28 de octubre de 2021

Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez.

Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez.Comunidad de Madrid / GTRES

PP y PSOE

Madrid se convierte en la obsesión de Sánchez

El presidente del Gobierno libra su particular batalla contra la capital de España

272.000 votos, 13 escaños, 10,5 puntos porcentuales de votos. Esto es todo lo que el Partido Socialista Obrero Español perdió las pasadas elecciones autonómicas en Madrid. Unos resultados que arrastraron al Gobierno socialista a la tercera fuerza política en la región. Unas cifras que hicieron temblar a Sánchez con la vista puesta en las próximas elecciones generales. El movimiento madrileñista de Ayuso le duele al presidente y por eso lanza el puño con la rosa donde más le duele a la capital: en sus instituciones, en su fiscalidad, en su financiación y en sus infraestructuras. ¿Lanza el presidente este dardo por los momentos de negociación presupuestaria en que se encuentra su partido?
Lograr que la capital se tiña de socialismo más que en una preocupación se ha convertido en una obsesión para el jefe del Ejecutivo español. Con difícil solución ante el avance de Más Madrid y el aguante de Unidas Podemos a su izquierda o la fuerza de Ciudadanos, Vox y el PP por la derecha, el socialista se ha resignado a la máxima del divide y vencerás contra Ayuso. Y parece que el resto de los gobiernos autonómicos le han recogido el guante.
Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso en el encuentro que mantuvieron en septiembre de 2020

Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso en el encuentro que mantuvieron en septiembre de 2020EFE

Según han afirmado fuentes del gobierno regional popular a este medio, el comportamiento de Sánchez «es un ataque político a Madrid porque el PSOE no consigue los votos en la capital». Se trata de un ataque articulado a través de «la fiscalidad, de la diferencia de trato en la gestión de la pandemia, de la financiación autonómica, de la manera de priorizar las inversiones o incluso del reparto de los fondos europeos».

La descentralización de instituciones

La presidenta madrileña acusó este lunes abiertamente a Pedro Sánchez de querer «destrozar» la Comunidad de Madrid ante su intención de descentralizar las instituciones estatales: «Buscan que otros españoles odien Madrid y, por tanto, que los españoles odien su propio país». En este mismo sentido se significó el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López: «Si el presidente cree que el problema de España se soluciona sacando instituciones de Madrid está absolutamente equivocado».
Lo que Sánchez tilda de «debate honesto y leal» —cuestionar que las instituciones estatales salgan de la capital para representar al Estado desde otros lugares—, Ayuso lo recibe como una mera «búsqueda de votos» en otros territorios. De hecho, la cruzada de Sánchez se ha escuchado en numerosas regiones de España durante las últimas semanas, como en el Foro La Toja 2021 celebrado recientemente en Galicia, aprovechando la asistencia de varios presidentes regionales populares y socialistas para debatir sobre el sistema autonómico.
De entre los órganos que se han planteado descentralizar destacan la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, el Observatorio Geográfico Nacional, la Oficina de Patentes y Marcas, o incluso el Tribunal Constitucional a la ciudad gaditana. Unos movimientos que, según apuntaron académicos administrativistas hace unos días a este periódico, generarían más instancias administrativas, duplicidad de servicios e incremento del gasto público. Sin embargo, las mismas fuentes del gobierno regional han confirmado a este medio que no les consta por ahora «ninguna solicitud formal para trasladar ninguna institución fuera de la capital».

Armonización fiscal y fondos europeos

Parece que la crítica al dumping fiscal comienza a convertirse en la excusa de las regiones que prefieren incrementar su recaudación vía impuestos en lugar de crear entornos favorables para que la inversión se emplace en sus territorios. De hecho, la limitación de las competencias autonómicas en las normativas impositivas será una de las propuestas que el 40 Congreso del PSOE debatirá el próximo fin de semana. En opinión de los socialistas catalanes, los entornos fiscalmente favorables de algunas regiones como Madrid «provocan concentración de patrimonios en ciertas comunidades» y «desincentivan la inversión privada en otras». Unas acusaciones que para el concreto caso de los socialistas jienenses no se atreven a apuntalar al concreto caso de la capital, aunque todos sepan que se refieren a ella.
Fuentes expertas en fiscalidad han explicado a este medio que «la supresión de las bonificaciones que impuestos como el del Patrimonio o el de Sucesiones y Donaciones puedan ostentar no son sinónimo de mayor recaudación de los contribuyentes». Una afirmación que se sustenta en los datos del Ministerio de Hacienda del último ejercicio fiscal analizado (2019). La Comunidad de Madrid es la segunda región de España —solo por detrás de Cataluña— que más recauda a través de los impuestos cedidos, aunque su presión fiscal sea la menor del país.

Madrid lleva 17 años bajando los impuestos y siendo la región que más empleo, crecimiento e inversiones genera»Fuentes del gobierno de la Comunidad de Madrid

Según las citadas fuentes del gobierno regional, el Ejecutivo central «podría intentar un cambio legislativo» en materia fiscal, pero la región cuenta con una «Ley autonómica con bases jurídicas sólidas» para luchar contra una posible intromisión del Estado central en sus tributos. «Mientras que los socialistas quieren más impuestos, generando un mayor gasto público y por tanto una mayor dependencia», los populares abogan por «más gente trabajando y pagando menos impuestos», para lograr una «mayor libertad, mayor autonomía», han apuntalado las fuentes, a lo que han sentenciado: «Madrid lleva 17 años bajando los impuestos y siendo la que más empleo, más crecimiento y más inversiones generan», tanto que «otras comunidades autónomas como Andalucía» han copiado sus políticas.
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de MadridPrince Maduekwe / GTRES

Respecto a la tarta proveniente de la Unión Europea, el Gobierno regional del PP también cree que el ataque de Sánchez trata por desigual a la capital «en el reparto de los fondos europeos», tal y como ha informado a este periódico. Unos fondos cuya implementación también será tenida en cuenta en las cuentas contenidas en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2020 que llegará este miércoles al Congreso de los Diputados.

Desinversión en las infraestructuras

David Pérez, consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, ya denunció el pasado verano la «desinversión» del Gobierno central «en un madrileño frente a un catalán», en referencia a los 707 millones de euros que Cataluña recibe en inversión en infraestructuras por parte del Estado frente a los 96 millones de Madrid. Un ataque que según los populares ven reflejado también en las inversiones y subvenciones al transporte público.
La enésima lucha del Estado de las autonomías es precisamente resistir al ataque interno sin que el conjunto se desmorone. Un ataque que sorprendentemente proviene de la propia cabeza del sistema y muy convenientemente cercano a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2022. Los aires de adelanto electoral soplan para desmoronar a Madrid pero esta resiste con unos datos de crecimiento económico envidiables para muchas otras regiones de España.