Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Gloria Lago, presidenta de 'Hablamos Español'

Gloria Lago, presidenta de Hablamos EspañolCedida

Entrevista a la presidenta de Hablamos Español

Gloria Lago: «El PSOE y quizás el PP buscan federalizar España, y las lenguas son una herramienta indispensable»

La presidenta de Hablamos Español denuncia que no existe libertad lingüística en ninguna comunidad autónoma bilingüe del país

La batalla por defender el español en España, aunque parezca incongruente, es su lucha diaria. Gloria Lago se levanta cada día con decenas de casos de injusticias que se cometen contra menores en edad escolar por el simple hecho de querer estudiar en su lengua materna. El Debate habla con ella para hacer una evaluación de cómo está la situación a nivel educativo en todo el territorio español.

–¿Cuál es la radiografía de la libertad lingüística en las escuelas e institutos de las comunidades bilingües?

–La libertad lingüística no existe. Así de sencillo. Lo único que existe en algunas de ellas es un sistema de porcentajes impuestos que no llegan apenas ni al mínimo exigido del 25 % de clases troncales en español. Así que no, no hay libertad en ninguna comunidad.

–En Baleares, la novedad es que en la matrícula del curso que viene los padres ya han podido elegir si la enseñanza es en mallorquín o en castellano...

–Solamente es para los niños de 4º de Infantil. Se supone que se extenderá poco a poco hasta segundo de Primaria, pero es algo que está todavía en el aire. O sea, de facto no tenemos nada sobre el papel. Lo único que hay es que se les ha hecho una pregunta a los padres, pero ¿en qué medida eso se va a reflejar en una ley o una norma? No lo sabemos. Y en la Comunidad Valenciana exactamente lo mismo. El Gobierno valenciano no ha aplicado ni siquiera la sentencia que les obliga a impartir el 25 %. Ahora se va a preguntar cuál es la lengua materna de los niños y, en función de esa lengua, los consejos escolares, que todos sabemos que están muy politizados, decidirán qué porcentaje se enseña en valenciano y en castellano. ¿Dónde está la libertad ahí? Es más, sabemos que ha habido una llamada de la Consejería al centro de enseñanza donde está escolarizado este niño cuya familia ha ganado el caso del 25 % para pedir que una asignatura que se llama Proyectos, que ni siquiera es evaluable y que por supuesto no es una asignatura troncal, la pongan como que sí es evaluable y cuente dentro del 25 % en castellano.

–Vuestra lucha es incansable. ¿Qué logros se han conseguido desde Hablamos Español?

–En Cataluña, vamos ganando casos. Hemos ganado uno la semana pasada con un colegio y al fin al niño le van a dar una troncal en español el curso que viene. En la Comunidad Valenciana hemos conseguido que los niños puedan hacer los exámenes en su idioma materno planteando casos de niños discriminados, castigados y suspensos por haber hecho el examen en español. El logro ha supuesto muchísimo esfuerzo.

–Pero queda mucho por hacer...

–Lo que queremos y pedimos insistentemente a la Consejería de Educación valenciana es que, al menos, no se empiece el próximo curso en una situación de ilegalidad. Que se cumpla que haya una troncal en castellano, esto es, que cumplan el 25 %, que es lo mínimo que se puede tener.

–¿Y en Cataluña?

–Lo que ocurre en Cataluña es un reflejo de lo que está pasando con su política a otros niveles. ¿Qué cambios podemos esperar en política lingüística? ¿Cómo van a ceder en algo tan importante para los nacionalistas como es la lengua? Es una lucha muy complicada. Solamente los padres que se atreven a exigir pueden conseguir que, al menos, tengan una asignatura en su idioma. Pero todo lo demás no se consigue.

–¿Y en la comunidad gallega?

–En Galicia está centrado el nacionalismo lingüístico, porque el que lo ha implantado es un partido que todo el mundo cree que no es nacionalista en el resto de España. Y se ha asimilado su discurso. O sea, es un PNV a la gallega. Galicia es la comunidad autónoma donde menos se respeta el uso del español en la Administración. O sea, es más fácil encontrar un documento o un cartel en español en Cataluña que en Galicia. Y si lo pides y lo reclamas a la administración, la respuesta en Cataluña es mucho más rápida y mucho más sensata que en Galicia. Es una lucha muy desagradable porque está implantado hasta el tuétano. Es muy complicado exigir derechos lingüísticos en Galicia.

