joselu que es un 5 argentino como todo el mundo sabe. Ha encajado el campeón 22 goles. Y perdido un partido de 34. La impresión es que si a los rivales les dan cinco puntos por victoria y el Madrid sigue sumando de a tres, tampoco le pillan. Si acaso se le acercaría el Girona.

Y ya, el Bayern que perdió en Stuttgart: no se fíen. Anda por ahí una maldad muy graciosa: el Madrid ha empatado sus últimos cuatro partidos europeos. Me lo veo venir: estos eliminan al Bayern en los penaltis y ganan la final así. Les encanta dar que hablar. Es el Madrid y sus cosas. Esta vez dos de sus goles los marcaron dos españoles, en plan años de Raúl y Morientes. Pero uno juega con Marruecos. Sí, sí. De eso el Madrid no es responsable. El Madrid, campeón. El Girona, segundo ahora mismo. El Barça, un drama. Lo que viene siendo normal, vamos.

Comentarios
tracking