07 de octubre de 2022

El Villa de Pitanxo, barco hundido con 22 personas a bordo

El Villa de Pitanxo, barco hundido con 22 personas a bordoVessel Finder

Investigación judicial

Los marineros del Villa de Pitanxo fueron obligados a trabajar juntos pese a que había 6 positivos por covid

Siguen trascendiendo más detalles de la segunda declaración de Samuel Koufie, la que realizó el pasado 25 de febrero en el transcurso de la investigación que se ha iniciado en Pontevedra por orden de la Audiencia Nacional. Y, de nuevo, lo afirmado por este marinero ghanés, uno de los tres supervivientes del Villa de Pitanxo, no deja en buen lugar al capitán. Durante la travesía se detectaron seis casos de covid-19, pero los infectados acabaron trabajando con los sanos, según el testimonio del citado trabajador, al que El Debate ha tenido acceso a través de un despacho de abogados.
El buque, que naufragó el 15 de febrero, había zarpado el lunes 24 de enero del puerto de Vigo (Pontevedra). A los siete días de singladura, el 31 de enero, cuando todavía no habían comenzado a faenar, se realizaron test de antígenos a todos los tripulantes. Dos de ellos, ambos marineros, dieron positivo según sostiene Samuel Koufie: el ghanés Apanaah Pelungo Zure y el peruano Edwin Andrés Córdova Salinas. Estuvieron confinados durante tres días en el pañol, un compartimento destinado a guardar los pertrechos y las provisiones. Sin luz, sin aseo y sin ventilación, según el relato del superviviente africano. Los dos fallecieron en el naufragio: Apanaah, de 47 años, fue rescatado sin vida; Edwin Andrés, de 29 años, es uno de los desaparecidos.

Test de covid en alta mar

Tres días después de ese primer test en alta mar –por tanto, el 3 de febrero– se hizo otro control similar, siempre según el testimonio de Samuel Koufie. En esa segunda ocasión, dieron positivo cuatro trabajadores, que fallecieron en el naufragio y cuyos cuerpos no han podido ser rescatados: dos contramaestres, un oficial de máquinas y el marinero peruano Juan Martín Frías Riera, de 37 años. Éste era el que presentaba peores síntomas de todos los enfermos pues, de hecho, llegó a vomitar sangre. Según afirmó Samuel Koufie en su declaración, en ese momento es cuando el capitán decide sacar a los dos primeros positivos del pañol, que, junto a los cuatro nuevos infectados y el resto de los tripulantes, pasan a trabajar con absoluta normalidad. Lo hacen todos juntos, como si en lugar de seis casos a bordo hubiese cero y todo el mundo estuviese limpio de coronavirus. En esas condiciones faenaron en uno de los caladeros más duros del mundo, siempre según el testimonio de este superviviente.
Cabe recordar que, de los nueve cuerpos rescatados en las aguas de Terranova, seis dieron positivo en covid-19. Uno de ellos fue el del ghanés Apanaah. Del resto de los casos no había constancia hasta que informaron de ellos las autoridades canadienses.
Es por ello que la investigación concluye –al menos en esta fase inicial– que, en el momento del naufragio, había más de seis infectados a bordo, puesto que a estos cuerpos rescatados que tenía covid habría que sumar al menos cinco casos más (los de los marineros Edwin Andrés y Juan Martín Frías Riera, dos contramaestres y un oficial), ninguno de los cuales ha podido ser rescatado de las aguas de Terranova. Por tanto, el número de infectados alcanzaba al menos los once cuando se produce la tragedia.
Comentarios
tracking