–Pero en Galicia, a nivel educativo, sí se respeta el 25 %

–Sí, claro, en Matemáticas. Mucho cuidado con dar en español asignaturas interesantes desde el punto de vista lingüístico y terminológico que requieren más memorización o redacción. Lo que se estudia en los colegios e institutos gallegos en español son los números y las fórmulas, esto es, Matemáticas, Física y Química y Tecnología. Todas las demás asignaturas son obligatorias en gallego: Geografía, Historia, Ciencias, Filosofía...

–¿Y qué pasa en el País Vasco?

–A nosotros es la comunidad autónoma que más nos preocupa porque, además de tratarse de una lengua muy complicada, no es lo mismo medio enterarte en una lengua diferente a la materna que no enterarte de nada en otra. Allí lo que hay es una situación muy hipócrita. O sea, aparentemente no pasa nada. Sobre el papel se puede elegir, pero lo que hacen es poner tantos impedimentos para que los padres no puedan elegir la línea en español que la han ido haciendo desaparecer y ahora casi no existe. Entonces, si tú quieres educar a tu hijo en español, pues te resulta casi imposible.

En el País Vasco la línea en español la han ido haciendo desaparecer y ahora casi no existe

–¿Allí la protesta de las familias es menos común?

–Saben que es muy difícil que la gente proteste en el País Vasco, porque así como en Cataluña sí hay un tejido social opuesto al nacionalismo, en Galicia y en el País Vasco eso no existe. Además, la presión hacia la gente reacia es enorme. Nosotros lo vivimos con nuestro último caso allí. Sabemos que el delegado de Educación presionó a la familia para que dejara de reclamar. Es increíble que esté pasando esto en un país occidental.

–España es la cuna del castellano. Es el segundo idioma más hablado del mundo. ¿Cómo es posible que se esté luchando por que se pueda estudiar en castellano?

–Han ganado los nacionalistas. Yo estoy convencida de que el PSOE, y tal vez también el PP, están metidos en una historia de federalizar España y las lenguas indispensable para sus objetivos. Y detrás de eso está todo lo demás. Es decir, ¿por qué se usan todas estas lenguas en el Senado y ahora también en el Congreso? En la Audiencia Nacional también se aprobó la semana pasada y no hubo votos en contra. Todo eso va poco a poco calando y creando una España plurinacional y plurilingüe. Acabarán por convencer a la gente que eso es lo normal. Se gastan mucho dinero en campañas para convencer de que hay unas víctimas, que son unas lenguas que van a desaparecer, y que hay que evitarlo a toda costa. Lo malo es que eso se hace a costa de la educación de nuestros hijos.

–¿Cuáles son los objetivos a lograr desde Hablamos Español de cara al próximo curso?

–Por supuesto, seguir asesorando a las familias que nos los soliciten y adaptarnos a la realidad de las comunidades, luchando por las cosas que se puedan conseguir. En Baleares y Comunidad Valenciana queremos conseguir que al menos se respete el 25 % y que no haya que mendigar para conseguir las comunicaciones entre centro escolar y familias en español. Pedimos que sean bilingües o en la lengua que elijan los padres. Después, vamos a intentar extender el derecho a realizar los exámenes en castellano, porque ya que en la Comunidad Valenciana, que es una comunidad del PP, ya se ha aprobado una ley que permite que se elija la lengua, por qué no va a poder aprobarse también Galicia o Baleares. También y en donde nos vamos a volcar mucho es en la lengua de la administración. No puede ser que tú llegues a un hospital en Galicia o en Cataluña y no haya una sola palabra en español; que en los centros de enseñanza por decreto el español esté prohibido. Todo eso tiene que cambiar. La ley nos ampara.

–¿Cuántos sois en la red de voluntarios de Hablamos Español?

–Miles... Gente de profesiones diferentes: abogados, informáticos, los que realizan la cartelería... No te podría decir un número exacto porque trabajamos a niveles diferentes. Hay personas que colaboran de forma esporádica, cuando les necesitas están ahí, y otros que somos los de guardia. Y cada uno es de un partido diferente o de ninguno. A mí me sorprende que a veces nos relacionan con las derechas. No, aquí hay gente de todo tipo. Se equivoca quien piense que esto es una cosa de derechas. De hecho, en ningún país los partidos de izquierda aceptan lo que está pasando aquí con el idioma.

–Siempre ha manifestado que España es la excepción de Europa en este aspecto...

–¿En qué país se acepta que la toponimia esté prohibida en el idioma del país? ¿En qué país se acepta que a los niños se les retire la enseñanza en su idioma materno con un cambio de Gobierno? En Reino Unido da igual que gobiernen los laboristas o los conservadores, los niños de Gales siguen teniendo la posibilidad de escoger un centro o enseñanza íntegramente en inglés o en galés, y lo mismo en otros países. A ver si lo entendemos de una vez.

Comentarios
tracking