Fundado en 1910

23 de mayo de 2024

La emblemática 'teleco' española, a la espera de ver cómo evoluciona con sus  nuevos accionistas.

La emblemática 'teleco' española, a la espera de ver cómo evoluciona con sus nuevos accionistasLu Tolstova

La semana económica

La reunión que cambió todo en Telefónica

El grupo que más influye en Sánchez se conjuró antes de las elecciones generales no solo para levantarle la moral tras la debacle de las municipales y autonómicas: también para ir a por las empresas del Ibex 35

«El Gobierno va a por todas, y lo que piensen de él, le da igual». En este contexto hay que leer que la SEPI vaya a convertirse en el principal accionista de Telefónica, según un conocedor de primera línea de la operación.
Tras la conquista de las instituciones, entre las que no da por perdida la que incluye a los jueces, el objetivo del Gobierno es fortalecer su posición en las empresas privadas. Este empeño por aumentar su participación en las compañías del Ibex 35 comenzó antes de las últimas elecciones generales con una reunión en la casa de Javier de Paz. De Paz es amigo íntimo del ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y la persona que más manda en la empresa, según fuentes que conocen muy bien la teleco española.
De acuerdo con estas mismas fuentes, a la reunión acudieron los ideólogos que más influyen en Sánchez: José Luis Rodríguez Zapatero; una persona muy significativa del mundo judicial y su mujer; dos ex directivos relacionados con la comunicación muy cercanos a Zapatero y a Sánchez, y un ex ministro hoy empleado como consultor. Este grupo, liderado por Zapatero, fue quien levantó a Sánchez y le llevó a pelear por las generales. Tras la debacle del PSOE en las elecciones municipales y autonómicas, estaba hundido y con idea de arrojar la toalla. Y en esa reunión también fue este grupo el que decidió que había que lanzarse a por las empresas para retener poder ante la perspectiva de poder perder las generales.
Tiempo después de aquella reunión, el Gobierno avanza en su presencia en las empresas. En lo referido a Telefónica, ahora el PSOE está bien posicionado en quienes componen su cúpula real: el presidente, José María Álvarez-Pallete, tiene motivos para estarle agradecido, pues Feijóo quería poner a Pablo Isla en su puesto; Javier de Paz, el amigo íntimo de José Luis Rodríguez-Zapatero, está en el consejo de administración, y desde ahí mueve sus hilos; Rosauro Varo, hijo de la ex diputada socialista Amalia Rodríguez, amiga íntima de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es vicepresidente del consejo de administración de Movistar Plus, miembro del consejo asesor de Telefónica de España, se perfila como nuevo hombre fuerte de la compañía y es un gran amigo de Pallete; y el brasileño Eduardo Navarro de Carvalho, ex presidente de Telefónica en Brasil y considerado por algunas fuentes como el hombre de Lula da Silva en España, está bien ubicado como director de Asuntos Corporativos y de Sostenibilidad.

El PSOE ya estaba bien posicionado en Telefónica, pero ahora busca reforzarse

El PSOE está bien situado en Telefónica, pero necesita reforzar su posición, y con este objetivo llega la SEPI, que podrá colocar al menos un miembro en el consejo de administración. A diferencia del consejo de empresas como Iberdrola o Repsol, el de Telefónica no es muy activo, y sus miembros no parece que vayan a poner muchos problemas a lo que se vaya decidiendo. El fondo BlackRock está descontento con la evolución del valor en Bolsa de la compañía, pero tampoco va a quejarse. Está por ver que hará Saudi Telecom Company (STC), que adquirió el 4,9 % de las acciones de Telefónica y aún tiene que solicitar al Ministerio de Defensa poder hacerse con el 5 % que adquirió a través de derivados financieros. Tras la entrada de la SEPI, no se sabe si querrán seguir adelante o venderán sus acciones.
La gran pregunta es qué pasará con Pallete. Su relación con Sánchez era buena, pero algunas fuentes señalan que al presidente del Gobierno no le gustó la entrada de los saudíes y podría vengarse. Hay quien dice que Pallete no desconocía y no le parecía mal la entrada de STC si blindaba su puesto.
Ahora la última idea de la que se habla, aunque está en una fase muy inicial, es que Indra venderá Minsait (su división de tecnología), Indra Defensa será comprada por Telefónica y esta la venderá a Hispasat, dentro de una idea del Gobierno para reorganizar el sector tecnológico español. En el camino de esta operación, el presidente de Indra, Marc Murtra, que es del Partido de los Socialistas Catalanes (PSC), se convertiría en presidente de Telefónica. Las fuentes consultadas le ven sentido, pero habrá que ver si es posible llevarlo a cabo o no sobrepasa el filtro de la competencia.

