25 de octubre de 2021

El comisario jubilado José Manuel Villarejo en la Audiencia Nacional

El comisario jubilado José Manuel Villarejo en la Audiencia NacionalEFE

Audiencia Nacional 

Villarejo rechaza pactar con la Fiscalía y arranca su primer juicio defendiéndose a sí mismo

El excomisario se sienta en el banquillo acusado de tres presuntos encargos de espionaje por los que se enfrenta a una posible condena de más de 100 años de prisión

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha rechazado alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía en el juicio de la macrocausa Tándem que ha comenzado este miércoles en la Audiencia Nacional. El expolicía se ha sentado en el banquillo, con el firme propósito de defenderse a sí mismo de las acusaciones que pesan sobre él por las piezas separadas 'Pintor', 'Iron' y 'Land', por las que se enfrenta a una condenado a más de cien años de prisión.
Villarejo ha sido tajante sobre la posibilidad de pactar con el Ministerio Público: «Jamás. ¿Por qué? Somos inocentes», ha declarado a los medios de comunicación que le esperaban a su llegada al juicio. Además, ha aprovechado la ocasión para denunciar que nunca se le haya «tratado como un presunto delincuente, sino como a un enemigo al que hay que aniquilar».
«Entendía que era mi obligación hacer denuncias continuas de todas la ilegalidades que está habiendo y, como era un sujeto molesto en este país, cuando alguien molesta se le aniquila y se utiliza instituciones tan serias como la Justicia para aniquilarme no solo a mi, sino a mi familia», ha asegurado.
Fuentes próximas al entorno de Villarejo han confirmado a El Debate que la intención del excomisario durante la vista oral que ha arrancado a primera hora de esta mañana es la de preguntar él mismo y directamente a todos los testigos e implicados, un total de 27 acusados, en la presunta trama de espionaje para forzarles a confesar y, así, validar su versión de los hechos de los que siempre ha asegurado que todos eran conocedores. «El miedo pudre por dentro y emponzoña los corazones. Yo no he tenido miedo jamás de ningún individuo por muy importante que fuera este señor tan importante, el gran lord protector de la Corona», ha asegurado a modo de advertencia. 

El CNI, al tanto

No en vano, su misión será la de hacer ver al tribunal –compuesto por los magistrados Carmen-Paloma González, Fermín Echarri y Ángela Murillo– que hasta el mismo Centro Nacional de Inteligencia (CNI) estaba al tanto de su doble actividad público-privada en la que estaba al servicio del Estado, como miembro del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), simultáneamente a las labores de investigación particulares que prestó bajo el paraguas de un entramado empresarial llamado Cenyt
Por su parte, las acusaciones mantienen que Villarejo se enriqueció, prevaliéndose de su cargo policial desde el que tenía acceso a información privilegiada que, presuntamente, utilizó de manera subrepticia para conseguir éxitos en sus negocios personales. 
A su llegada a la sede judicial de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, y pese a todo, Villarejo se ha mostrado confiado en la independencia e imparcialidad de los jueces y fiscales aún con todas las «presiones» que, según ha dicho, le «consta que han recibido» .