22 de mayo de 2022

cripto

Lu Tolstova

La crisis de las criptomonedas

La semana negra en la que se gestó el 'criptocrash'

Dos sucesos desencadenaron una crisis en la cotización de las principales criptomonedas. Luna, la divisa de Terra, perdió el 100 % de su valor

El mercado de las criptomonedas firma una de las semanas más negras de su historia. Durante los últimos días, el castillo de arena sustentado por las principales criptodivisas se ha derrumbado. Lo ha hecho la reina, el bitcoin, que ha llegado a perder más del 50 % de todo su valor en seis meses. Pero sobre todo se ha desplomado Luna, el token de la red Terra se ha hundido casi un 100 %.
El pánico es evidente. La huida en avalancha de inversores ha sido letal, despertando el temor a un enorme criptocrash capaz de llevarse por delante este mercado. «Esto se ha producido por dos motivos», dice Herminio Fernández, Ceo de Eurocoinpay. Coinbase –una plataforma de comercio de criptomonedas– presentó una cuenta de resultados dramática en el primer trimestre. Perdió 400 millones de dólares, provocando una entre los inversores, especialmente entre los novatos.

Los resultados de Coinbase, el comienzo

A ello se unió todo lo sucedido en Terra. La plataforma ofrecía una rentabilidad del 20 % a todos los que decidieran invertir en su principal activo, Luna. La realidad, pudo con la promesa. Terra se hundió bajo el peso de su propia criptomoneda. «Es un ataque organizado para provocar que su moneda se viniera abajo», cuenta Fernández.
Luna ha perdido prácticamente todo su valor. Sus creadores trataron de salvarla. «Vendieron sus bitcoins para hacer frente a la caída del valor, pero no lo consiguieron», esto provocó una reacción en cadena. La venta de los bitcoins de Terra provocó a su vez una caída en la cotización de la popular criptodivisa, despertando un pánico generalizado en todo el mercado.
«Esto no será ni la primera, ni la ultima vez que suceda», confiesa Jon Fatelevich, CEO de Stadioplus. Fatalevich descarta el crash e insiste en que en este ecosistema los proyectos «menos sólidos» caen y arrastran a otros durante un tiempo.

Una tragedia en Argentina

Una de las mayores víctimas de esta crisis se encuentra en aquellos países con monedas más devaluadas. «En Argentina, donde cada año el peso de devalúa un 30 % y el gobierno pone trabas al acceso al dólar, muchos metieron todos sus ahorros en este tipo de activos. Ahora han perdido todo», dice desde Stadioplus Jon, que se pregunta, «¿de quién es culpa?, ¿de los inversores, de los que diseñaron esas criptomonedas o de los gobiernos que fuerzan a los ciudadanos a invertir todo su dinero en este activo?».

Yo conocí el bitcoin en 60 dólaresHerminio Fernández, ceo de Eurocoinpay

De hecho, durante las últimas horas muchos dedos han señalado a los inversores nóveles, como los culpables del pánico. El desconocimiento hace que muchos de los recién llegados a esta comunidad no comprendan que la volatilidad está muy unida al ADN de las criptomonedas. Incluso en los casos más robustos. «Yo conocí el bitcoin en 60 dólares, luego pasó a 300, de ahí a 90, después a 1.600, volvió a 300», cuenta Herminio Fernández, que recuerda que -en 2021- este activo tocó techo en los 67.000 euros. José Manuel Arnáiz Ceo y cofundador de Seacoast resta importancia, «El Nasdaq ha bajado, al igual que el S&P 500 y el euro-dólar. Esto es lo mismo, las criptomonedas forman ya parte de las finanzas mainstream».
De cara al futuro, los expertos recomiendan no deshacer posiciones y recuerdan que para entrar en este mercado se debe estar dispuesto a perder. «Si la cantidad que tienen en juegos les puede traer problemas, es mejor que vendan y dejen en la inversión los beneficios obtenidos», dice el experto en divisas digitales. «Para invertir necesitas saber un poco, no es tan sencillo», asegura el cofundador de Seacoast.
Lo mejor es no dejarse llevar por el pánico y ser paciente. Pero sobre todo no caer en trampas. «Asegúrate de no invertir en una estafa o red suplantada, porque las redes sociales están llenas», dicen desde Euroconpay. «Estamos viviendo altos y bajos muy exagerados, pero el verdadero cambio que se está produciendo es el de la sociedad», dice Arnáiz.
Comentarios
tracking