07 de octubre de 2022

El rey de Marruecos, Mohamed VI

El rey de Marruecos, Mohamed VI

Crisis diplomática

Qué gana (y qué pierde) España eligiendo a Marruecos como socio

La alineación de España con Marruecos pone en riesgo el suministro de gas y petróleo argelino. En contra, Madrid afianza el grifo migratorio por el sur. «Rabat tiende al chantaje», dice una experta

El pasado 18 de marzo, el Gobierno eligió bando. El conflicto que Marruecos y Argelia arrastran desde hace décadas, termino de estallar en octubre de 2021. Meses después la disputa alcanzó a España.
El día que Pedro Sánchez envió una carta a Mohamed VI apoyando el plan de Rabat con respecto a la autonomía del Sáhara, España ganó un socio, pero también se granjeó un peligroso enemigo. Durante los últimos meses, Argelia ha ido desconectándose de nuestro país. Anulando todos y cada uno de los acuerdos comerciales, excepto –de momento– los energéticos.
En plena crisis del gas, y a la espera de tener que aplicar racionamientos en el consumo si la guerra en Ucrania se dilata, los contratos de suministro con Argel penden de un hilo. «Lo ideal hubiera sido mantenerse al margen de refriegas que nos son ajenas y que no tienen trascendencia en España», dice Nuria Jàvega, profesora de OBS Business School, que añade que «llegado el momento de tener que tomar partido, debería haberse impuesto el criterio estratégico, y teniendo en cuenta lo que está pasando, asegurar el gas de cara al invierno debería haber sido lo más importante».
El rey de Marruecos, Mohamed VI, y su hijo, Moulay Hassan

El rey de Marruecos, Mohamed VI, y su hijo, Moulay HassanGTRES

En contra, el Gobierno optó por afianzar la frontera sur que separa Marruecos con Ceuta y Melilla. El 26 de junio, un grupo de subsaharianos se concentró en Tetuán y Castillejos con la intención de saltar la valla y entrar en España. La reacción de la policía marroquí se saldó con la muerte de 23 personas –según las autoridades del país africano– una cifra que las ONG's elevan a 37.
«El principal interés de España en Marruecos es el control del grifo migratorio», dice Jàvega que insiste en que el error diplomático llevado a cabo por el Gobierno, «Argelia es un socio inestable, Marruecos es impredecible y tiende al chantaje. La contención de flujo migratorio tiene alternativas muy sencillas, un corte de gas no», afirma.

Habría que replantearse si Ceuta y Melilla son o no del interés de EspañaNuria JàvegaProfesora de OBS Business School

La experta ofrece una opción extraordinaria para poner fin al 'coacción' marroquí. «Ceuta y Melilla como plazas militarmente indefendibles, llegado el momento habría que replantearse si estas ciudades son o no del interés de España», asegura la profesora de OBS Business School. «Si cierras las puertas ahí, levantas la barrera natural que proporciona el estrecho», añade.
Evitar una nueva crisis migratoria, como la sucedida hace más de un año, conlleva un serio riesgo energético. Naturgy se encuentra sumida en unas eternas negociaciones con Sonatrach para renovar las condiciones del suministro del gas. Las conversaciones –muy afectadas por la deriva política– avanzan a un ritmo mucho más lento que el alcanzado por la inestabilidad energética.

La sequía agravará la crisis energética

Una mujer se refugia del sol durante la pasada ola de calor en Mallorca

Una mujer se refugia del sol durante la pasada ola de calor en MallorcaGTRES

Una crisis agravada por la sequía que afectará al sur de Europa a lo largo de los próximos meses. La falta de lluvia y caudal de los ríos está afectando a la generación hidráulica y nuclear, dependiente de la refrigeración del flujo en los embalses. Las condiciones climáticas afectarán con mayor fuerza a los países más dependientes de los reactores nucleares, como Francia.
En 2003, ante la posibilidad de tener que apagar el equivalente a cuatro reactores nucleares por culpa de la sequía, el gobierno galo relajó las normas que limitan la temperatura que puede alcanzar el agua de los ríos en condiciones normales. La medida tuvo un importante coste medioambiental. «Los problemas que experimente un país inevitablemente se dejarán sentir en el resto del continente a través de los precios mayoristas», dice Michael Lewis, Head of Research ESG de DWS.

La alineación con Marruecos esconde un acercamiento a EE.UU., según varios analistas

Las previsiones confirman la necesidad de diversificar las fuentes de energía y los proveedores que la proporcionan. España, que podría perder uno de sus socios prioritarios, busca a través de Bruselas recomponer los puentes destruidos por Argelia.
La posición de Madrid en el tablero es compleja. La estrategia le ha llevado a un acercamiento mayor a Estados Unidos. Según los expertos, la alianza con Marruecos podría ocultar un guiño a Washington. «Hay que estar alineado con el amigo americano, pero eso no debería haber impedido que Argelia siguiera siendo un socio estratégico», dice Nuria Jàvega.
La batalla diplomática cuenta con una lectura global. España es rehén de una fractura geopolítica generada por la guerra iniciada por Putin. Marruecos es un socio estratégico de Estados Unidos, Ucrania es aliado militar de Rusia.
Comentarios
tracking