Javier de Paz, el influyente amigo de Zapatero en Telefónica, podría seguir escalando posiciones

Otras fuentes apuntan que quien puede relevar a Pallete en el cargo es el propio Javier de Paz. Quienes le conocen en la compañía indican que no sabe del negocio, no habla inglés ni tiene estudios pertinentes, pero es amigo de Zapatero, muy ambicioso y lleva más de siete años en el consejo de administración, tiempo suficiente para poder ser nombrado. Podría ser presidente y tener un consejero delegado que supiera del negocio. Vista la experiencia de Correos, todo es posible con Sánchez.
Ocurra lo que ocurra, por estética no parece probable que el relevo de José María Álvarez-Pallete se produzca pronto, si es que se produce. En cualquier caso, con esta operación queda claro que Telefónica es una compañía muy apetitosa para el Gobierno, no solo porque permita colocar a un afín más en el consejo de administración o porque dé un dividendo generoso; también por otros motivos a los que se les puede sacar mucho partido, como el control de las comunicaciones de los móviles, el crecimiento del impacto ideológico a través de una plataforma del tamaño de Movistar Plus+ o el presupuesto de publicidad. Telefónica es el grupo que más invierte en marketing en España, y ese dinero puede utilizarse para premiar a los amigos y castigar a los enemigos.
La situación actual pone en el disparadero a un Pallete al que le ha tocado bailar con la más fea desde que llegó al cargo en el año 2016. El sector de las telecomunicaciones no es ya un sector en crecimiento como lo fue en la primera década de este siglo. En octubre de 2007, Telefónica alcanzaba su máximo histórico de valor en Bolsa: 106.936 millones de euros, cinco veces más de los en torno a 21.000 millones que vale hoy en día. La compra de los activos de O2 en Reino Unido, Alemania e Irlanda, la alianza estratégica con Telecom Italia o el aumento de la participación en China Unicom entusiasmaban en los mercados y hacían más difícil que pudieran entrar accionistas deseados o no en el capital social. Ahora la caída del valor en Bolsa de la compañía la hace más vulnerable a la posible entrada de accionistas no queridos. Es algo que no pasa con Iberdrola, por poner un ejemplo.
La hiperregulación a la que Europa ha sometido al sector de las telecomunicaciones y el crecimiento de la competencia han penalizado con fuerza el valor de Telefónica y el de sus homólogas en el continente. Pese a ello, analistas como Iván Sanfélix, de Renta 4, consideran que la compañía «se ha defendido bien» y que Pallete «es un buen gestor». Fue el primero en ver la importancia de la fibra óptica, que ya tiene ampliamente desplegada en España; ha sido muy activo con el 5G; los márgenes se defienden bien; los ingresos medios por usuario aumentan; las bajas se reducen; está mejor posicionado entre los clientes que más gastan del mercado. En la parte negativa está el deterioro de mercados iberoamericanos como México, Argentina y Venezuela, que antiguamente fueron importantes y hoy contrastan con el éxito de Brasil. También es negativa la deuda, que alcanza 2,5 veces el ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) y es muy elevada. La empresa ya ha manifestado su intención de ir desapalancándose, y además ya ha dicho que ha finalizado su pico inversor, algo que ayudará en esta línea. Todas son tareas importantes que requerirán de un gestor eficaz para llevarlas a cabo, si se quiere que Telefónica siga siendo una empresa importante en España y en el mundo.
Comentarios
tracking