25 de octubre de 2021

Pedro Sánchez, en su acto en Sevilla

Pedro Sánchez, en su acto en SevillaEFE

Información exclusiva de El Debate

Sánchez dejó a medias el Consejo de Ministros y voló en Falcon a Sevilla para anunciar el bono alquiler

El presidente tenía prisa por contar a bombo y platillo una medida que había ocultado a Unidas Podemos. Un helicóptero le recogió en La Moncloa a las 11.30. Dejó a Calviño al frente de la reunión del Gabinete

Pedro Sánchez tenía prisa por llegar a Sevilla y anunciar por sorpresa el bono joven de 250 euros mensuales para el alquiler, del que no había hablado ni a Yolanda Díaz, ni mucho menos a Ione Belarra.
Tal es así que, con el Consejo de Ministros de este martes a medias, el presidente del Gobierno se subió al Falcon rumbo a la capital hispalense para llegar a tiempo a la inauguración del Foro Urbano de España y el III Foro Global de Gobiernos Locales.
Podía haber ido en AVE, pero Sánchez tiene por costumbre viajar en tren únicamente cuando toca inaugurar algún tramo de la alta velocidad (el último, el que une Elche y Orihuela con Madrid). Ésa y otra costumbre: no detallar nunca el coste de sus viajes, pese a los constantes requerimientos del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno.

A las 11.30, con su Consejo de Ministros reunido, Sánchez salió de La Moncloa en helicóptero hacia la base de Torrejón

Fuentes cercanas a Sánchez han confirmado a El Debate que a las 11.30 de la mañana un helicóptero le recogió en La Moncloa para llevarle a la base aérea de Torrejón de Ardoz, donde le esperaba el Falcon 900B del Ejército del Aire en el que, 15 minutos después, despegó hacia Sevilla.
Para entonces el presidente ya había cerrado el doble acuerdo de Presupuestos y de la Ley de Vivienda en una reunión celebrada en su despacho privado y previa al Consejo de Ministros. En ella participaron los ministros Félix Bolaños, María Jesús Montero, Yolanda Díaz e Ione Belarra.
Al abandonar la reunión del Consejo de Ministros empezada, Sánchez dejó la batuta a la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, que no había participado de la reunión previa, la decisiva (otro feo para la máxima responsable económica del Ejecutivo).
Tratándose de una jornada tan importante para el Gobierno de coalición, el presidente pudo haber suspendido su viaje a Sevilla y escenificar el acuerdo con una foto con Yolanda Díaz en el salón Tapies del Palacio de la Moncloa; como la que el 27 de octubre de 2021 Sánchez se hizo con Pablo Iglesias para sellar su pacto presupuestario.
Sánchez e Iglesias en el pacto presupuestario.

Sánchez e Iglesias en el pacto presupuestario.Borja Puig

Pero Sánchez se reservaba la gran traca… y su socia de Gobierno no estaba invitada. Con o sin Iván Redondo, al presidente le sigue gustando dar las buenas noticias con todo el brillo.
Entre helicóptero, Falcon y coche oficial -por este orden-, el presidente llegó a tiempo al Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla para inaugurar el Foro Urbano. Y anunciar a los españoles la buena nueva de un bono joven de 250 euros que ya inventó José Luis Rodríguez Zapatero en 2007 (entonces eran 210 euros) y del que se desconoce la letra pequeña (como con la nueva Ley de Vivienda). Solo que los potenciales beneficiarios son entre 40.000 y 50.000 jóvenes y que costará unos 200 millones de euros anuales.
La vicepresidenta Díaz se cobró su particular venganza y contraprogramó a Sánchez con una entrevista en Al Rojo Vivo a la misma hora en la que él intervenía desde Sevilla para felicitarse por ser el primer presidente en impulsar una Ley de Vivienda. 
Lo que no dijo el presidente es que al proyecto de ley que apruebe el Ejecutivo en las próximas semanas (no hay detalle de cuándo) le seguirá un largo periplo parlamentario hasta su aprobación y entrada en vigor.
Por contra, la parte socialista del Gobierno sí le guardó la ausencia al jefe. La rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ofrecida por los ministros del PSOE Isabel Rodríguez y Félix Bolaños, no empezó hasta que Sánchez terminó su discurso.
Cumplida la misión propagandística, el presidente despegó de Sevilla hacia Liubliana (Eslovenia) para participar en la Cumbre UE-Balcanes Occidentales.