Fundado en 1910

23 de junio de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

En tres meses, 45.280 millones de deuda neta: el 82 % de lo comprometido con Bruselas para 2024

Llevo mucho tiempo avisando que este Estado, tal como está estructurado no se aguanta y que hay que bajar en 100.000 millones al año el gasto político de nuestro país

Actualizada 04:30

Se está cumpliendo lo que ya pronostiqué. El Gobierno dejó telas de araña en las cuentas corrientes, dejó de contabilizar alrededor de 11.000 millones en facturas y dejó de pagar hasta 54.000 millones de euros todo para no aumentar el déficit en el 2023 y decir que lo había dejado en un 3,6 %, ganando tiempo y no superar los 1,578 billones de euros de deuda consolidada para no llamar la atención de Bruselas.

La realidad es que para sobrevivir en estos tres meses que llevamos, el Tesoro Público ha tenido que hacer auténticas filigranas y no le ha quedado otro remedio que, para pagar y que no se monte un cisco importante en nuestro país, han tenido que pedir prestados 45.000 millones más.

La verdad es que han tenido que pedir mucho más porque ha vencido mucha deuda antigua que no hemos podido pagar

La verdad es que han tenido que pedir mucho más porque ha vencido mucha deuda antigua que no hemos podido pagar, sino pidiendo deuda nueva para pagar deuda que vence. Lo que está haciendo el Tesoro es una pelota que no para de crecer y lo que es peor, junio está a la vuelta de la esquina y la que se va a liar, para poder pagar las dobles pagas de pensionistas y empleados públicos va a ser majestuosa.

El Gobierno tiene, en cualquier caso, una ventaja importante. No tiene que mandar datos a Bruselas hasta finales de abril y hasta esa fecha no van a empezar a cantar los números, pero tenemos que recordar que a partir del 30 de abril, Bruselas y todos sus miembros están ya de forma interina hasta las elecciones del 9 de junio y el poder coercitivo e la Comisión Europea, del Parlamento y de todos los Comisarios queda reducida a una mera tramitación de papeles, salvo que se produzca una debacle de algún tipo.

Esto Sánchez lo sabe desde que convocó elecciones para el 23 de julio de 2023, para que en el caso de seguir gobernando

Esto Sánchez lo sabe desde que convocó elecciones para el 23 de julio de 2023, para que en el caso de seguir gobernando, 2024 iba a ser un año de transición y que podría hacer lo que le dé la gana. Y es lo que está haciendo, ni más ni menos.

Pero que en solo un trimestre, el primero del año, haya necesitado 45.000 millones más de caja para poder pagar los gastos del país, incluido la compra de acciones de Telefónica, es de una preocupación que debería hacer saltar las alarmas a nivel nacional, Banco de España, AIRef, BBVA Research, FEDEA, IEE, CEU-CEFAS, el Instituto Juan de Mariana y todas los demás organizaciones, Think Tanks económicos y economistas en general, que deberíamos empezar a exigir explicaciones de porqué 45.000 millones en el primer trimestre y en si esto va a continuar, que lo va a hacer.

Con estos datos ya es posible decir que la deuda consolidada, de acuerdo con el Protocolo de Déficit Excesivo, ha superado los 1,6 billones y estará rondando los 1,615 billones.

Pero veamos los datos del Tesoro Público sobre la Administración General del Estado que acaba de publicar sobre su deuda en circulación:

Así podemos ver que en diciembre de 2023, la deuda en circulación era de 1,382 billones, responsabilidad del Tesoro, y a finales de marzo, solo 3 meses después, esa deuda ha llegado a 1,427 billones de euros.

En esta distribución de la deuda, podemos ver que las letras en su volumen total se han mantenido estables, que han bajado las obligaciones a 15 años en 12.906 millones y eso es debido a que esa es una de las partidas de deuda que ha vencido y se ha cambiado por otro tipo de deuda, como Obligaciones a 20/50 años que ha subido un 4,1 %, o los Bonos en sus diferentes categorías, que son los que más han crecido en porcentaje y en valor absoluto.

Las obligaciones a 10 años ya están a punto de llegar a los 600.000 millones, es la partida más importante de toda la deuda de la Administración general y ha vuelto a crecer un 4,9 % que equivale a 28.276 millones más.

Las obligaciones a 10 años ya están a punto de llegar a los 600.000 millones

Con estas cifras podemos ver que en solo un trimestre haber tenido que llegar a 1,427 billones es porque algo muy gordo está pasando, no cuadran ingresos con gastos, ni de lejos, el déficit no fue el 3,6 % como nos han querido hacer creer y estamos sentados encima de una bomba de relojería que va a explotar y son los gastos tan exagerados que tenemos en nuestro país.

La cosa es muy seria y para tomársela en serio. Llevo mucho tiempo avisando que este Estado, tal como está estructurado no se aguanta y que hay que bajar en 100.000 millones al año el gasto político de nuestro país.

Comentarios
tracking