09 de agosto de 2022

Un ordenador portátil, una calculadora y una factura de la luz

Un ordenador portátil, una calculadora y una factura de la luzEuropa Press

Factura de la luz  Los clientes fijos que hayan renovado después del 26 de abril pagarán más por culpa del tope del gas

Los expertos estiman que todos aquellos que hayan renovados sus contratos fijos deberán sumar 19 euros más a su recibo mensual en cuanto el tope al gas empiece a rodar

España cumple 21 días esperando la puesta en marcha del tope al precio del gas. La medida, aprobada el 13 de mayo por el Gobierno, sigue en la mesa de la Comisión Europea que se resiste a avalar sus detalles técnicos. Rincones del texto que para los consumidores españoles siguen siendo una incógnita.
Fuentes del sector energético señalan al nulo impacto que pueda tener la medida sobre los recibos de la luz. En algunos de los hogares su efecto podría llegar incluso a ser negativo. En concreto, aquellos clientes que firmaron la renovación de su contrato fijo a partir del pasado 26 de abril verán como su factura se encarece aun más. «Este consumidor podría experimentar una subida de 19 euros en su recibo mensual», dice Jorge Sanz, director asociado de Nera. Se trata de los consumidores que no se verán beneficiados por la limitación del precio en el mercado mayorista, pero que sí deberán pagar los costes derivados de la medida. Por lo que estos usuarios serán los grandes perjudicados por la medida.

Los clientes fijos pagarán 19 euros más al mes, pero no obtendrán ahorro

El impacto será limitado para aquellos clientes acogidos a la tarifa regulada, cuyo recibo oscila cada hora al compás del mercado mayorista. «Calculamos que el pool experimentará una reducción media de 36 euros/MWh a lo largo del año, lo que se traducirá en un ahorro de nueve euros en la factura mensual», dice Jorge Sanz, también presidente de la Comisión de expertos sobre Transición Energética de 2018.
Desde su anuncio, el Ejecutivo no ha dejado de rebajar las expectativas en torno al beneficio derivado del tope al gas. «Quizá el Gobierno pecó de cierta imprudencia al fiar toda su ofensiva contra el encarecimiento de la luz a esta medida», afirman fuentes del sector de la energía. Fue eso precisamente lo que recomendó el pasado martes, Joan Batalla, presidente de Sedigas. «Toda intervención de los mercados debe tomarse con mucha prudencia», dijo al ser preguntado por la medida.

La medida beneficiará a Portugal, Francia y Marruecos

Sin embargo, la aplicación del tope al precio del gas tendrá ganadores. Los principales importadores de la electricidad española comprarán la electricidad a un precio subvencionado por el consumidor español. A pesar de que el Ejecutivo trató de incluir la obligación de trasladar parte de esos costes a las exportaciones francesas, la Comisión Europea lo descartó. De esta manera, España se encontró con un Real Decreto que permite a los países vecinos acceder a unas condiciones mucho mejores que las que tendrán los propios hogares españoles.
El presidente francés, Emmanuel Macron, junto a su homólogo español, Pedro Sánchez

El presidente francés, Emmanuel Macron, junto a su homólogo español, Pedro SánchezGTRES

Nuestro país vendió más de dos millones de MWh de electricidad a Francia, Marruecos y Portugal en abril. Energía que -una vez entre en vigor la medida- tendrá un coste de venta muy inferior al actual. A ello hay que añadir la desventaja que sufrirán los consumidores españoles frente a los portugueses. Portugal cuenta con un mayor número de usuarios con contratos fijos, además, Lisboa sacó fuera de la obligación de pagar la subvención a los clientes que prorroguen esos contratos. Es decir, los españoles subvencionarán también la electricidad que se produzca en el país vecino, ya que se llevará a cabo una única subasta ibérica.

Impaciencia por la aplicación

A pesar de ello, los consumidores –domésticos e industriales– siguen pidiendo que se aplique la norma cuanto antes. El último compromiso del Ejecutivo español apunta a una rebaja del recibo de entre un 17 y un 13 %. Además, confían en que Bruselas envíe la autorización «pronto». Así al menos lo afirmó el presidente, Pedro Sánchez, el pasado martes tras el Consejo Europeo.
El precio de la electricidad vuelve este viernes a marcar un MWh superior a los 214 euros. Tocando su máximo entre las 23 y 24 horas. El tope del gas –según la ministra de Transición Ecológica– pondrá una barrera en los 130 euros. El resultado real en el bolsillo del usuario sigue siendo incierto. La propia Teresa Ribera ha reconocido que hay «cierta incertidumbre» para calcular la rebaja exacta.
Comentarios
tracking